0

Sandro de América: el estado de salud del ídolo comienza a complicarse

La adicción del cantante al cigarrillo terminó provocándole un enfisema pulmonar
La adicción del cantante al cigarrillo terminó provocándole un enfisema pulmonar
0
23 de marzo de 2018  • 00:00

Solo en su mansión, ya sin la compañía de su madre (Paula Ransenberg) ni de Mónica (Marina Bellati) , Roberto ( Marco Antonio Caponi ) comienza a sufrir intensos ataques de tos y ahogos, pero sigue sin poder dejar el cigarrillo.

Aldo (Marcelo Sein) llega a la casa del ídolo junto a Diana, una mujer que contrató para que haga la limpieza. Juntos le llevan a Sandro provisiones e intentan recoger del jardín los peluches y regalos que tiran "las nenas" desde afuera. Cuando el representante le reprocha que no está componiendo, Roberto le dice que quiere quedarse solo y lo echa.

Afuera, un grupo de fans espera para verlo, como todos los días. Él, sale al jardín y les tira, por encima del muro, una rosa de su jardín. Entre los obsequios regados en el césped se encuentra con un atado de cigarrillos y, sin dudarlo, enciende uno. Cuando Diana lo ve fumando le señala que Aresi le dijo que no podía fumar, pero Roberto le responde que Aldo no está y no tiene por qué enterarse.

Luego, mientras se ducha, quiere alcanzar un cigarrillo que dejó encendido en el lavabo. Al estirarse para agarrarlo, resbala, cae y pierde el conocimiento.

Cuando despierta, se encuentra en la sala de un hospital. Aldo le cuenta que sufrió un golpe nada más. Le informa, además, que le realizaron exámenes de rutina y descubrieron que tiene un enfisema pulmonar. "Si querés seguir cantando, tenés que dejar de fumar", le dice.

Sandro despierta en la sala de un hospital

2:45
Video

Antes de irse, Aresi le paga a un enfermero para que nadie moleste a Roberto. El hombre, al principio, se niega a aceptar el dinero, pero luego le dice que lo necesita, porque su madre está enferma.

Afuera de la clínica, las nenas esperan angustiadas junto a la prensa hasta que un médico les informa que el ídolo se encuentra estable.

Más tarde, Aresi recibe en su oficina a Olga ( Muriel Santa Ana ), una vecina que busca empleo como asistente. Le cuenta que está recién separada y que tiene dos hijos, uno de 12 años y otro de 10. Como ahora vive junto a su madre a la vuelta de la oficina, Aldo decide darle una oportunidad, creyendo que va a poder contar con ella a toda hora.

En la clínica, el enfermero al que Aresi le pagó fotografía al cantante convaleciente. A la mañana siguiente, antes de que a Sandro le den de alta, Aldo encuentra entre las pertenencias del ídolo una carta de las nenas y un ramo de rosas rojas. Así, se da cuenta de que alguien entró en la habitación por la noche.

Ya de nuevo en su mansión, Roberto le agradece a Diana por haberle salvado la vida. Para que pueda dejar de fumar, el cantante comienza a tomar pastillas para controlar su ansiedad, pero una vez que se queda solo, comienza a buscar en los bolsillos de sus abrigos un cigarrillo.

Un rato después, le pide a Diana que deje entrar a la mansión a Gladys (Vanesa Butera), la presidenta de su club de fans, que se encuentra en la puerta. Una vez junto al ídolo, la muchacha se sorprende cuando él le pide que le avise a las otras nenas que va a recibirlas al otro día para mostrarles su casa. Antes de irse, Gladys le pide algo por primera vez: que deje de fumar.

El primer pedido de Gladys a su ídolo

3:23
Video

Aresi, en tato, recibe en su oficina a Miguel (Osvaldo Príncipi), un periodista amigo que le cuenta que le ofrecieron el parte médico de Sandro.

Luego, Aldo, les pregunta a las nenas cómo entraron a la habitación. Ellas le responden que no entraron, pero que la carta y las flores las llevó el enfermero, después de que ellas le pagaran.

Entonces, decide ir a encararlo. Va al hospital y lo persigue por los pasillos hasta que lo encuentra revisando un sobre en su locker. Allí lo amenaza con contarle a sus superiores lo que hizo. Entonces, el hombre le entrega el sobre con la historia clínica y documentos que pensaba entregar a la prensa. A cambio, Aresi le da dinero.

Sandro, antes de dejar entrar a las nenas en su casa, recibe la visita del peluquero, que le cambia el look. Luego, se pone sus mejores galas y, entonces sí, las hace pasar.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.