De los lectores: cartas & mails

(0)
25 de marzo de 2018  

Carta de la semana

Que sea una fecha de unidad nacional

Sobre el Día de la Memoria persisten aún en el país profundas disonancias. Hasta hoy, este trágico suceso es para muchos un motivo de confrontación y un impedimento al diálogo. Está claro que aún nos debemos la posibilidad de un debate maduro sobre este hecho que ha marcado un antes y un después en nuestra historia y todavía deja heridas sin cicatrizar. La condición que antecede al debate es la reflexión propia, autónoma, libre de sesgos y connotaciones políticas. Es momento de entender lo que pasó y dejar atrás el relato "a medida" que unos pocos reconstruyeron para alcanzar sus fines políticos. El 24 de marzo debería ser una fecha de unidad nacional, para recordar a aquellos que ya no están y donde prime el consenso sobre lo que los argentinos no queremos volver a vivir. Sin embargo, una vez más nos encontramos divididos, imposibilitados de superar las adversidades del pasado. Así, nunca tendremos verdadera memoria, verdad y justicia.

Enzo Scaletta

DNI 40731894

Una ley pareja

Sobre la liberación de Cristóbal López, que estaba con prisión preventiva, entiendo que ningún habitante puede ser privado de la libertad sin un juicio previo y que deben ir a la cárcel aquellos que cometen algún delito. Mi indignación, como ciudadano común, nace en el momento en que la Cámara Federal dispone esa medida para dos personas que se han apropiado (y creado empresas) de fondos que son del Estado nacional. Estamos hablando de una suma aproximada a 8000 millones de pesos. ¿Cuántas jubilaciones mínimas se pueden abonar con ese monto? ¿Cuántos hospitales y aulas se pueden construir? Los señores jueces que cambian la carátula de defraudación por evasión, ¿no tienen en cuenta que López y sus empresas se quedaron con los impuestos que pagamos aquellos que compramos combustible en sus estaciones de servicio? ¿O será que tienen algún interés personal sobre el resultado de las causas?

Ojalá que el peso de la ley recaiga sobre quienes han cometido defraudación al fisco, que los jueces analicen el perjuicio que ocasionaron quienes no ingresaron los impuestos retenidos y construyeron un imperio? y que la ley sea pareja para todos los habitantes de nuestro país.

Claudio Raúl Aita

DNI 13.624.209

Desdoblar la Capital

Creo que llegó el momento de desdoblar la Capital Federal. Tenemos aquí tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Dos de ellos podrían permanecer en la ciudad de Buenos Aires y el restante trasladarlo a no más de 500 kilómetros, al centro del país, sur de Santa Fe o de Córdoba. De concretarse, me imagino el alto volumen de ocupación con la instalación de nuevas empresas y el aprovechamiento de la actual construcción de autovías (ruta 7, ruta 8). La puesta en valor de las vías del ferrocarril que en un tiempo circulaban por ellas (Buenos Aires al Pacífico) y la construcción de viviendas, escuelas y hoteles serían otros beneficios adicionales. Seguramente la actividad privada cristalizará exitosamente la oportunidad que le brindará la infraestructura nacional. Hay varios países que tienen varias sedes para el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. Sudáfrica tiene tres capitales: Pretoria (Poder Ejecutivo), Ciudad del Cabo (Legislativo), Bloemfontein (Judicial). Deberíamos poner en debate la concreción de esta propuesta, que afianzará definitivamente el federalismo.

Abraham Stempler

jaipuig@yahoo.com.ar

Lo voy a perdonar

Como argentino suscribo la carta que desde distintos sectores y con un mensaje único le hicieron llegar al Papa con motivo del quinto aniversario de su nombramiento. Quiero decirle también que me pareció muy valioso y le agradezco que nos haya pedido perdón, una actitud de humildad inestimable. Todos merecemos ser perdonados, con la única condición de que haya un verdadero propósito de no reincidir en aquellas actitudes que ocasionan la ofensa. Yo lo voy a perdonar por haber apañado a personas procesadas por el peor de los pecados (según sus propias palabras), la corrupción, cuando nos explique que su simpatía con ellos es solamente en el plano espiritual y religioso, y no en el político. Le perdonaré que haya recibido a la persona que ejerce la representación política del país, el Presidente, con evidente cara de pocos amigos, cuando lo invite cordialmente y lo reciba al menos con la misma sonrisa con la que recibió a los anteriores gobernantes cuando ya estaban fuera del cargo. El Presidente, nos guste o no, nos representa a todos, y su desaire hacia él es también un desaire hacia todos los argentinos. Le perdonaré que no haya venido al país cuando anuncie su pronta visita y su propósito de ayudarnos a cerrar nuestras heridas y nuestras deudas con el pasado. Si existe la famosa grieta, nadie mejor que un papa argentino para ayudarnos a cerrarla.

