Qué tener en cuenta a la hora de mudarse a una casa

La decisión de dejar un departamento suele estar motivada por la búsqueda de una mayor intimidad, espacios al aire libre y ambientes más amplios; las claves para la elección
La decisión de dejar un departamento suele estar motivada por la búsqueda de una mayor intimidad, espacios al aire libre y ambientes más amplios; las claves para la elección Crédito: Shutterstock
Silvina Vitale
(0)
24 de marzo de 2018  

Después de vivir durante muchos años en un departamento, el sueño de una casa atrae en especial a quienes ven en este tipo de propiedades un oasis en medio de la ciudad y la posibilidad de acceder a una mejor calidad de vida. "La casa es un traje a medida", comienza la charla con la nación Pablo Tesler, de Tesler Propiedades. Sentir "el flechazo" en el momento de cerrar la operación es clave.

Ahora bien, cuáles son los puntos que debe considerar quien "hace el cambiazo" por primera vez. La ubicación es prioridad. "Se evalúa la cercanía a los colegios, lugares de trabajo, a la casa de familiares, centros de salud, centros comerciales y el acceso al transporte público", enumera Analía Greco, broker senior de la división residencial L. J. Ramos. "Obviamente, estos factores generan una mayor demanda del producto y por ende las casas que reúnen varios de estos requisitos levantan su cotización", aclara Ignacio Seri, socio gerente de Tizado y agrega que están quienes "prefieren las zonas residenciales exclusivas que siempre mantienen su valor incluso en momentos de crisis".

Otra variable es la zonificación, es decir analizar si la casa se encuentra en una zona residencial o mixta - con oferta comercial- ; y estar al tanto de cuáles son los usos permitidos en esa área. Estos datos permitirán conocer las posibilidades de que construya un local o un depósito en las inmediaciones. Para evitar sorpresas, hay que averiguar qué plantea y permite el Código de Planeamiento Urbano que rige en la ciudad de Buenos Aires. Otro punto clave es la seguridad: si hay edificios en la zona con vigilancia o si hay garitas en las cuadras de los alrededores; independientemente de las medidas adicionales como la instalación de alarmas y cámaras.

Después hay otros factores que tienen que ver con la luminosidad, si cuenta con espacios verdes o libres como puede ser un patio o una terraza y su orientación -las preferidas son el Noreste y Noroeste favorecidas por la luz solar-. También hay que tener en cuenta el estado de conservación y antigüedad, estar atentos a los problemas de humedad y verificar qué tipo de calefacción tiene la casa, si existen calderas, si dispone de aire acondicionado, cómo es la presión de agua de las cañerías y si posee termotanques de alta recuperación.

Los papeles al día son fundamentales. Deben contar con el plano de mensura aprobado. Es importante chequear que la superficie real construida se corresponda con la que figura en la documentación aprobada.

Un análisis aparte merece la evaluación de los puntos a favor y en contra de cambiar un departamento por una casa. En las propiedades horizontales, el propietario suele contar con un lote propio por lo que tiene mayor intimidad y menor contacto con los vecinos, además de espacios al aire libre como un jardín o un patio y una terraza.

Vivir en el verde. Optar por una casa ubicada fuera de la Capital permite, por la misma inversión, hasta triplicar los metros de un departamento
Vivir en el verde. Optar por una casa ubicada fuera de la Capital permite, por la misma inversión, hasta triplicar los metros de un departamento

La mayor amplitud en los ambientes y la libertad de hacer reformas sin consultar a nadie son otras ventajas. Por otra parte, al ponderar el costo, si se comparan los metros cubiertos de una casa contra metros cubiertos de un departamento correspondientes a un mismo segmento, y sin tener en cuenta el patio o jardín de una casa, el precio disminuye entre 30 y 35 por ciento. Como contrapunto, por lo general, el costo de mantenimiento es mayor tanto interno como externo -jardines-y los impuestos suelen ser más elevados. La falta de seguridad es otro riesgo porque las propiedades ubicadas en barrios abiertos están más expuestas a hechos delictivos y hay que contemplar el pago mensual del servicio -desde alarmas y cámaras hasta el pago en comunidad de personal de las garitas-. Además en cuanto a la forma de vida, las vacaciones suelen ser un problema por el temor que genera dejar la casa sola. Los departamentos, por su parte, suelen ser más seguros y tienen un menor costo de mantenimiento y un servicio de encargado o una administración que se encarga de la solución de problemas comunes a diferencia de una casa donde el dueño no solo debe disponer del dinero para un arreglo sino que además debe tener el tiempo para gestionarlos. "Las consultas por servicios de mudanzas y refacciones crecieron en 2017 y, en general, los usuarios no consideran los costos asociados al momento de adquirir o alquilar una nueva propiedad", reconoce Matías Recchia cofundador y CEO de IguanaFix y afirma que algunas de las reformas más comunes son los arreglos de plomería que demandan desde $34.300 -en una casa- y la instalación eléctrica que se estima desde $900 por boca o tomacorriente. La pintura tiene un costo desde $220 por metro cuadrado de látex y $280 en el caso de que el esmalte sea satinado. El precio de instalar pisos oscila en $25.000 y $30.000 por espacio, la reforma del baño entre $46.000 y $56.000, y la de la cocina, desde $66.000.

Con respecto al costo general, el metraje es determinante: en el caso de un departamento de un ambiente el gasto se estima desde $6800; en dos, $8900 y en tres $10.700, según datos relevados por IguanaFix, la plataforma especializada en servicios on demand para casas, autos y empresas en América Latina que, junto a sus más de 50 empresas y profesionales que componen la categoría de mudanzas, estandarizó el costo del servicio que implica el embalaje, el traslado y la descarga de los bienes en una mudanza incluyendo la bajada por soga o por escaleras en el caso de que sea necesario.

El oasis más elegido

A la hora de decidir la ubicación, es interesante el dato que en zona Norte 90 por ciento de las ventas son de casas, mientras que en la Capital Federal la proporción se invierte: se venden 80 por ciento de departamentos y 20 por ciento de casas. "A zona Norte llega mucha gente de la Capital, que busca casas para estar cerca del río, o también quien está dando la vuelta de Nordelta porque tiene a los chicos en la facultad y busca estar más cerca de sus lugares de estudio o con acceso directo a medios de transporte", relata Harry Marples, director de sucursal Norte de L.J. Ramos. El 38 por ciento de los que compran casas entre Vicente López y Tigre viene de Capital Federal, 16 por ciento de Nordelta y el resto son de la zona. Por lo general, la oferta de casas que más se venden poseen tickets que varían entre US$300.000 yoUS$480.000, y suelen estar bien ubicadas: cerca del eje de la avenida Libertador, en Las Lomas, La Horqueta, en el Bajo de San Isidro, Beccar, San Fernando y Punta Chica. "El cambio es buen negocio porque por US$300.000 y US$400.000 que son los valores a los que se vende un departamento de categoría en Capital, se puede acceder a un lote de 400 metros con una propiedad de 250 cubiertos. Este tipo de propuesta se coloca en tres meses", explica Marples y agrega que lo que no se está moviendo en la zona son las propiedades de más de US$700.000. Uno de los puntos que más tienen en cuenta los compradores a la hora de mudarse al Norte es el equilibrio visual entre lo construido y lo que queda libre de lote. "Por lo general tienen en cuenta que no esté toda la propiedad construida y que queden espacios verdes", finaliza Grecco.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.