0

Dejaron sus empleos y crearon un exitoso mercado online

Melanie Wolman y Nadia Javkin invirtieron sus ahorros y transformaron sus casas en una base de operaciones para crear The Food Market, un mercado online donde productores de todo el país ofrecen, a precios razonables, alimentos naturales
Melanie Wolman y Nadia Javkin invirtieron sus ahorros y transformaron sus casas en una base de operaciones para crear The Food Market, un mercado online donde productores de todo el país ofrecen, a precios razonables, alimentos naturales Crédito: Juana Mauri
0
23 de marzo de 2018  • 14:52

Snacks, mermeladas, aceite de oliva, pastas o hamburguesas veggie; los gourmet, los golosos y sobre todo aquellos preocupados por comer sano tienen, desde hace casi tres años, su lugar en el mundo (al menos en el virtual). Desde la compu o el teléfono, The food market invita a comprar cosas ricas y mejorar la calidad de vida: todos los productos son libres de químicos y agrotóxicos, y supervariados: hay veganos, de huerta y sin gluten. Al comprarlos, además, el cliente colabora con pequeños y medianos productores de diferentes rincones del país, quienes fijan los precios que se ven en la página y cuyo trabajo minucioso y muchas veces artesanal es la médula de las economías regionales. "Siempre tiene que haber una motivación más grande que solo hacer un negocio exitoso", dice Nadia Javkin, ingeniera industrial que apenas pasa los 30, egresada del Instituto Tecnológico Buenos Aires. "The Food Market es nuestra vida. Una deja todo y por ende tiene que haber algo valioso detrás. Si solo hubiera un objetivo económico no sería suficiente. La motivación es la pasión por lo que hacemos y saber que estamos intentando construir una sociedad mejor".

Melanie Wolman tiene 26 años y es contadora egresada de la UBA y cocinera profesional formada en el Instituto Argentino de Gastronomía. Con Nadia se conocieron trabajando en un proyecto de mentoreo a otros emprendedores. En ese marco surgió la posibilidad de viajar a Israel para capacitarse y conocer otras startups (empresas emergentes). Inspiradísimas, a la vuelta no vacilaron ni un minuto: dejaron sus respectivos trabajos (Nadia estaba en una financiera y Melanie en una consultoría) y le pusieron proa a un sueño.

¿Cómo eligieron el proyecto?

Melanie: Sabíamos que queríamos hacer algo rentable y escalable, es decir, que se pudiera desarrollar y replicar el modelo en otro país, y que tuviera impacto social. Nos pusimos a investigar el mercado, en mi caso mi familia trabaja en alimentación y como me gusta la gastronomía sabía que iba a ir por ahí. Lo primero que vimos de otros países es el modelo de cocinar a domicilio, es decir, te mandan todos los ingredientes para que vos cocines en tu casa. Pero en Estados Unidos también existe un negocio como el nuestro, donde son los productores los que venden, la empresa hace los envíos a nivel nacional y de esa manera se fomenta el comercio justo. Ahondando más nos dimos cuenta de que eso era mucho más escalable y que el impacto social era mucho más fuerte, al brindarle márgenes más altos al productor, y mejor y mayor información a un consumidor.

¿Cómo fue ese arranque intrépido?

Nadia: El proyecto tuvo mucha visibilidad en poco tiempo y la verdad es que la gente ya nos reconoce como "el" mercado online de los productores. Al principio pensamos que solo trabajaríamos para un consumidor final, pero de repente nos empezaron a contactar empresas, tiendas y hoy el 50 por ciento de nuestros ingresos son los consumidores finales y el otro 50 por ciento lo conforman las entregas mayoristas a locales, empresas y gastronómicos.

Estamos yendo para el lado de ayudar al productor y hoy trabajamos con unos 200, que nos proveen alrededor de dos mil productos.
Melanie Wolman

A escala humana

De jean y remera, con un look supercasual, Melanie y Nadia conforman, a simple vista, un dream team bien de la época: viéndolas y escuchándolas es evidente que el paradigma de estos tiempos es que nada mejor para alcanzar una gran meta que una actitud descontracturada, flexible. Las dos lanzan, entre risas, la advertencia de que "hablan mucho", pero en verdad saben muy bien lo que dicen y sin dudas, son las mejores vendedoras de su proyecto. Nadia va más rápido, Melanie se toma algo más de tiempo. Hay complicidad entre las dos y un evidente gran talento que develan a medida que repasamos la historia de The Food Market. El tailleur y el gesto adusto de la business woman (como inmortalizó Sigourney Weaver en Secretaria ejecutiva) ya son piezas de museo, y estas dos jóvenes profesionales son la prueba de la renovación.

