En San Juan, lograron bajar la deserción con un proyecto de educación domiciliaria

Emilce Martínez (20) hace la tarea junto a su bebe, Catalina
Emilce Martínez (20) hace la tarea junto a su bebe, Catalina Fuente: LA NACION
La iniciativa del Colegio de Santa Lucía está dirigida a alumnos que atraviesan adicciones o tienen problemas de salud
María Ayuso
(0)
26 de marzo de 2018  

Emilce Martínez tiene 20 años y es mamá de Catalina, una beba de siete meses. Cuando quedó embarazada, pensó en dejar el secundario. "Tenía anemia y las defensas bajas, por lo que no podía estar saliendo de casa sin riesgo de enfermarme", cuenta en el comedor de su hogar en la ciudad de San Juan, junto a una mesa en la que se desparraman libros y cuadernos.

"Entonces, los profesores me ofrecieron participar de un proyecto de educación domiciliaria: no solo me tomé el tiempo para aprender a ser mamá, sino que también pude reincorporarme a la escuela sin atrasarme", agrega lo joven, que hoy está cursando sexto año.

Emilce forma parte de los 41 alumnos que desde 2015 participan de "Rutas: la educación es un derecho que la enfermedad no limita", una iniciativa del Colegio Provincial de Santa Lucía, en la capital sanjuanina, pensada para jóvenes que no pueden asistir regularmente a clases, que el año pasado resultó una de las ganadoras del Premio Comunidad a la Educación.

"¿Cómo hacemos para frenar la deserción escolar?", fue la pregunta que se hicieron en octubre de 2014 los docentes y directivos de esa institución, preocupados por las altas tasas de abandono que registraban entre sus alumnos. En el marco de una realidad nacional en la que la mitad de los jóvenes no terminan el secundario, el equipo se propuso averiguar cuáles eran los motivos que los alejaban de la escuela: los casos de embarazo adolescente, adicciones o trastornos de la alimentación eran algunos de los más frecuentes.

Premio Comunidad a la Educación

2:34
Video

"Empezamos a pensar cómo podíamos recuperarlos y hacer que volvieran a la escuela una vez superada su problemática sin atrasarse ni abandonar los estudios. El objetivo era no perderlos, que no se sintieran aislados ni solos", explica Olga Aubone, directora del colegio, al que asisten 600 alumnos de nivel secundario, gran parte de los cuales pertenecen a familias en situación de vulnerabilidad social.

Decididos a no quedarse de brazos cruzados y tomando como puntapié la propuesta de una profesora de matemáticas, nació "Rutas". Según la directora, la iniciativa -declarada de interés cultural por la municipalidad- es pionera en la provincia: "Si bien la modalidad domiciliaria está contemplada en la ley de educación provincial para los niveles inicial y primario, no existía en el secundario".

Uno de los ejes del proyecto es el compromiso de toda la comunidad educativa: desde los docentes, hasta los alumnos y los padres.

¿Cómo funciona? Los profesores cargan en una plataforma de uso interno los contenidos que preparan especialmente para que los chicos desarrollen en sus casas; luego, hay una encargada de hacérselos llegar a través de WhatsApp, Facebook, mail o, en caso de que no tengan Internet, acercándoles un pendrive o llevándoles las tareas impresas a sus hogares. Otras veces, son los mismos papás los que van a buscar los contenidos.

Para participar del proyecto, los alumnos deben contar con una certificación que avale el motivo por el cual no pueden asistir a clases, y la condición es que se reinserten en su curso en el transcurso de un año. Además, los padres tienen que firmar un "acta de compromiso" en la que se responsabilizan de que sus hijos estudien en sus casas.

Celina Maturano, profesora de matemáticas, asegura: "Los alumnos que están cursando regularmente también participan del proyecto a través de diferentes actividades: difundiendo la propuesta mediante charlas en los cursos o en los medios de comunicación locales; digitalizando el material, o haciendo de tutores".

Soñar con el egreso

Milagros Balmaceda tiene 18 años y es otra de las alumnas que participaron de "Rutas". Se sumó en 2016, cuando cursaba tercer año. "Siempre fue muy callada y poco sociable. Sufrió bullying toda la primaria, en la secundaria pasó lo mismo y repitió", cuenta Yanina Silva, su mamá. "Cambió de escuela en dos oportunidades. Cuando ingresó al Colegio de Santa Lucía, fue un mes y, de repente, no quiso ir más. Consulté a una psicóloga y me dijo que había desarrollado pánico social: no quería salir de casa". La familia vive en el barrio Valle Grande, en la localidad de Rawson, en un conjunto de viviendas subsidiadas por el Estado.

"Participó del programa durante todo un año. Yo iba y volvía con el pendrive para que me pasaran las tareas. La oportunidad que le dieron le permitió proyectar su futuro: hoy está en la escuela, volvió a socializar y su sueño es egresar. Yo como mamá estoy orgullosa de mi hija", dice Yanina con la voz quebrada por la emoción y cuenta que a pedido de Milagros ella misma decidió terminar el secundario.

Para Aubone, el desafío es llegar con el proyecto a más escuelas. "Nuestra utopía es que no haya ningún chico que quede fuera del sistema educativo. Estamos poniendo un granito de arena", concluye.

Un premio para docentes

Se lanzó la 12»edición del Premio Comunidad a la Educación organizado por Fundación La Nación junto a Banco Galicia y Fundación Osde, y con el apoyo de Latam Airlines Argentina, Cimientos, Proyecto Educar 2050, Telefé y la Universidad de San Andrés. El objetivo de este premio es impulsar los esfuerzos y logros de aquellos equipos docentes que desarrollan estrategias pedagógicas innovadoras para mejorar la calidad de la educación en contextos vulnerables, generando un impacto positivo en la comunidad. La convocatoria está abierta hasta el 6 de julio. Premio Comunidad www.fundacionlanacion.org.ar/premio

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.