Suscriptor digital

Los chicos, ¿un amuleto contra el amor fugaz?

Denise Tempone
Denise Tempone PARA LA NACION
(0)
24 de marzo de 2018  

Dice la socióloga israelí Eva Illouz, que la semilla de una nueva revolución social ya comienza a mostrar su brotes. Y que los innumerables desencuentros, juegos histéricos y finales abruptos de relaciones, no hacen más que evidenciarlo. Algunas tensiones se están volviendo tan imposibles de resolver, que comienzan a desplazar conceptos aparentemente intocables en nuestra cultura. Según Illouz, por ejemplo, en materia de encuentros heterosexuales, sutilmente, el proceso nos está llevando a entender que la noción de familia no tiene por qué ir pegada a la noción de pareja.

Que armar deliberadamente un proyecto de familia con quien no es nuestra pareja, y formar pareja con quien no necesariamente será familia son posibilidades que no solo comienzan a parecer verosímiles, sino que hasta se vuelven liberadoras. En otras palabras, si nuestra búsqueda sexual va por carriles diferentes al proyecto familiar, la necesidad de rendir cuentas sobre si tenemos o no hijos (o deseos de ellos) en nuestros encuentro sexuales, se vuelve básicamente innecesaria. En ese contexto, las fotos con chicos en los perfiles de Tinder, también.

Sucede que en los países de tradición católica y raíces latinas, especialmente en los de sueldos magros y contextos económicos inestables, pensar en este cambio de mentalidad, incluso ya viviéndola, resulta bastante difícil.

Nuestra forma de lidiar con la tensión suele ser más bien, buscar otra madre o padre para nuestros hijos, o al menos, alguien que entienda por qué no vamos a tener todo el tiempo del mundo, ni los recursos económicos, al servicio del romance que proponemos desde una aplicación. Y ahí estamos: encarnando diversos prototipos averiados de familia Ingalls. Es asombrosa la cantidad de personas que se exhiben en Tinder o Happen rodeados de hijos. Esas imágenes parecen decir: "Mirá, soy Laura, me falta Charles", o "Mirá, soy Charles, me falló Laura". A veces, las postales son tan pero tan "prime time de canal de aire", que la voz misma del amante queda silenciada bajo un mensaje grupal: "Mira, somos los Ingalls ¿no querés ser parte de nosotros?".

Sí. En las diversas redes "de levante", hay muchas fotos de chicos tapando los cuerpos de sus padres con los suyos. Como si de alguna manera ellos pudieran auspiciar de "paragolpes" contra deseos frívolos y mundanos de revolcones de una noche (o más, porque en el fondo nunca se sabe). Pero en un mundo en el que los revolcones se direccionan para un lado, y las familias para el otro, no hay foto, por conmovedora que luzca, que funcione de amuleto contra el amor fugaz. Así que guarden a los chicos.

La autora es periodista, artista y diseñadora de contenidos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?