srcset

Teatro

Guillermo Francella: "Cuando actúo me gusta que me conduzcan"

Alejandro Lingenti
(0)
24 de marzo de 2018  

"El día que llamamos para averiguar por los derechos de Perfectos desconocidos, la persona que nos atendió nos dijo: 'Pero ¿qué pasa con esto? Nos llaman de todo el mundo como si tuviéramos la solución para algún dilema de la humanidad'". Guillermo Francella cuenta la anécdota y parece reforzar su notoria convicción: que el gran éxito de Perfetti sconosciuti no fue nada casual, que ahí claramente hay un relato con el gancho suficiente como para repetir en el teatro porteño el suceso que la película italiana de Paolo Genovese tuvo en la taquilla de su país (terminó recaudando 20 millones de euros) y que sostuvo su remake española, dirigida por Álex de la Iglesia (14,5 millones). Por tener esa certeza fue que se aventuró, con Luis Alberto Scalella como socio, a ponerle fichas a un proyecto que pinta como plato fuerte del menú teatral de la calle Corrientes de esta temporada.

El miércoles, a las 20.30, será el momento del debut: Alejandro Awada , Agustina Cherri , Mercedes Funes , Gonzalo Heredia , Peto Menahem, Carlos Portaluppi y Magela Zanotta serán los protagonistas de una historia simple y muy efectiva porque pone el foco en un asunto de la época: el uso y abuso de los teléfonos celulares, la dependencia que generan y los fantasmas que despiertan. Habrá funciones en el Teatro Metropolitan (Corrientes 1343) de miércoles a domingos.

Hace casi veinte años, Francella y Adrián Suar habían sacado muy buen rédito de una experiencia similar, cuando adaptaron La cena de los tontos, una obra de Francis Veber que el mismo director francés llevó al cine, transformó en un éxito duplicado y luego vendió a varios países, entre ellos, la Argentina. Esa versión se estrenó en Corrientes en el año 2000 y renació en 2009, dirigida por Francella, para la temporada marplatense.

Francella director
Francella director Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia

En el premiado libro original de Perfetti sconosciuti Genovese trabajó con otros cuatro guionistas -Filippo Bologna, Paolo Costella, Paola Mammini y Rolando Ravello-, y se dice, ademas, que incluso los integrantes del elenco de la película hicieron sus propios aportes. La acción se desarrolla integralmente en una cena de amigos que deciden comprometerse en un juego peligroso que termina provocando confusiones y tensión en una noche que parecía planificada con otros objetivos. "La película de Genovese funciona muy bien -señala Francella-. La de Álex de la Iglesia me interesó menos, tiene el estilo de él, pero como referencia para la obra tomé la italiana, por la calidad interpretativa de los actores y la inteligencia de la puesta en escena. Álex la llevó a un plano más fantástico; en la de Genovese hay más austeridad y más misterio".

-¿No fantaseó mientras estaba dirigiendo con ser parte del elenco?

-No, tengo el elenco soñado. Me pasa que estoy haciendo una marcación y se me escapa y actúo. Pero mi tarea es observar detenidamente, hacer devoluciones intensas para que se entienda todo lo que siento que tiene que pasar en escena y la energía que tiene que circular en la obra, los vínculos que hay que armar. Y yo estoy atento a cada uno, intentando protegerlos y respondiendo con certezas cuando necesitan saber lo que quiero de ellos. A mí cuando actúo me gusta que me conduzcan. Intento generar esa sensación en los otros cuando dirijo.

-¿A que atribuye el éxito de las películas y el interés tan extendido en el mundo del teatro por hacer adaptaciones?

-El universo de esa caja negra que son los celulares es enorme. Hoy nadie es ajeno a su influencia. El otro día estaba con el coche parado en un semáforo y veía a la gente cruzando la avenida: nadie miraba hacia adelante, todos estaban con la vista fijada en la pantalla. Si se tropiezan, igual siguen escribiendo... Yo también tengo cierta adicción. Es un tema muy universal hoy.

