¡Primicia! Lo que costó la liberación de Cristóbal

Carlos M. Reymundo Roberts
(0)
24 de marzo de 2018  

Les cuento una intimidad: es la quinta vez que empiezo a escribir esta columna. La primera versión hablaba de la increíble liberación de Cristóbal López , dispuesta por los camaristas Jorge Ballestero y Eduardo Farah, y lo presentaba como un genio, porque el tipo salió y se nos rió en la cara cuando todos pensábamos que su destino era perpetuarse en la cárcel, castigado por una sentencia tan terrible que iban a tener que completarla sus descendientes. En la segunda versión empecé a matizar la historia: nuestro prócer había viajado de inmediato a Oberá para entregarse a los brazos de Ingrid Grudke, en lo que apuntaba a ser la reconciliación del año, y ella, malvada, lo rechazaba; aunque eso terminó mal, qué bueno saber que la primera preocupación de Cristóbal no era arreglar los bolonquis del Grupo Indalo, sino poner en orden su corazón; love mata business. En la tercera me hacía eco de nuevos traspiés del testa más fashion de los Kirchner (es cierto que no tenía mucha competencia: Lázaro Báez, De Vido...): iba subiendo la indignación del Gobierno, un juez intervino la devastada Oil Combustibles y desplazó a Rosner, el CEO (en este caso la sigla responde a lo que dijo al asumir: "Che, estalla Oil") y Lilita Carrió habló de pago de coimas, y si Lilita habla... En la cuarta ponía el foco en que la Corte se hizo eco de las sospechas y ordenó una investigación del tribunal que lo liberó; no sabemos si lo de la Corte es marketing o realmente piensan que los dos camaristas son unos zarpados. Y en la quinta, que es esta, me quedé sin héroes: no le creo a nadie. Ni a Ingrid. Sospecho que Cristóbal va a reconquistarla, cueste lo que cueste.

Bueno, tampoco quiero exagerar. A Farah, que dijo que no cobró "ni un peso", le creo. Esos servicios se pagan en dólares. Y hablando de eso, me parece que lo interesante es calcular cuánto puede costarle a un tipo como Cristóbal López un fallo de esta envergadura.

Para no revolear cifras, consulté a jueces, fiscales, operadores judiciales, lobbistas y periodistas que cubren Tribunales. Todos me dijeron más o menos lo mismo: que las excarcelaciones siempre se cotizan muy alto, y que una coima se fija según varios factores. En primer lugar, la importancia y capacidad de pago del acusado, porque no es lo mismo un mequetrefe monotributista que un megaempresario polirrubro cuya fortuna creció al amparo de presidentes generosos como Néstor y Cristina; según estimaciones de la Justicia, el amigo López tiene, en blanco, bienes por cerca de 300 millones de dólares; yo creo que se quedan cortos, pero, en cualquier caso, si tuviera que pagar una coima no necesitaría hacer una vaquita entre amigos.

Otro factor es la jerarquía de los jueces. En este caso son jueces de cámara, más caros que los de primera instancia, y, además, del fuero federal, que tiene el tarifario más alto del mercado judicial. En Comodoro Py hay algunos que piden cobrar en bitcoins. Un aspecto menos visible es la edad del juez. Alguien de 62 años, como Ballestero, que se va acercando a la jubilación, es lógico que quiera asegurarse un retiro desahogado -nada de ir a jugar a las bochas a un centro de recreación de PAMI- y el futuro de hijos y nietos.

El tercer aspecto a tener en cuenta, de extraordinario peso, es la relevancia de la causa. Si pasás un semáforo en rojo, se arregla con un pancho y una Coca. Si le choreás al Estado 8000 millones de pesos, estás jugando en las grandes ligas del delito, y ahí vas a tener que romper el chanchito. La importancia de un juicio se mide también por el impacto público. Un fallo, cualquier fallo sobre el picarón de López no hay forma de que no estalle en los medios. El monto de la coima es directamente proporcional al escándalo.

Y finalmente hay que considerar el alcance de la resolución. ¿Te excarcelamos? Tanta guita. ¿Además de excarcelarte te cambiamos la carátula del expediente para que no te juzguen por defraudación sino por evasión? Bueno, si nos pedís ese upgrade ya tenemos que hablar de otra suma.

Ustedes querrán saber, entonces, cuánto se pudo haber pagado. Tranquilos, enseguida se lo voy a decir; no sean ansiosos. Aproximémonos. Una de mis fuentes me contó que hace años un empresario chico y desconocido, acusado en una causa que nunca llegó a los diarios, le pagó a un juez de costumbres extravagantes, amigo de los Kirchner, 650.000 dólares para que lo sobreseyera. ¿Me siguen? Para liberar a un perejil, en un juicio irrelevante, de cero repercusión mediática, 650.000 dólares. Mamita...

Ahora sí estamos en condiciones de calcular lo que costaría la liberación de López. Llegué al dato más buscado del país, insisto, después de haber consultado a personas muy autorizadas. Segunda aproximación: es un número de siete u ocho cifras; en dólares, obvio. El monto debe ser lo suficientemente significativo como para justificar que dos camaristas se animen a ponerle la firma a un mamarracho, a quedar en la historia como autores de una aberración jurídica. Tercera y última aproximación. Un buen piso en Puerto Madero cuesta de 3 a 4 millones de dólares. No demos más vueltas. Aquí va lo prometido: nunca menos de 5 millones.

Renuncio al periodismo. Hoy empieza mi carrera judicial.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.