En qué debe gastar el Estado... y en qué no

Diana Mondino
Diana Mondino PARA LA NACION
(0)
25 de marzo de 2018  

-¿Endeudarse es siempre malo para un país?

-Claro que no, depende en qué se gastan esos recursos. Suele ser buena idea para inversión, porque es algo que se utilizará por muchos años. Los ejemplos se ligan con una vivienda para una familia, un puente o un hospital. No sería factible ni necesario pagarlo todo junto. También puede emplearse para hacer frente a un evento inesperado. Por eso el acceso al crédito es vital para el crecimiento de una empresa o economía. El problema es si el endeudamiento es solo para gastos corrientes, por ejemplo, pagar sueldos, ya que nada asegura que el año que viene se crecerá lo suficiente para abonar los sueldos de ese año más la deuda del anterior. ¡Ni si habrá disponible endeudamiento adicional! En el caso argentino estamos financiando un "puente" hasta que la economía crezca lo suficiente para pagar los gastos. El dinero es fungible, pero hay que pasar el peine fino en el tipo de gastos que se están financiando con ese endeudamiento.

-¿En qué debe gastar el Estado?

-Indudablemente en aquello que cada individuo no puede proveer por sí mismo: justicia, defensa y seguridad son claros ejemplos. También hay inmensos beneficios para toda la sociedad si infraestructura, salud y educación son provistas masivamente y logran un nivel aceptable. Pero hay muchos otros elementos en que no se justifica que los gastos los asuma el Estado, porque podrían ser provistos más baratos por el sector privado, aunque solo fuera porque el Estado debe hacer un lento y oneroso proceso de licitación con múltiples controles y no tiene competencia. La discusión allí será entonces: ¿quién lo paga? Un enfoque sencillo es que si se puede identificar un usuario directo, que se beneficia más que el resto (por usar ese servicio), entonces es más fácil que lo provea un privado. En ese camino van las participaciones público-privadas (PPP) que están gestándose en varios sectores (como caminos y cárceles, entre otros). De esa manera, hay menores impuestos y la gente tiene más dinero para consumir lo que prefiera, que pueden o no ser esos servicios.

-¿Cómo se logra reducir la deuda de la Argentina?

-Empecemos por discutir quién debe pagar por determinado servicio y quién es responsable de proveerlo eficientemente. Después veamos cómo se financia. Un ejemplo claro es la Nación, que ha asumido las cajas de jubilación de muchas provincias que durante años hicieron promesas de difícil cumplimiento. Aun cuando se pueda identificar a los responsables y a los usuarios, es vital generar competencia, ya que, si hay un solo proveedor, quedaríamos en mano de un monopolio. No hay experiencias en el mundo donde un monopolio estatal funcione mejor que la competencia.

La autora es economista, Universidad del CEMA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?