El elenco completo de Perfectos desconocidos, junto al director
El elenco completo de Perfectos desconocidos, junto al director Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia

El encuentro para esta entrevista se lleva a cabo un ratito antes de un ensayo matinal destinado sobre todo a ajustar detalles. Francella luce muy enchufado. Controla la pegatina de carteles en las puertas de entrada del teatro, habla con la iluminadora y el escenógrafo, bromea con el elenco. Da toda la impresión de que disfruta su trabajo. Y él mismo lo confirma: "No sé cómo se llevan los demás con el ocio, pero a mí me gusta estar en actividad. No me gusta levantarme y no tener nada para hacer. No dejaría de trabajar por no tener la necesidad económica. Tengo amigos que están muy bien económicamente y juegan al golf o hacen parapente casi todos los días. Yo me pregunto cómo lo logran... Yo el año pasado tuve la paliza de dos películas intensísimas que se estrenan ahora (Animal, de Armando Bó, anunciada para mayo, y Mi obra maestra, de Gastón Duprat, que se estrenaría en agosto) y sin embargo en febrero ya empecé con mucho gusto esta obra. Si me queda mucho tiempo libre empiezo a dar vueltas como un león enjaulado. El golf me gusta, pero un ratito, dos veces por semana".

-Para estar muy ocupado nada mejor que la televisión. Pero hace un tiempo que no aparece por ahí...

-Es que no tuve muchos ofrecimientos, eh. Al menos no del tipo de proyectos que prefiero hacer hoy. Después de hacer El hombre de tu vida con Campanella me di cuenta de que me siento mucho más cómodo en series o unitarios, pero no tanto en una tira. Por eso me incliné más por el cine y el teatro.

-¿Le parece que las series argentinas tienen un buen nivel o que están lejos de lo que se produce en el exterior?

-Las series que se hacen en los Estados Unidos, que son las más exitosas, tienen mucha producción: dinero, guiones muy trabajados por muchas personas que opinan, discuten, retocan... Tienen tiempo para producir y el tiempo es dinero. Es otro contexto. Igual, trabajos de guión como los de Un gallo para Esculapio y El hombre de tu vida están a la altura de los mejores. Acá hay muy buenos autores, pero la falta de ideas es un problema en todo el mundo, ojo. Si no, ¿porque hay tantas remakes? ¿Por qué una película como Corazón de León es codiciada, y comprada, por productores de Francia, Colombia, Perú y México? Yo creo que no abundan los proyectos originales y de alta calidad en ningún lugar del mundo.

-¿Con qué criterio elige hoy sus trabajos como actor? Hace años que viene alternando entre la comedia y otro tipo de historias más densas.

-Busco contenidos distintos, así. Para ir variando. Mis últimos diez trabajos en cine fueron muy distintos entre sí. Algunas de esas películas tuvieron un gran éxito y otras no tanto. El contenido es muy importante para el suceso de un film, no solo los actores. Vengo de hacer en un mismo año una comedia extraordinaria con Luis Brandoni ( Mi obra maestra) y un thriller psicológico tremendo con Carla Peterson ( Animal). Me gusta esa variedad.

-¿Qué opinión tiene de la actual gestión del Incaa?

-No estoy al tanto al detalle. Sé que hay algunas políticas y criterios sujetos a revisión, que se está tratando de sanear al organismo. Pero no puedo ser mucho más preciso. Necesitaría meterme más a fondo para opinar.

-Usted fue crítico más de una vez con el gobierno anterior. ¿Cree que las cosas han mejorado con la gestión de Mauricio Macri?

