Se define la Liga de las Américas, con la oportunidad de proyectar una hegemonía argentina

Gabriel Deck, una de las figuras de San Lorenzo
Gabriel Deck, una de las figuras de San Lorenzo
Alejandro Panfil
(0)
24 de marzo de 2018  • 09:26

La Copa Libertadores del básquetbol tendrá esta noche sus semifinales en el polideportivo de San Lorenzo, con la particularidad de que tres de los cuatro clubes son argentinos, y el restante brasileño. A las 19, Regatas Corrientes se medirá con Mogi das Cruzes, y a las 21.30, San Lorenzo se enfrentará con Estudiantes, de Concordia, siempre con televisación de DirecTV Sports2 (canales 612 y 1612).

Acostumbrados por aquí a ser testigos de la hegemonía deportiva de otros países, como la de los clubes españoles en la Champions y la Europa League, la de los All Blacks en el Rugby Championship y la de los nadadores estadounidenses en cuanta competencia se presentan, es gratificante para los aficionados al deporte argentino que haya tres equipos nacionales en el Final Four de la Liga de las Américas, este fin de semana en el estadio Roberto Pando, de Boedo. El número, inédito para el básquetbol albiceleste, no sólo da buenas chances de que el título se quede en el país luego de nada menos que siete años, sino que además permite proyectar una posible hegemonía argentina en el plano continental.

Si bien la Liga Nacional ha tenido varios campeones en el nivel internacional, desde 2011 la Argentina no tiene un ganador de la Liga de las Américas. El último fue Regatas, que es también el más reciente argentino campeón de la Liga Sudamericana (2012). Durante la sequía, el básquetbol nacional tuvo tres subcampeones continentales (La Unión, de Formosa en 2012; Lanús, en 2013, y Bahía, en 2017) y el trofeo quedó en manos brasileñas (3 veces), venezolanas (2) y mexicanas (1).

Ante esta situación inédita de tres equipos argentinos en las semifinales - vienen de sortear dos duros cuadrangulares-, sus entrenadores coinciden en que la alta competitividad local de hoy permite pisar fuerte en el ámbito internacional y esperanzarse con aquella hegemonía. "Nuestra liga está muy competitiva, con muchos equipos de jerarquía y con poca brecha en el juego entre los poderosos y los no tanto", opina Gonzalo García, director técnico de San Lorenzo, bicampeón de la Liga Nacional y a priori máximo candidato a la corona americana, por poderío y localía.

Gabriel Piccato, conductor de Regatas, piensa que la Liga tuvo últimamente un fuerte crecimiento que está comenzando a dar sus resultados en el ámbito internacional: "Que de cuatro equipos posibles haya tres argentinos aumenta la probabilidad de que un argentino se corone. Eso es prueba de lo dura y pareja que es nuestra Liga en cuanto a cantidad de partidos y problemas tácticos por resolver con dicha frecuencia de partidos. Indudablemente, eso ayuda a crecer".

Lucas Victoriano, que está haciendo en Estudiantes su experiencia como entrenador principal, está sorprendido de que haya tres argentinos en el Final Four, pero percibe que la nacional ha vuelto a instalarse por encima de otras ligas del continente. "No conozco bien la liga de Brasil, pero la nuestra está muy competitiva, con entrenadores de gran nivel que tácticamente sacan ventajas", opina el tucumano.

Paolo Quinteros, decisivo en Regatas Corrientes
Paolo Quinteros, decisivo en Regatas Corrientes

Motivación, competitividad y disfrute en los locales

San Lorenzo, bicampeón y líder de la etapa regular de la Liga Nacional, con 19 victorias y 4 caídas, persigue un objetivo natural: consagrarse en el nivel internacional. Es un sueño que viene alimentando con su incipiente hegemonía local y con sus convenios de estadías en la NBA y triunfos amistosos ante los poderosos europeos, Real Madrid y Barcelona. Llega como favorito y en el club saben que ésta es una oportunidad inmejorable. "La motivación está por las nubes", advierte Gonzalo García, el entrenador nacido en San Martín que se ganó un nombre al ascender desde el Torneo Nacional de Ascenso (TNA) a Libertad (Sunchales), Gimnasia y Esgrima La Plata y Ciclista Olímpico.

Regatas está séptimo en la Liga Nacional, con 14 éxitos, 11 reveses y una irregularidad que, según su preparador, no le impedirá sacar lo mejor de sí en el Final Four. "Vamos a llegar en muy buenas condiciones", se esperanza el santafecino Piccato, ex colaborador de Sergio Hernández en Peñarol, de Mar del Plata.

Estudiantes, que hasta hace un lustro batallaba en el TNA y se consolidó en la elite gracias al trabajo artesanal de quien fue su entrenador hasta la temporada 2016/2017, Hernán Laginestra, llega expectante y muy entusiasmado a este desenlace internacional, siendo subcampeón de la Liga Sudamericana. Ante esta instancia, desconocida hasta ahora para el club entrerriano, no hay decimocuarto puesto en la Liga Nacional (9 triunfos, 13 traspiés) que impida soñar. "Llegamos muy bien, con ganas de disfrutar una semifinal histórica", expresa Victoriano, campeón de la Liga Sudamericana 1996 con la camiseta de Olimpia, de Venado Tuerto, y subcampeón del mundo con la de la Argentina en Indianápolis 2002.

Mogi, con el aval del básquetbol brasileño

Mogi das Cruzes, en tanto, no viene de paseo a Buenos Aires. Campeón, ante Weber Bahía, en 2016 de la Liga Sudamericana, torneo que equivale a la Copa Sudamericana y la Europa League de fútbol, viene decidido a llevarse un trofeo que aún no brilla en sus vitrinas.

"Es nuestra semana más importante y queremos ser campeones", afirma el DT Guerrinha, mientras que el estadounidense Larry Taylor exige carácter, ya que Mogi será totalmente visitante en Boedo: "Vamos a jugar en casa de los argentinos y será un ambiente pesado, por eso tenemos que estar bien preparados y enfocados. Nuestro equipo es experimentado, y la experiencia en este momento, junto a la calidad y al saber lo que tenemos que hacer, vale mucho", enfatiza el base.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.