Juan Martín del Potro, a octavos de final del Miami Open: le ganó a Kei Nishikori y acumula 13 victorias seguidas

Miami Open ATP World Tour Masters 1000 / WTA Premier
  • 6
  • 6
  • -
J. M. Del Potro ARG
  • 2
  • 2
  • -
Kei Nishikori JPN
Sebastián Torok
(0)
25 de marzo de 2018  • 09:53

Juan Martín del Potro es una locomotora fuera de control que avanza con furia y no se detiene más allá de los obstáculos que le presenta el camino. Luego de conquistar Acapulco e Indian Wells, el tandilense logró su decimotercera victoria consecutiva (6-2 y 6-2 ante el japonés Kei Nishikori , actual 33° y ex 4°) y avanzó a los octavos de final del Miami Open , el segundo Masters 1000 de la temporada. El próximo rival del número 6 del tour será el serbio Filip Krajinovic (27° del mundo), quien derrotó por 6-3 y 6-3 al francés Benoit Paire.

Nishikori le propuso un inicio vertiginoso e intenso a Del Potro, que tuvo un masivo apoyo del público -como es habitual en Key Biscayne, hubo muchos latinos en las tribunas-. Eléctrico y muy atento a cada golpe del tandilense, en apenas cuatro minutos de partido el oriental tuvo la primera oportunidad de quiebre, pero Del Potro respondió con un ace e, inmediatamente, sostuvo su servicio. Durante muchos tramos del juego, ambos tenistas ingresaron en un duelo de reveses cruzados, en el que Nishikori hizo daño, pero solamente lo consiguió al comienzo, ya que el argentino captó que esa estrategia no le servía, dejó de golpear fuerte a dos manos y "durmió" las rápidas respuestas del japonés con tiros bajos con slice.

Del Potro, de menos a más, le quebró el saque al jugador entrenado por el argentino Dante Bottini en el quinto game y se adelantó 3-2. Allí se produjo un quiebre anímico y tenístico: Nishikori se frustró y nunca más se puso de pie. Del Potro aceleró y volvió a romperle el servicio al japonés en el séptimo game (5-2) y, a los 36 minutos de encuentro, cerró el primer set con un ace (el tercero del parcial).

¿El avance en el ranking? El ranking vendrá solo. Nunca fue mi prioridad. No hay ranking ni número que valga: mi objetivo es estar bien de salud
Del Potro

En el segundo set, Nishikori siguió mareado, sin poder despojarse de la frustración de haber perdido el primer parcial pese a un arranque auspicioso y Del Potro le rompió el saque en el game inicial. Completamente dominador de todas las acciones, el jugador entrenado por Sebastián Prieto logró grandes puntos, uno de ellos con un passing de revés luego de correr hacia atrás y girar sus dos metros con la rapidez de un tenista de treinta centímetros menos.

Del Potro, sin piedad y con un altísimo nivel, volvió a hacer añicos el saque de su rival en el quinto game: 4-1. Nishikori, que estuvo cinco meses sin poder competir por una lesión en la muñeca derecha, levantó cuatro match points con su saque. Pero Juan Martín ya no lo perdonó con su servicio y, a la hora y 12 minutos de juego, completó su obra casi con perfección. El campeón del US Open 2009 fue superior en todas las estadísticas (17 tiros ganadores contra 11 de Nishikori; y menos errores no forzados, 18 contra 27). Además, logró un 77% de puntos ganados con el primer servicio. "Jugué un poco mejor que en mi debut (ante Robin Haase), estuve más relajado. Además, pude sacar diferencias enseguida y eso me vino bien para tener control de partido. ¿El avance en el ranking? El ranking vendrá solo. Nunca fue mi prioridad el ranking. No hay ranking ni número que valga: mi objetivo es estar bien de salud", expresó Del Potro, al pie del court.

Mientras el Miami Open se quedó sorpresivamente sin el primer favorito del ranking y del público (Roger Federer), Del Potro toma la preferencia de la gente y se encumbra en la consideración de los especialistas. Su mejor actuación en Miami fue en 2009, cuando alcanzó las semifinales (perdió con Andy Murray, por entonces el 4° del ranking; el argentino era 7°). Todavía le faltan varios escalones, pero Del Potro, que hace una semana ganó el primer Masters 1000 de su carrera, pisa fuerte y, ya se sabe: no tiene límites.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.