Análisis táctico: mucho mejor Tagliafico que Bustos, pero ambos laterales cumplieron en la selección

Christian Leblebidjian
Tagliafico, en la marca de Lorenzi
Tagliafico, en la marca de Lorenzi Fuente: Reuters
(0)
23 de marzo de 2018  • 18:47

Una de las lupas del partido de la selección Argentina estaba puesta en los laterales. Jorge Sampaoli , en un principio, pretendía jugar con línea de 3 porque no veía muchos laterales que lo convenzan del todo. Finalmente probó y llegó a la conclusión de que le daría una oportunidad a la línea de 4. A tal punto que cuando proyectó aplicar en esta gira tres sistemas tácticos (4-2-3-1, el 4-4-2 y el 4-3-1-2), todos fueron con cuatro defensores. Ante una Italia que se paró con tres delanteros en un envase 4-3-3, fue una prueba interesante para observar a Fabricio Bustos (en el costado derecho) y a Nicolás Tagliafico en la banda izquierda.

Los dos tuvieron un ida y vuelta interesante dentro del 4-2-3-1 que aplicó Sampaoli ante Italia aunque las "sociedades" con los dos mediocampistas que tuvieron por delante cada uno no estuvo del todo aceitado. Tagliafico respaldó ofensivamente a Di María más de lo que Di María lo ayudó defensivamente a Tagliafico. El lateral izquierdo se proyectó seguido, fue alternativa de pase abierto sobre la banda, no se encimó con un Di María que fue el futbolista ofensivo con más intentos de finalizaciones, aunque -salvo el último pase filtrado a Higuaín del final del primer tiempo- sus intentos no fueron del todo claros. Y Tagliafico tuvo hasta una muy buena chance de gol, con un zurdazo cruzado que salvó Buffón, apareciendo como wing izquierdo porque se habían cerrado Lanzini y Di María.

Bustos-Lanzini no fue tándem ofensivo porque la Argentina atacó más por la izquierda, pero cuando lo hizo por la derecha, Lanzini recibía bien abierto y Lo Celso era quien lo escalonaba y se ofrecía como alternativa de pase más cercana. En la transición ataque-defensa, Lanzini (con 8 recuperaciones) colaboró mejor con Bustos de lo que lo hizo Di María con Tagliafico. El exIndependiente, en el retroceso, se entendió mejor con Perotti (reemplazó a Di María a los ST, 18m). En la presión alta ante la pérdida (otro sello que la selección intenta hacer propio con Sampaoli) ambos laterales cumplieron porque si esa presión alta fallaba, cometían infracción para evitar que Italia genere un contraataque peligroso.

Tanto Bustos como Tagliafico también respondieron defensivamente manteniendo la simetría entre líneas en vertical (achicaron bien y por eso a Italia le cobraron 5 off-sides) y horizontal, aunque una de las pocas veces que perdió Bustos (le ganó la espalda Immobile) debió salvarlo Caballero. Pero fueron excepciones.

En el segundo tiempo, sobre todo, creció la figura del arquero argentino pero las falencias defensivas de la selección se debieron más a los flojos trabajos de los mediocampistas que a errores de la última línea.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.