0

Familiares a Malvinas: dos soldados y una periodista, gestores de un viaje histórico

Gabriela Cociffi, junto a los soldados Julio Aro y Geoffrey Cardozo
Gabriela Cociffi, junto a los soldados Julio Aro y Geoffrey Cardozo
El lunes llegarán a las islas 248 personas para asistir al acto donde se descubrirán las placas de 90 soldados que estaban como NN
Nicolás Cassese
0
24 de marzo de 2018  

El viaje a las islas Malvinas en el que hoy familiares de 90 soldados enterrados allí como NN podrán al fin llorar ante la certeza de que allí descansa su ser querido comenzó a gestarse hace diez años. Incluyó negociaciones diplomáticas de alto nivel, pero también encuentros fortuitos, mensajes de última hora vía WhatsApp y hasta aviones retrasados que terminaron posibilitando destrabar un acuerdo. También tiene dos soldados, uno británico y otro argentino, como los héroes que lo posibilitaron y una periodista, Gabriela Cociffi, que hizo de madrina y gran impulsora de la gesta.

El testimonio de Julio Aro, presidente de la fundación "No me olvides"

1:14
Video

Los soldados son Julio Aro, que como conscripto peleó en la guerra, y Geoffrey Cardozo, el militar británico que estuvo encargado de recoger los cuerpos y armar el cementerio argentino de Darwin después de la guerra. Aunque lo intentó, 121 de esos soldados no tenían identificación y fueron enterrados bajo la desoladora placa "Soldado argentino solo conocido por Dios". En 2008, en un encuentro de veteranos, Aro le dijo a Cardozo, que ejercía de su traductor, lo triste que lo ponían esas placas. Así, Cardozo le entregó el minucioso informe que había hecho cuando enterró los cuerpos.

Así es el cementerio de Malvinas donde están enterrados los NN

0:29
Video

Con esa información, Aro se juntó con Cociffi, que está en contacto con los veteranos de Malvinas desde que, como joven cronista, cubrió el conflicto para la revista Gente. Juntos avanzaron con la misión, pero era muy difícil. Había peleas dentro de los grupos de veteranos y las relaciones entre el gobierno argentino y el británico eran casi nulas.

El testimonio de Geoffrey Cardozo, ex oficial británico

3:00
Video

Angustiada, Cociffi le comentó el tema a una amiga y buscando caminos alternativos, pensaron en el músico inglés Roger Waters, que iba a venir a la Argentina y tenía una historia personal con el tema: su abuelo murió en la Primera Guerra Mundial y su padre, en la Segunda. La amiga tenía un contacto con Waters, Cociffi le escribió y a los dos días el músico le respondió. Ahí arrancó un intercambio de mails que terminó con el pedido que Waters le hizo a Cristina Fernández de Kirchner en su visita de marzo de 2012: que por favor atendiese el pedido de los familiares.

Al otro día Cociffi recibió un llamado de Oscar Parrilli, entonces secretario general de la Presidencia. Cristina le había encargado que se ocupase del tema.

-Nos interesan mucho los familiares de los soldados -le dijo señalándole una foto de una madre de un veterano.

-No hablo de fotos, hablo de hacer algo por gente que está muy mayor y que va a morir sin saber dónde está enterrado su hijo -le contestó Cociffi.

Parrilli le dio una semana para conseguir 20 firmas de familiares dispuestos a avanzar con el tema. Con ese mandato, Aro y Cociffi consiguieron 37 firmas que le presentaron al gobierno. Con esto, Cristina anunció en un acto que se ocuparía del tema, pero la realidad es que no había ningún contacto con Gran Bretaña.

Geoffrey Cardozo, el inglés que ayudó en la identificación de cuerpos de caídos en Malvinas

7:02
Video

Con el cambio de gobierno, las relaciones comenzaron a destrabarse, pero la gestión de Mauricio Macri seguía temerosa de que cualquier avance en este sentido se leyese como una cesión de soberanía. En noviembre de 2016 hubo una reunión en Ginebra bajo el paraguas de la Cruz Roja entre Gran Bretaña y el Gobierno, que estuvo a punto de naufragar.

El embajador británico en Buenos Aires, Mark Kent, no había viajado a Ginebra, pero recibió un mensaje urgente de su enviado. Estaba en un aeropuerto y el retraso de un vuelo le permitió escribirle un mensaje de WhatsApp a Susana Malcorra, que entonces era la canciller argentina. Malcorra le respondió que solo tenían margen para aceptar una propuesta, que era la misma que estaban ofreciendo los británicos. Al día siguiente, se logró el acuerdo.

Anudado lo político, restaban tres cuestiones: terminar de convencer a los familiares (temían que se levante el cementerio), convencer a los isleños y la logística.

Cardozo, de nuevo, fue central. Le escribió una carta a María Fernanda Araujo, hermana de uno de los soldados enterrados como NN y presidenta de la Comisión de Familiares, y logró convencerla. Araujo les explicó a los representantes políticos malvinenses la necesidad del viaje. Accedieron.

La cuestión logística fue también compleja. La comitiva completa, con familiares, pero también funcionarios, periodistas, psicólogos y médicos, incluye 248 personas. En Malvinas, según el último censo de 2012, viven apenas 2841 personas. O sea que pasado mañana aterrizará casi el 10% de su población. El empresario Eduardo Eurnekian aportó los tres aviones que llevarán a la comitiva y a un personaje central en las negociaciones: Roberto Curilovic, un empleado suyo que fue piloto argentino en la guerra.

El aporte de Eurnekian sirvió también para que no fuese el Estado argentino el que financiase el viaje, algo que podía incomodar a los diplomáticos. Esto no impidió, sin embargo, que en la comitiva se incluyese al secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj. Como el de todos los argentinos que aterricen ese día en Malvinas, el pasaporte de Avruj será sellado por las autoridades malvinenses.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.