Fórmula 1: un debut malogrado por una bolsa de plástico y otras perlitas del GP de Australia

Gran Premio de Australia la primera carrera de la temporada de Formula 1
Gran Premio de Australia la primera carrera de la temporada de Formula 1 Fuente: Reuters
(0)
25 de marzo de 2018  • 15:50

MELBOURNE (dpa).- Un acierto estratégico del equipo Ferrari y un golpe de fortuna por la aparición de un auto de seguridad virtual en el momento exacto se conjugaron este domingo para que el alemán Sebastian Vettel se impusiera al británico Lewis Hamilton e n el Gran Premio de Australia de Fórmula 1.

La clave: el auto de seguridad

El alemán, que en la primera parte de la carrera no había podido subir de la tercera posición, aprovechó la aparición de un auto de seguridad para hacer en ese momento su detención en boxes y volver a pista delante de Hamilton y su compañero Kimi Raikkonen, que finalizó tercero.

"Fue una buena carrera y tuvimos muchas suerte con el safety car", reconoció Vettel en el podio. "Este triunfo es una gran motivación para lo que viene, pero todavía no estamos donde queremos estar, no siento el automóvil", remarcó el cuatro veces campeón del mundo, que sumó su victoria 48 en la máxima categoría, en 200 carreras. Además fue su centésimo podio.

Entonces, Ferrari apostó por la estrategia para cambiar la historia. Mandó rápido a los boxes a Raikkonen en la vuelta 18, idea copiada enseguida por Mercedes, que en el giro siguiente hizo parar a Hamilton para mantenerse adelante del finlandés. Sin embargo, un golpe de efecto modificó los planes. Los Haas de Magnussen y Sebastien Grosjean, que estaban cumpliendo una gran carrera, se detuvieron en giros consecutivos, e incluso el auto del francés quedó en lugar peligroso.

Por ese motivo, los organizadores pusieron el "safety car" virtual, circunstancia que Vettel no dejó pasar. "Estaba rezando por un coche de seguridad y de pronto el Haas se detuvo a la salida de la curva dos. Cuando lo vi me llené de adrenalina", reconoció Vettel.

Falla en el software de Mercedes

Fue el propio el jefe deportivo de Mercedes, Toto Wolff, el que reveló las fallas después de la carrera. "Calculamos la brecha que se necesitaba con la aparición de un VSC y nuestra computadora dijo que 15 segundos era el tiempo suficiente", reconoció Wolff. "El software o el sistema que hemos estado usando durante cinco años nos acaba de dar un número equivocado", aseguró el austríaco. "Lewis no hizo nada malo. Se debió a una falla de software o un algoritmo que simplemente estaba mal". Wolff reconoció además que Hamilton podría haber acelerado un poco su ritmo si el equipo le hubiese avisado que la posición corría riesgo.

También Raikkonen se lamentó de su mala suerte, aunque se consoló con que la victoria haya quedado en la escudería. "Estábamos para un mejor resultado, pero no tuvimos fortuna. Al menos, la suerte la tuvo Sebastian y el triunfo quedó en el equipo", dijo el finlandés, que en final terminó conteniendo a Ricciardo para sostener su plaza en el podio.

Un estreno desafortunado

El estreno del ruso Serguei Sirotkin en la Fórmula 1 no pudo ser más desafortunado, ya que el piloto de Williams tuvo que abandonar el Gran Premio de Australia en la cuarta vuelta, después de que una bolsa plástica complicara el rendimiento de los frenos de su auto. La alegría de Sirotkin en la categoría reina del automovilismo mundial se apagó muy pronto, ya que el ruso sólo pudo girar unos 20 kilómetros en el Albert Park de Melbourne antes de que su Williams se detuviera por un extrañó inconveniente en los frenos.

"Es una pena, estoy bastante decepcionado", se lamentó Sirotkin, que había dicho que esperó mucho tiempo para vivir esta experiencia en la Fórmula 1. El ruso, que postergó al polaco Robert Kubica como piloto de pruebas del equipo y dejó sin butaca al alemán Pascal Wehrlein, destacó que su abandono se produjo por haberse quedado sin frenos traseros, aunque no aclaró el motivo del inconveniente.

Ya con el auto en los boxes, los mecánicos del equipo detectaron la causa del problema. De acuerdo con lo que explicó el director técnico de la escudería, Paddy Lowe, una bolsa plástica quedó enganchada en el sistema de refrigeración de los frenos, lo que provocó un sobrecalentamiento que llevó a fallar al sistema hidráulico.

"Nuestro análisis provisional indica que una bolsa plástica quedó atascada en el auto y bloqueó la refrigeración del freno. La parte trasera derecha comenzó a arder y el circuito hidráulico falló. El pedal del freno quedó trabado y tuvo que salir de pista", explicó Lowe.

La alegría de Sirotkin en la categoría reina del automovilismo mundial se apagó muy pronto, ya que el ruso sólo pudo girar unos 20 kilómetros en el Albert Park de Melbourne antes de que su Williams se detuviera por un extrañó inconveniente en los frenos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.