0

Afirman que la Argentina tiene potencial para vender manufacturas a China

Caputo (Finanzas), Moreno (BID) y Cornejo (gobernador de Mendoza), ayer en el cierre del BID
Caputo (Finanzas), Moreno (BID) y Cornejo (gobernador de Mendoza), ayer en el cierre del BID Crédito: BID
El presidente del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) dijo que el país debe ganar en competitividad
Sofía Diamante
0
26 de marzo de 2018  

MENDOZA.- Si en los últimos veinte años la región se benefició con el aumento de la demanda de commodities por parte de Asia, ahora América Latina podrá sacar provecho también de las altas tasas de ahorro de los países asiáticos a través de la expansión del Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB, por sus siglas en inglés), un organismo multilateral fundado hace apenas dos años en China.

La Argentina y seis países más de la región están en proceso de convertirse en miembros -solo falta la aprobación del Congreso-, lo que les permitirá acceder a los excesos de capitales asiáticos para invertirlos en proyectos de infraestructura que incentiven el comercio y la conectividad con Asia.

Así lo explicó Jin Liqun, presidente del banco, en su visita a esta ciudad para participar en la Asamblea Anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Precisamente con el banco el organismo asiático busca asociarse para cofinanciar programas en la región y aprovechar la red de relaciones que el BID tiene en América Latina desde hace 60 años.

"Asia no puede sostener su economía de forma aislada, tiene que crecer con comercio y relación con otros continentes, particularmente con éste. En los últimos años aumentó el comercio entre ambas regiones y no fue solo por China, que es un factor grande, pero no el único", dijo Liqun, en una charla con el economista Marcos Buscaglia, bajo el lema " Conectando América Latina y Asia: el papel de AIIB".

El banco multilateral inició sus operaciones en enero de 2016 y ya cuenta con 84 miembros aprobados y 24 proyectos ejecutados por un monto de US$4260 millones. Los intereses de AIIB en América Latina están en desarrollar los puertos, mejorar la logística y ampliar la generación y transporte de energía y gasoductos.

"Ahora estamos haciendo foco en Asia, colocando todos los recursos allí. Pero habrá recursos suficientes para invertir en otros países, por ejemplo en Sudamérica, donde vamos a especializarnos en mejorar la conectividad. El comercio entre la región representa solo un 15% del PBI. Les falta desarrollar la conectividad", remarcó, y anticipó que les interesa instalar cables marinos que conecten el continente asiático con América Latina.

Si bien Liqun aclaró en varias oportunidades que no busca sermonear, dijo que la Argentina no puede exportar solamente materias primas. "El ingreso per cápita en América Latina es más alto que en la mayoría de los países asiáticos, por los recursos naturales que tienen. Pero la región puede todavía diversificar su economía y llevarla a un mejor nivel. Exportan materias primas o productos de agricultura, que es muy bueno, pero un país no se puede quedar como exportadores únicamente de eso", señaló.

Y luego dijo que todos le preguntan si China puede comprar productos distintos que materias primas a América Latina. "Por supuesto que tiene que haber un equilibrio en la balanza comercial, pero Asia no puede importar artículos manufactureros si no son competitivos", contestó.

Por eso, volvió a destacar la importancia de impulsar una mayor integración. "Si América Latina puede mejorar su conectividad, desarrollando sus economías, al estar integrados y tener mercados más grandes, va a ser más fácil generar productividad. Así, los productos de la Argentina van a poder ser exportados a Asia", agregó.

La región en su conjunto tiene un mercado de 600 millones de personas; un número muy bajo cuando se compara con los más de 1300 millones que tienen China e India cada uno.

El exviceministro de Finanzas de China y presidente del mayor banco de inversión de ese país, el China International Capital Corporation (CICC), dio como ejemplo el crecimiento de su nación. "Hace 40 años, los propios chinos no querían comprar generadores eléctricos de industrias nacionales, los consideraban de baja calidad. Todos los componentes venían de Japón. Ahora China es uno de los mayores productores de equipos y máquinas de alta calidad", dijo.

Liqun también destacó la riqueza que tiene América Latina en energías renovables, sobre todo la solar y la eólica. "Con el avance de la tecnología, los paneles solares van a ser más productivos y eficientes. A medida que los gobiernos se tomen muy en serio esto, los países de América Latina van a andar muy bien", concluyó.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.