Por la sequía, caen más del 30% los rindes del maní

Por la sequía, habrá menor volumen de producción
Por la sequía, habrá menor volumen de producción Crédito: Archivo
Gabriela Origlia
(0)
28 de marzo de 2018  • 17:14

CÓRDOBA.- La sequía provocó un impacto muy fuerte en la cosecha de maní en esta provincia, donde está el principal polo productor e industrializador del país. El 80% está afectado, según datos de la Bolsa de Cereales. La cosecha pasó de una proyección de 1,250 millones de toneladas a 900.000, de las más bajas de los últimos años.

Un informe privado indica que, a fines de febrero, los valores de agua útil en la zona manisera cordobesa estaban entre 0% y 10%, lo que constituye una condición de "sequía extrema". A esta altura se considera que esa situación es "irreversible" para los cultivos; las zonas centro y norte son las más comprometidas en cuanto a las reservas de agua en el suelo.

Luis Macario, de Gastaldi Hermanos, integrante de la Cámara Argentina del Maní y presidente de la Bolsa de Cereales de Córdoba, explicó a LA NACION que los rindes pasaron de una media de 3,2 toneladas por hectárea a dos o 2,2; un tercio menos.

"La sequía tiene una variabilidad enorme; puede que un campo esté beneficiado por una napa más alta y el del lado no tenga nada de producción. El efecto de la falta de agua es grave", dijo.

Por ahora, el daño alcanza al volumen de la producción y también a los granos, que son más pequeños, lo que impactará en la pérdida de precio (mientras más grande, mejor cotiza). "Es una cosecha magra en términos de kilos por hectárea y también en tamaño, lo que deja al futo más propenso a contraer alguna enfermedad", apuntó.

Esta cosecha, la superficie sembrada en Córdoba alcanzó las 340.500 hectáreas, 13% por sobre la media histórica, que es de 302.400 hectáreas. Según la Bolsa de Cereales local, mientras que en la primera quincena de febrero el 90% del maní registraba estado "bueno, muy bueno y excelente" esa condición bajó al 37%.

Así empezó la recolección de maní en Córdoba - Crédito: Luis Macario

0:22
Video

Las precipitaciones entre enero hasta lo que va de este mes son un 50% inferior al mismo período de los últimos 11 años.

En lo que hace a los precios internacionales, hubo un rebote a mediados de febrero, cuando se empezaron a proyectar los efectos de la sequía sobre la cosecha argentina. La tonelada de maní blancheado pasó de US$1300 la tonelada/costo flete en Rotterdam a US$1500.

Sin embargo, Macario señaló que la suba "no compensará la pérdida de volumen". El maní argentino se exporta de manera dominante a Europa, ya que Estados Unidos atiende su propio mercado que tiene altos niveles de consumo.

"Es preferible tener precios bajos y cultivo para vender que a la inversa -describió-. Una lluvia ahora sería muy buena para mejorar la tarea de la arrancada para, después, hacer la cosecha con tierra húmeda. A esta altura el daño está hecho".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.