Melanie (izquierda) y Nadia comenzaron a darle forma a la idea de Food Market en un viaje por Israel
Melanie (izquierda) y Nadia comenzaron a darle forma a la idea de Food Market en un viaje por Israel Crédito: Juana Mauri

¿Cuál fue la estructura inicial de la empresa?

M: ¡Nosotras dos solas y nuestros dos autos! (risas)

N: Y mi casa. Mi living era un depósito.

M: Ni bien cerramos la idea salimos a ferias, nosotras dos, a buscar productores. Les comentamos el proyecto a un par y les gustó. La idea siempre fue que sea un mercado curado, donde nosotras elegimos qué producto se suma.

N: Hay un montón de requisitos para que un productor pueda ser parte de la comunidad de The Food Market, en principio tienen que estar registrados. Es un proceso en el que fuimos ayudándolos a crecer y a formalizar su negocio. Una vez que pasan esas barreras, vamos eligiendo los productos que realmente tengan que ver con el objetivo, la misión que tiene The Food Market en cuanto a lo que se vende.

M: Los primeros dos meses llamábamos a los productores para contarles de una plataforma que todavía no existía, era contarles y ver si les gustaba la idea. Ellos ponen el precio, nosotras cobrábamos una comisión por las ventas y entregamos los productos. Al principio se daba eso de "bueno, te doy dos cajas y vemos...". Arrancamos mandando un e-mail a los conocidos para que nos ayuden a empezar a mover y de repente, ya con 30 productores cargados en la web, ¡no podíamos entregar de la cantidad de pedidos que nos llegaban! Abrimos redes sociales, ahí se sumó gente que no conocíamos y entonces les dijimos a nuestra gente que nos espere, que íbamos a tardar un poco más en mandarles lo suyo y empezamos a entregar a los nuevos clientes. También comenzó a circular la noticia entre los mismos productores, que se recomendaban unos a otros, y hoy son ellos los que nos buscan. Tenemos una lista de espera de productores y la verdad es que ya no podemos hacer todo el seguimiento, estamos buscando crecer justamente para eso, para dar un salto cualitativo y que haya un grupo más grande analizando y ayudando a los productores a conseguir las habilitaciones de forma más fácil, para que aquel que no la tenga no es que no puede entrar, sino que pueda hacer el proceso para conseguirla. Estamos yendo para el lado de ayudar al productor y hoy trabajamos con unos 200, que nos proveen alrededor de dos mil productos.

N: Creemos que las economías regionales son un sector muy importante en nuestro país: un productor que tiene más venta, desarrolla más puestos de trabajo y hace crecer el lugar donde vive. Por eso siempre intentamos comunicar a los consumidores quiénes son los productores, así como el detrás de escena de su trabajo. En nuestro sitio cada uno de ellos tiene un micrositio donde se presentan, cuentan su historia, quiénes son, qué los motiva.

Crédito: Juana Mauri

¿Y en el día a día de qué se encargan ustedes dos?

N: Mel se encarga más de la parte comercial, ventas, marketing y yo más de la operación y logística. Y después nos dividimos la parte financiera y la estrategia del negocio, es decir, siempre resolvemos juntas y nos dividimos para ejecutar. Y hay otras siete personas trabajando fijas, y algunos servicios los tercerizamos.

Creemos que las economías regionales son un sector muy importante en nuestro país: un productor que tiene más venta, desarrolla más puestos de trabajo y hace crecer el lugar donde vive.
Nadia Javkin

Girl power

The Food Market se convirtió en un negocio que ya factura 18 millones de pesos al año, un hecho más que auspicioso aunque como bien aclaran, la mayoría de ese ingreso va para cubrir los gastos y aún esperan dar un salto cualitativo. El "modelo emprendedor", sin embargo, marca todo una era: una donde la tecnología y la creatividad pueden ser las vías donde echar a andar los proyectos más variados, pero en la que todavía las mujeres tienen que lidiar con prejuicios, de hecho, fue una de las empresas elegidas por la revista Forbes, como una de las Promesas 2017 del mundo empresario argentino.

