La relación de los médicos y los pacientes se digitaliza y cambia su dinámica habitual

Turnos online autogestionados, historias clínicas en formato electrónico, videoconsultas o preguntas vía WhatsApp y redes sociales son algunas de las variables que ya se han instalado en los consultorios de los profesionales de la salud
Turnos online autogestionados, historias clínicas en formato electrónico, videoconsultas o preguntas vía WhatsApp y redes sociales son algunas de las variables que ya se han instalado en los consultorios de los profesionales de la salud Fuente: LA NACION
Débora Slotnisky
(0)
24 de marzo de 2018  

Internet no solo modificó la manera en la cual nos comunicamos con amigos y familiares, sino que también está impactando en la relación entre médicos y pacientes a través de soluciones digitales que permiten que las personas autogestionen sus turnos online, dispongan de su historia clínica en formato electrónico, puedan realizar videoconsultas para ser atendidas a distancia o bien consultar a los especialistas a través de WhatsApp y redes sociales.

La disminución de errores en la carga de datos, la eliminación de información por duplicado, la optimización de la prestación de los servicios en las instituciones de salud, las estadísticas que ofrecen para ayudar en la toma de decisiones de los médicos y la respuesta veloz entre médico y paciente son algunas de sus ventajas. Entre las desventajas se puede mencionar que este tipo de soluciones necesitan conexiones a Internet estables y dependen de, por ejemplo, de energía eléctrica para ser utilizadas.

"Hace poco más de un año que uso plataformas de turnos online con algunos médicos. La experiencia es muy positiva porque puedo hacer el trámite a cualquier hora y desde cualquier lugar, desde el smartphone. Lo mejor es que no tengo que coordinar por teléfono con la secretaria entre la disponibilidad horaria del profesional y la mía, o sea que puedo hacer este trámite con mayor tranquilidad", cuenta Natalia Marín, una empleada de 35 años. Ella también se relaciona con el pediatra de su hijo Dante a través de Facebook: "Me parece bárbaro utilizar este medio para evacuar consultas rápidas", dice. Por estos motivos argumenta que, al momento de elegir a un profesional de la salud, tiene en cuenta que utilice soluciones digitales.

Tras 30 años de ejercer la profesión, el pediatra Santiago Walsh (MN 70.297) implementó el sistema de turnos online en agosto de este año, fecha desde la cual dejó de tener secretaria: "El sistema digital es mucho más cómodo porque yo tengo acceso a la agenda en todo momento y la gestiono yo mismo. Los pacientes están contentos porque no tienen que esperar a que alguien atienda el teléfono. Además, desde que no tengo una asistente estoy aliviado, ya que no dependo de sus vacaciones, su costo y sus ausencias", detalla.

Walsh es muy puntual y organizado, por eso dice que posiblemente la solución de turnos online no sea para cualquiera: "Hay muchos colegas que de todas formas necesitan que alguien esté ahí y que contenga a los pacientes en caso de demoras, para que organice el consultorio y para reasignar turnos en caso de ser necesario", agrega.

Por otra parte, la tradicional ficha blanca con renglones también está dando paso a sistemas para que los médicos carguen la historia clínica de sus pacientes en formato digital. Por ejemplo, la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC) realizó una experiencia piloto sobre la base de una solución de historia clínica electrónica que comenzaron a utilizar 30 miembros de esta sociedad. "Tras analizar las historias clínicas electrónicas de 12.794 pacientes ambulatorios elaboramos un ranking de los motivos de consulta más frecuentes y así descubrimos que casi el 20% de las consultas corresponden a riesgos quirúrgicos", explica el Dr. Adrián Alberto Charask (MN 69.032), que es director del área de investigación de la SAC.

Walsh trabaja con el sistema de historia clínica digital de la firma Meducar, pero mantiene en simultáneo la ficha impresa "por si se cae el sistema".

Según cuenta, desde que utiliza la herramienta lleva las estadísticas de la cantidad de pacientes que atiende, su género y rango etario. También ve el porcentaje de inasistencias, patologías y tiempo promedio de atención que dedica a cada niño, entre otros detalles. "Si el paciente lo solicita, le entrego una impresión o se la envío por correo electrónico con los apuntes que tomé y los datos de laboratorio", detalla.

Sergio Montenegro es médico de familia y especialista en informática en salud y sistemas de información en salud (MP 04534 y MN 111.245). Actualmente es disease management en salud pública y CEO de Integrando Salud, una plataforma compuesta de varias soluciones digitales para médicos, centros de salud y pacientes. "Por lejos, el servicio de historia clínica electrónica es el más usado de nuestro porfolio por su versatilidad, sencillez y simplicidad. Las nuevas herramientas de omnicanalidad, como la reserva de turnos online, también están teniendo un muy buen recibimiento en los pacientes, a los cuales este tipo de propuestas les mejora la accesibilidad y les ahorra tiempo y costos de traslado", dice.

También hay médicos que están atendiendo mediante el sistema de videoconsulta. "Yo no lo implementé porque no sé cómo monetizarlo. Además, el contacto físico entre médico y paciente es fundamental", justifica el pediatra.

Sin embargo, Montenegro lo utiliza para tratamientos de cesación tabáquica: "Los pacientes atendidos por este medio dejaron de fumar y para confirmar el turno deben abonar la consulta a través de una plataforma de pagos online", ilustra.

Por otra parte, están los pacientes que escriben sus inquietudes a los médicos a través de WhatsApp o en las redes sociales: "Las personas hoy tienen un acceso irrestricto a la vida del médico. En lo personal, cuando me escriben por Facebook yo aviso que solo respondo correos electrónicos y la gente se adapta a mis reglas", detalla Walsh.

Para evitar este problema, Montenegro dice que existen portales personales de salud. Se trata de una herramienta bastante novedosa que mejora la comunicación entre médicos y pacientes, ya que formalizan los diálogos entre ambos, además de permitir establecer un orden y un tiempo de respuesta. "Así, el paciente tiene contacto con el profesional a un clic de distancia, pero de una manera menos intrusiva que el WhatsApp", dice Montenegro.

El tema del contacto visual

Con los dispositivos en el consultorio, hay quienes experimentan la sensación de que los médicos a veces pasan más tiempo mirando la computadora que al paciente durante una cita. "Esto es una gran realidad, pero lo mismo sucede con la ficha impresa. Todo depende de la experiencia del profesional", coinciden Montenegro y Walsh.

Aunque la tendencia de incorporar soluciones digitales en el consultorio ya comenzó, aún hay barreras de entrada, porque por lo general los médicos subalquilan consultorios por hora y este servicio incluye a la secretaria. Por otra parte, todavía hay una brecha digital generacional en los profesionales de la salud y la mayoría no están al tanto de la existencia de estas nuevas tecnologías o no sienten que sean necesarias para su práctica diaria.

Entusiasmada con el uso de herramientas digitales por parte de los profesionales de la salud, Marín espera que algún día pueda portar su historia clínica digital en el smartphone para mostrarles sus datos a todos los médicos con los cuales se atienda. "Todo está apuntando a lograr una salud más conectada, con el paciente en el centro del escenario compartiendo sus datos y su información de salud con los distintos especialistas", vaticina Montenegro.

Más allá de los avances tecnológicos, a los que les da la bienvenida, Walsh concluye: "A pesar de los adelantos, los médicos no tendríamos que perder de vista que los pacientes también necesitan de la contención corporal, el abrazo y la atención. Por eso, hay que sumar las nuevas herramientas, pero sin perder la esencia de la ciencia médica, donde la empatía y el contacto visual son claves", concluye Walsh.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.