Trimalción: el Gatsby antes del Gatsby

Víctor Hugo Ghitta
(0)
24 de marzo de 2018  

Esta es la historia de Jay Gatsby, ¿se acuerdan? El joven millonario que en los años 20 edificó un imperio y celebró fiestas extravagantes en su mansión en Long Island con tal de recobrar un amor perdido, el de Daisy Buchanan, su vecina. Es esa historia, anotada entre las grandes novelas norteamericanas del siglo XX y para los estudiosos la mejor de su creador, F. Scott Fitzgerald, pero también es otra: Trimalción (Tusquets) es el título, uno de ellos, que el autor le impuso al texto que le envió a Maxwell Perkins, su editor, quien después de leerlo le recomendó que introdujera unas cuantas modificaciones. Scott Fitzgerald siguió ese consejo y el libro terminó cobrando la forma en que lo conocimos.

Juan Forn, custodio de la colección Rara Avis y traductor que le hace justicia al autor, señala que Fitzgerald agregó detalles brillantes al Gatsby que no estaban en Trimalción. Pero lo que sacó, añade, "era intuición pura, loca, lírica, raramente sabia". Cerremos con Forn: "Fitzgerald necesitó toda la vida que alguien pensara por él, pero en este caso era mejor lo que había pensado él mismo".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.