San Lorenzo aplastó a Estudiantes y definirá la Liga de las Américas ante Mogi das Cruzes

Gabriel Deck, la explosión en el equipo de básquetbol de San Lorenzo
Gabriel Deck, la explosión en el equipo de básquetbol de San Lorenzo Crédito: Santiago Filipuzzi
Alejandro Panfil
(0)
24 de marzo de 2018  • 23:55

San Lorenzo suele tener un gran apoyo de su público en el Roberto Pando, pero el que tuvo en el aplastante 101-78 sobre Estudiantes, de Concordia, en la segunda semifinal del Final Four de la Liga de las Américas, debió de superar todo registro. Los cantos, el fervor, el hostigamiento al adversario y los reclamos a los jueces se multiplicaron a la enésima potencia por estar en juego ni más ni menos que un título internacional para la historia del club, el que definirá este domingo a las 21 frente a Mogi das Cruzes, vencedor del duelo previo contra Regatas Corrientes por 78-74.

La final será a las 21.30 y la televisará DirecTV Sports2 (canales 612 y 1612); a partir de las 19 se enfrentarán Regatas y Estudiantes por el tercer puesto, con transmisión por la misma vía.

Con la caldera que fue el escenario de Boedo y con un equipo repleto de figuras, el Ciclón no tuvo piedad ante el conjunto dirigido por Lucas Victoriano que comenzó a bajar los brazos en el tercer cuarto y terminó sufriendo el parcial final como mero testigo del floreo local.

En San Lorenzo, que homenajeó con una plaqueta a Julio Lamas en el descanso largo, brilló todo el equipo, pero en especial el alero Gabriel Deck, que tuvo una descollante tarea con 30 puntos, 7 rebotes y 1 asistencia.

A esa altura, Mogi das Cruzes ya esperaba en la final a este San Lorenzo que va por la Copa Libertadores del básquetbol. Su público se prepara para volver a sentirse dueño de America, como lo fue en 2014 con el fútbol.

Regatas se frustró ante Mogi das Cruzes
Regatas se frustró ante Mogi das Cruzes Crédito: Santiago Filipuzzi

Regatas no pudo con Mogi

En el primer turno, Regatas tuvo un buen comienzo pero no logró sostenerlo y terminó cayendo por 78-74 frente a Mogi das Cruzes, el equipo brasileño que llegó sin ninguna intención de ser un mero invitado a la fiesta argentina (los conjuntos albicelestes fueron tres de los cuatro de las semifinales).

Tras un arranque prometedor en el que el equipo dirigido por Gabriel Piccato se mostró más despierto que el de Guerrinha y se llevó el primer cuarto por 21-14, llegaron las imprecisiones con la bola, la escasa contracción defensiva y las enormes dificultades para penetrar la zona pintada custodiada por el enorme Caio Torres, el ala-pivote de 2,11 metros que resultó una muralla.

Regatas comenzó a correr desde atrás en el segundo cuarto. Perdió ese parcial por 28-14 y el siguiente por 18-15. Intentó una recuperación sobre el final, pero falló en la toma de decisiones y en la ejecución, ya decididamente en manos de Paolo Quinteros. Aunque se llevó el último parcial, por 24-18, se quedó sin chances de alzar este trofeo por segunda vez en su historia. Su principal goleador fue Thomas Brandon, con 17 tantos; el base Santiago Vidal y Chevon Troutman contribuyeron 14 puntos cada uno.

Mogi no solo construyó la victoria a partir del trabajo de Caio Torres, ya que en ataque hicieron buenos aportes el alero Shamell Stallworth, con 19 puntos; el ala-pivote Tyrone Curnell, con 18, y el base Larry Taylor con 13.

Los brasileños, ya con el primer objetivo cumplido, esperan la final sintiéndose capaces de ser un gran escollo para San Lorenzo, y algo más también.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.