0

Willy Caballero llenó el formulario de Sampaoli para ir al Mundial

Caballero, en Manchester; el arquero no tuvo errores y con tres atajadas claves evitó que le convirtieran
Caballero, en Manchester; el arquero no tuvo errores y con tres atajadas claves evitó que le convirtieran Fuente: Reuters
Andrés Eliceche
0
24 de marzo de 2018  

MANCHESTER.- Hay once jugadores formados en hilera. Diez tienen una extraña camiseta negra, que si no fuera por el escudo de la AFA sería difícil reconocerla como el uniforme de la selección. Uno solo está vestido de rojo. Viene la ceremonia de los himnos, esa vieja práctica que exuda nacionalismo. Los once siguen inmóviles. Hasta que empieza a sonar la música que cualquier argentino reconoce, dondequiera que esté. Entonces uno solo de los once, el de rojo, hace un leve giro hacia su derecha y enfoca con todo su cuerpo la bandera argentina, que le queda de frente, y la empieza a mirar. Así se quedará hasta que el sonido se detenga. A los 36 años, cinco meses y 23 días está a un silbatazo de convertirse en el debutante de mayor edad en la historia de esta camiseta. Y de tachar otra meta, como le gusta hacer cada vez que las cumple.

Dos horas después de ese momento, Willy Caballero ingresa en el vestuario con la íntima convicción de haber completado aquí el formulario para viajar a Rusia. Jorge Sampaoli buscaba un arquero para completar una lista que ya tenía los nombres de Chiquito Romero y Nahuel Guzmán, y lo encontró en este amistoso ante Italia. Un gesto final tuvo el peso de lo simbólico: cuando Caballero dejaba la cancha, sus dos colegas lo esperaban al borde del campo de juego para felicitarlo. Para darle la bienvenida al Grupo de los 3.

El partido del excampeón mundial Sub 20 fue en subida. El primer objetivo, no cometer errores, lo cumplió. El segundo, que no le hicieran goles, también. Y para llenar el tercero necesitó de los italianos: dos remates atajados al escurridizo Lorenzo Insigne, un mano a mano a Ciro Immobile con todo el cuerpo y un remate de larga distancia de Antonio Candreva se anotaron en la planilla de sus acciones decisivas. "Feliz de poder jugar mi primer partido con la selección mayor, gran resultado y también buen juego. A seguir soñando y creyendo", escribiría después en su cuenta de Instagram.

A esa altura de la noche cerrada y lluviosa de Manchester, este entrerriano ya se había abrazado con sus chicas: Lucía -su mujer-, Guillermina y Aitana -sus hijas-, que habían viajado en tren desde Londres para verlo cumplir su sueño. Fue el fin de fiesta: los cuatro cenando en uno de los restaurantes del estadio, reviviendo una noche que ya se instaló en el álbum familiar. Los Caballero llevan menos de un año en la capital inglesa, desde que el hombre dejó Manchester City y firmó con Chelsea. Pero el destino los trajo de nuevo aquí para elevar al Etihad un poco más todavía en su escala de estadios preferidos: en este mismo lugar transcurrió las tres temporadas anteriores, dos bajo el mando de su querido Manuel Pellegrini y una a las órdenes de su admiradísimo Pep Guardiola.

Ahora vendrá el viaje a Madrid para el partido contra España en el Wanda Metropolitano, que verá desde el banco. Y después su regreso al club, con una idea fija: que Antonio Conte, el entrenador de Chelsea, le dé los minutos que necesita para mantener ritmo y disiparle cualquier duda que todavía pueda tener Sampaoli. Igual que Romero en Manchester United, su participación en el club está restringida a las copas locales: en la temporada jugó 10 partidos, una cifra sensiblemente menor a los 27 que tuvo en la anterior, todavía en el City. Willy tiene anotado en su calendario el 21 de abril, cuando Chelsea enfrente a Southampton en una de las semifinales de la FA Cup. Pero quiere más: su cuerpo, que cuida en base a una alimentación balanceada y ejercitación en el gimnasio fuera de hora, le pide competir más. Y su cabeza, ejercitar el ruso.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.