¿Trabajan con más mujeres que hombres?

M: ¡Sí! ¡Estamos buscando hombres y no nos sale (risas). Solo hay dos chicos pero sí, queremos sumar una mirada masculina, ¡pero hasta ahora no podemos! (risas).

¿Qué tenemos las mujeres como valor agregado?

M: Digamos que las mujeres tenemos un sentido de la responsabilidad y didácticas muy buenas, y en atención al cliente hay una cuestión de carisma que hace que ese rol sea más nuestro. En todo lo demás creo que trabajamos en conjunto y en igualdad, hombres y mujeres.

¿Sienten que les costó más por ser mujeres?

N: Yo soy ingeniera y siempre trabajé en tecnología, logística, finanzas, energía, mercados más masculinos, pero nunca sentí una diferencia por ser mujer. Por ahí tuve suerte, no sé. Donde trabajé siempre se valoró la responsabilidad, el compromiso, la creatividad y no el género.

M: Igual es cierto que a nivel mundial no termina de haber igualdad y los hombres cobran más que una mujer por hacer la misma labor. También cuando vamos a reuniones en empresas vemos que en los puestos gerenciales a veces son todos hombres. Eso recién está empezando a cambiar ahora.

¿Y el fin de semana existe o no?

M: Este año estamos intentando que exista, pero por ahora un día entero, no, no hay. Siempre contestamos algo.

N: Este fue el primer año que implementamos vacaciones. Pero tipo ley de Murphy, estuvimos cinco días en Mendoza ¡y hubo un boom de pedidos! (risas).

Snacks, canastas con vegetales, alimentos sin azúcar, orgánicos o para veganos son algunas de las opciones que ofrecen.
Snacks, canastas con vegetales, alimentos sin azúcar, orgánicos o para veganos son algunas de las opciones que ofrecen.

Rico, saludable, colaborativo

"Aproximadamente el 75 por ciento de nuestros clientes son mujeres que se preocupan por lo que consumen, pero que además de una alimentación más consciente, se engancharon con la idea de ayudar al productor y colaborar con las economías regionales", describe Melanie Wolman. "Siempre nos esforzamos por dejar claro que quien pone los precios es el productor". Por ahora, The Food Market entrega alimentos refrigerados (que incluyen frutas y verduras) solo en Capital y zona Norte del Gran Buenos Aires, y productos secos en todo el país. Las "vedettes" son las cajas prearmadas con varios productos, las frutas y verduras, las batatas horneadas o fritas y los productos congelados envasados al vacío (como las hamburgesas veganas), entre otros. "Al ser productos de pequeños productores, libres de químicos y agrotóxicos, son de por sí más saludables que los de consumo masivo, aunque no sean dietéticos. Y siempre tienen el precio más bajo en relación a otros puntos de venta. No importa la clase social ni el poder adquisitivo, hay un montón de gente interesada no tanto en qué puede pagar si no en qué quiere consumir". Los pedidos se realizan online o a través de la app (se puede descargar en Google Play o App Store). Se toman pedidos con algunos días de anticipación a la entrega (en la página están detallados), para garantizar la frescura del producto. Se realizan a domicilio en todo el país y se puede pagar con todos los medios de pago (efectivo solo en CABA).

Las metas de The Food Market son consolidar las operaciones en la Argentina (para terminar de llegar con todos los productos a todo el país) y abrir una cadena de tiendas. También buscan expandirse a Chile.

Palabras de emprendedoras

  • "Seguir un ideal, estructurarlo y mantenerlo. A veces una quiere abarcar todo y no, hay que entender cuál es tu negocio, enfocarse y seguir", apunta Melanie.
  • "Perseverancia, focalizar y ejecutar", acota Nadia.
  • "Nosotras somos medio kamikazes. Con los mayoristas nos pasó eso. La mejor manera de hacer un negocio es probando y haciendo. Y tener pasión, que es lo que nos sostiene, porque sino en el camino te cansás".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.