-Era necesario un cambio. Las cosas están empezando a acomodarse. La llegada a la presidencia de Mauricio generó lo que generó porque fue una bocanada de oxígeno para mucha gente. Y María Eugenia Vidal también lo fue para otros tantos en la provincia de Buenos Aires, donde todavía hay que hacer un trabajo enorme. Hay un grado de transparencia mucho más alto que antes. Fue un cambio muy deseado, las urnas fueron muy claras en ese sentido. Ahora veremos lo que pasa en los próximos dos años... Falta mucho trabajo, pero creo que se puede ser optimista, creo en las buenas intenciones de este gobierno. También creo que hay de parte de la prensa demasiada demanda de opinión. A mí me preguntás y contesto, pero no se puede opinar todo el tiempo de todo. Esa es la lógica de las redes sociales, que todo el mundo hable de todo, se la pasan refunfuñando y dispersando odio. No me gusta entrar en esa. Nos ha hecho mucho daño toda esa bronca, esos enfrentamientos permanentes que se respiran en el ambiente. Eso debería mermar si pretendemos tener una mejor calidad de vida.

-¿Cómo recuerda a Emilio Disi, que falleció hace unos días?

-Fue un tipo muy querido por todos los que lo conocieron. Yo era muy joven cuando trabajé por primera vez con él. Emilio era cabeza de compañía en Querido señor New York, con un gran elenco: Dorys del Valle, Rodolfo Ranni, Menchu Quesada, Cristina Murta, Mónica Guido... Fue en el 86, una comedia hermosa. Emilio fue alguien generoso en el escenario y en la vida. También hice películas de las sagas de Los bañeros y Los extermineitors. Siempre tuvo la misma actitud: generosidad, simpatía, picardía... Me pone muy triste su muerte, sobre todo porque él tenía una gran fe en que le iba a ganar a la enfermedad.

-¿La muerte es un tema sobre el que suele pensar?

-La muerte no me gusta. En Mi obra maestra hay un diálogo muy bueno que tienen dos personajes que están en Purmamarca, en silencio frente a un paisaje impresionante. Uno pregunta: "¿En qué pensás?", y el otro contesta: "En la muerte". Llega la repregunta: "¿Y qué pensás de la muerte?" Y la respuesta es categórica: "Que estoy en contra".ß

Guillermo Francella habla sobre Perfectos desconocidos

1:56
Video

Los protagonistas y su relación con el celular

"Todos tenemos una vida secreta en nuestro celular". Esa frase apoya la promoción de Perfectos desconocidos, la obra dirigida por Guillermo Francella, con escenografía de Jorge Ferrari, vestuario de Alicia Macchi, iluminación de Eli Sirlin y producción ejecutiva de Mariana Correa. ¿Cómo será la relación que tienen los protagonistas con sus celulares en la vida real? ¿Herramienta necesaria o fuente de problemas? Lo contestan ellos:

Alejandro Awada: "Yo me ocupo de atender y de llamar, mi relación con el celular es sumamente simple. Lo mismo con el WhatsApp. Soy bastante torpe, así que cuando necesito hacer algo más pido ayuda".

Agustina Cherri: "Estoy mucho con el celular. Es importante para mi trabajo y para la organización familiar. Te da una sensación de control, sabés que estás ubicable si tus hijos te necesitan, por ejemplo".

Mercedes Funes: "Tengo una relación estrecha. Y aunque los celulares anulan la expectativa y lo inesperado, no me peleo con eso porque yo ni siquiera me acuerdo de memoria el teléfono de mi novio".

Gonzalo Heredia: "Tengo una relación como la de cualquier persona de mi generación. Viví la dependencia, y ahora lo uso, pero creo haberme moderado. Me preocupa la relación de mis hijos con el celular".

Peto Mehahem: "Para mí es un teléfono y nada más. Le doy poca bola. No uso redes sociales. Me molesta bastante que usen el celular cuando estoy comiendo o charlando con alguien, pero me cuido de no juzgar".

Carlos Portaluppi: "Yo nací en la época del teléfono de línea. En Corrientes, la operadora me conocía cuando le pedía una llamada. Hoy hago muchas cosas con el celular, es una herramienta de trabajo".

Magela Zanotta: "Tengo una relación culposa, trato de que mi hija no me vea mucho con el celular y trato de limitar el uso, de no estar todo el tiempo a su merced, de no llevármelo a la cama".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.