Super Rugby: Jaguares también sabe generar emoción a partir de su costado luminoso

Super Rugby
  • 49
Jaguares

Jaguares

  • 35
Lions

Lions

Alejo Miranda
(0)
24 de marzo de 2018  

El que haya visto a los Jaguares este sábado por primera vez habrá imaginado que estaba ante uno de los equipos más poderosos del Súper Rugby. Una actuación brillante en la que conjugaron actitud para jugar el punto de contacto, temple para sobreponerse a momentos de presión a los que lo sometió el subcampeón y, sobre todo, explosión en el ataque para marcar seis tries, uno mejor que el otro. Porque en efecto, cuando los Jaguares están concentrados y en sintonía, le pueden hacer frente a cualquiera.

Los Jaguares mostraron en esta oportunidad su mejor cara, su costado luminoso, para superar 49-35 a los Lions, finalistas de las últimas dos versiones del Súper Rugby y líderes de la conferencia sudafricana. Una performance que se emparenta con el éxito ante Waratahs de dos semanas atrás y una gran levantada respecto de la caída ante Reds en la fecha pasada.

Fue un partido frenético, con once tries (seis de los Jaguares) y un resultado cambiante. Los argentinos arrancaron mejor y se pusieron al frente 10-0, reaccionó Lions para adelantarse 14-10 solo para ver cómo los Jaguares cerraban en gran forma el primer tiempo con dos tries (25-14). En el segundo, el equipo de Mario Ledesma se despegó de entrada, pero el visitante impuso el rigor de su pack para mantenerse a tiro.

Dentro de la irregularidad general que viene tiñendo al equipo en estas seis primeras fechas de la temporada, existen pilares que se van solidificando y sobre los cuales es posible pensar en un salto definitivo. En primer lugar, la defensa. Luego de los dos primeros partidos en que la efectividad del tackle rondaba el 60%, la estadística creció por tercer sábado consecutivo y llegó a 85%.

Madurez para cerrar el partido

Además, el temple que mostró el equipo en los últimos minutos, cuando Lions se acercó peligrosamente, da cuenta de una madurez respecto de los dos primeros años, cuando una y otra vez los Jaguares veían cómo se les escapaban los partidos en el cierre. En los últimos 20 minutos, dos veces Lions se puso a cuatro puntos (32-28 y 39-35), y en las dos los Jaguares respondieron golpeando todavía más fuerte.

Y luego de las 26 pérdidas que costaron la derrota ante Reds una semana atrás, en esta ocasión cedieron la pelota solamente ocho veces. Un aspecto del juego que tiene más que ver con lo mental que con lo técnico.

No obstante, la insignia de este equipo desde el mismísimo primer partido ante Cheetahs en Bloemfontein es la explosividad de su ataque. Un ataque que bajo las órdenes de Mario Ledesma este año cobró un cariz más vertical, con mayor preeminencia de los forwards para romper la defensa rival, pero con la misma capacidad de desequilibrio de los backs que siempre.

Hubo rendimientos individuales muy altos y resulta injusto resaltar a algunos sobre el resto en una gran actuación colectiva, pero merece destacarse el poder de definición de Delguy (un try) y Boffelli (dos), la enjundia de Bautista Ezcurra para bajar a rivales mucho más grandes e incluso romper tackles hasta apoyar un gran try, la entrega en defensa de Kremer, Matera y Tetaz Chaparro, el despliegue de Ortega Desio (también dos tries), la claridad de Sánchez.

Hilando fino, el scrum todavía tiene mucho por mejorar (se perdieron tres de seis), aunque no se debe soslayar que Lions es uno de los mejores del Súper Rugby en la materia. También, 12 penales es una cifra elevada. Y en este partido Lions hizo lo que quiso con el maul. Pero en términos generales, jugando así Jaguares le puede hacer partido a cualquiera.

Luego de un intenso arranque del ciclo de Ledesma, vendrá bien la semana de descanso para relajar la cabeza y recargar energías. El tercer triunfo en tres partidos en casa ante Lions, aunque el primero ante el equipo completo, servirá para encarar con buen ánimo la parte más exigente del certamen: el 7 de abril llegan a Buenos Aires los campeones Crusaders y luego una desgastante gira de cuatro partidos por Australia y Nueva Zelanda. Si siguen mostrando su lado bueno, el límite de los Jaguares es auspicioso.

Los puntos:

Jaguares: tries de Bautista Delguy (1), Emiliano Boffelli (28 y 47), Javier Ortega Desio (40 y 71) y Bautista Ezcurra (65). Tres penales (11, 37 y 74) y cinco conversiones de Nicolás Sánchez (2, 40+1, 48, 66 y 72).

Lions: tries de Marvin Orie (17), Sylvian Mahuza (22), Malcolm Marx (56 y 67) y Lourens Erasmus (62). Conversiones de Elton Jantjies (18, 23, 58, 63 y 68).

Alineaciones:

Jaguares: Joaquín Tuculet - Bautista Delguy, Matías Orlando, Bautista Ezcurra, Emiliano Boffelli - Nicolás Sánchez y Gonzalo Bertranou - Javier Ortega Desio, Marcos Kremer y Pablo Matera (C), Tomas Lavanini y Matías Alemanno - Nahuel Tetaz Chaparro, Agustín Creevy y Santiago García Botta. Head coach: Mario Ledesma. Ingresaron: Julián Montoya, Felipe Arregui, Juan Pablo Zeiss, Guido Petti, Juan Manuel Leguizamón, Martín Landajo, Jerónimo de la Fuente y Ramiro Moyano.

Lions: Andries Coetzee - Sylvian Mahuza, Lionel Mapoe, Rohan Janse van Rensburg, Aphiwe Dyantyi - Elton Jantjies y Marco Jansen Van Vuuren - Kwagga Smith, Robert Kruger y Cyle Brink - Franco Mostert (C ) y Marvin Orie - Ruan Dreyer, Robbie Coetzee y Jacques Van Rooyen. Head coach: Swys De Bruin. Ingresaron: Malcolm Marx, Dylan Smith, Johannes Jonker, Lourens Erasmus, Len Massyn, Dillon Smit, Howard Mnisi y Shaun Reynolds.

Arbitro: Jamie Nutbrown (Nueva Zelanda)

Estadio: José Amalfitani (Buenos Aires).

Espectadores: 5.000

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.