Optimismo del Citi con las reformas que hizo el Gobierno

Según dos altos directivos, hay interés inversor en el país; preocupa la inflación
Según dos altos directivos, hay interés inversor en el país; preocupa la inflación Fuente: LA NACION
Sofía Diamante
(0)
24 de marzo de 2018  

MENDOZA (De una enviada especial).- Hace poco menos de un año, el Citi se desprendía de su negocio minorista en la Argentina. El resultado: "El banco es más grande hoy en día de que lo que éramos antes. Invertimos mucho dinero, por lo menos los US$1000 millones que vendimos en activos. Desde entonces, crecimos en US$3000 millones", dice Jane Fraser, CEO del banco para América Latina, donde estuvo participando del foro empresarial del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

"En la Argentina vemos un apetito muy grande de las compañías locales en invertir tanto en el sector de infraestructura como en energía, pero también de las multinacionales que están llegando al país. Un ejemplo es la zona de Vaca Muerta, donde financiamos un proyecto de GE con YPF", agregó.

Pero Fraser no está sola. La acompaña Jay Collins, vicepresidente de Banca Corporativa e Inversión del Citi, que agrega: "Somos extraordinariamente positivos sobre la Argentina. Estuvimos reunidos con Luis Caputo [el ministro de Finanzas], hablando de infraestructura e innovación y la fuerza de las reformas que se hicieron, y es muy interesante".

Sobre las dudas que generaba en los inversores la imposibilidad del Gobierno de llevar adelante las reformas promercado, Collins indica que "definitivamente esos interrogantes no están más".

"Todo lo que el Gobierno decía se convirtió en reformas concretas e iniciativas reales, aun cuando estaban en un momento políticamente complicado. Y si vemos los primeros meses de la administración de Macri, los escépticos, que al final resultaron equivocados, no estaban cuestionando la metodología y los remedios que se estaban implementando, estaban cuestionando la habilidad de esta presidencia de implementarla. Y probaron que lo hicieron bien. Ese es un gran cambio tanto para el sector corporativo como para los inversionistas", comentó.

Sobre el proceso de desinflación, Collins señala que "la caída de los subsidios de 18% año contra año no ayuda a bajar la tasa de inflación".

Muy actualizado con los datos recientes del mes pasado del Indec, el ejecutivo advierte que igualmente, "aun cuando se le saca el impacto de la suba de tarifas, la cifra de inflación de febrero tampoco fue buena".

El futuro de la economía

"Entonces, el tema de las tarifas no es lo único que está motivando la inflación. Es importante la habilidad del Banco Central de seguir interviniendo y generando estabilidad en el mercado de cambios. Eso es muy importante para generar confianza en el mercado y también influye en las expectativas de inflación. La acumulación de reservas y la forma estratégica con la que interviene permite que la tasa de cambio sea positiva para el mercado, y a la vez genere beneficios en las expectativas de inflación", aconseja Collins.

Además es optimista acerca del futuro de la economía argentina. "Hay que continuar en este camino positivo de reformas económicas. Hay externalidades que presentan ciertos riesgos pero, por ahora, no se está viendo un dólar fuerte en Estados Unidos que atraiga capitales y que podría generar mayores tasas de interés".

Fraser, en tanto, explica que las probabilidades de que la Reserva Federal (Fed) suba mucho la tasa no son muchas mientras no se vea una aceleración de la inflación en Estados Unidos.

"Normalmente, cuando ocurre que la tasa de interés sube y cuando se anuncia una reforma de impuestos, que atrae más capital a Estados Unidos porque la rentabilidad es mayor, el efectivo vuela de los países emergentes. No ocurrió al momento", dijo, e indicó que es una buena decisión la de los gobiernos de América Latina, incluida la Argentina, la de "refinanciar sus deudas para conseguir una tasa más baja ahora y anticiparse a mayores costos de financiación en el futuro".

Con respecto a la implementación de mayores políticas proteccionistas, Collins dijo que se encontró, tanto en la cumbre ministerial del G-20 como en las reuniones que tuvo en Buenos Aires, "con ministros de todas partes del mundo hablando de los riesgos de que haya una guerra de políticas proteccionistas", como hubo en 1929 y que terminó en la Gran Depresión.

"Ese tipo de escalada, donde cada país responde con mayores aranceles, no puede pasar ahora. Estados Unidos tiene sus problemas con China, pero eso tiene que quedar en el marco en el cual el mundo resuelve las disputas de comercio y no permitir que se expanda a Europa y a América Latina", concluyó Collins.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.