Guillermo Castagnino

Guillecastagnino@yahoo.com.ar

Ser persona

Se ha planteado si existe una diferencia natural y legal entre el nuevo ser al comienzo de la concepción y su derecho a ser persona, como si hubiera un choque entre las propiedades inherentes al ser concebido con ser persona. Novedoso enfoque: matar al feto por una simple desconexión ideológica. Es un hecho reconocido que cada ser concebido tiene su propio ADN, diferente del de sus progenitores, o sea que no puede ser tratado como "parte de mi cuerpo" y sentirse libre de disponer de él. No es válido argumentar que haya habido precursores al hombre que compartían porciones del ADN actual, para justificar el tratamiento no natural de su derecho a la vida. Todos los cambios de especies de homininos (Lucy incluida) desde hace digamos algunos millones de años se han debido a cambios en el ADN de los seres precedentes. Se hace una afirmación no demostrable de que los cambios sucesivos de estas especies son iguales a los cambios que sufre el embrión desde la concepción de la célula primordial hasta su nacimiento. ¡Gracioso ejemplo sobre el ADN del huevo que nos comemos! Es cierto que las características de cada humano se van formando con el adelanto de la gestación, pero se guarda silencio sobre que ello depende de la acción de las partes llamadas epigenéticas de la cadena de nucleótidos, que deciden cuáles genes serán silenciados y cuáles seguirán activos (no existe el ADN que algunos científicos llamaron "basura"). Durante la gestación de cada ser humano los genes van expresando cada uno en su debido momento, y ese ser sigue siempre siendo humano desde la primera división cariocinética. Estas razones permiten no coincidir con la afirmación de que en esos estados el ser no es equiparable a un humano sin decir cuando se adquiere el estatus de "humano". La maternidad es un derecho otorgado por la propia naturaleza. No parece que la actual biología de la reproducción haya tenido que ver. Estas razones llevan a disentir con lo propuesto de no penar la muerte de seres humanos indefensos. No es una cognición cultural (Kahan), sino estudios que forman una cosmovisión completa y no parcializada. Es posible coincidir con quienes piensan que "no se trata de usar argumentos pretendidamente científicos para imponer convicciones propias de nuestra visión del mundo" o de conocimientos parciales sobre un tema tan complejo.

Dr. Luis F. Bertello

Academia Argentina de Cienciasdel Ambiente

bertello@retina.ar

Velocidad máxima

Es absurdo que siga en vigencia el tope de velocidad máxima de 80 km/h en la mayoría de las rutas argentinas, cuando su implementación suma más de un lustro de antigüedad. Criminal es que siga en vigencia el tope de velocidad máxima de 130 km/h en varias autopistas en los primeros 60 kilómetros, aproximadamente, y que parten de la ciudad de Buenos Aires, a sabiendas de que estas, por su trazado ya obsoleto, la sobrecarga de vehículos, la falta de un control efectivo, la incultura y desaprensión de sus usuarios, las convierten a diario en escenarios de accidentes, la mayoría mortales. Las autoridades competentes deberían, sin dilación, dar solución a estos disparates.

Rodolfo Leandro Salomone

DNI 4.313.335

Mala educación

El fin de semana llevé a mis nietos a los juegos de un shopping y me sorprendió ver a los chicos, de distintas edades, pisando, empujando y atropellando a cualquiera que estuviera en su camino, sin importar la edad. Me pregunto dónde quedaron el pedir permiso, respetar al otro y agradecer. Más que un momento de esparcimiento se libraba una batalla campal. Padres e hijos luchando por ocupar un lugar, donde el logro parecía estar más en ganarle al otro para acceder al juego. Me pisaron y empujaron infinidad de veces, sin el más mínimo reparo. Pensé qué será de ellos y si se estarían preparando para cortar las calles cuando crezcan, perjudicando a los otros, creyendo que eso es hacer valer sus derechos. Los adultos tendríamos que empezar una campaña de buenos modales y respeto por el otro, enseñando a los chicos la importancia de ser considerados y que los derechos involucran deberes que son fundamentales para convivir en sociedad.

Adriana Di Paolo

DNI 6.221.705

En la Red

Trump exime de pagar aranceles al aluminioy el acero argentinos

"Esperemos que esa decisión traiga beneficios para hoy y para el futuro de nuestro país... precisamos buenas noticias, un buen proyecto para el futuro, porque no podemos vivir aislados del mundo" - María Oroquieta

"¿Y qué le dimos a cambio? Cuando la limosna es grande hasta el santo desconfía " -María Teresa Mercado

"También se las sacó a otros países: Brasil y México, entre ellos. Esto no es gestión Macri, es política de Trump" -María Claudia García Prieto

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.