Destacan la sintonía entre el BID y el gobierno argentino

El banco se comprometió a incrementar la ayuda a partir de los cambios en la política económica
Sofía Diamante
(0)
26 de marzo de 2018  

MENDOZA (De una enviada especial).- Que la Argentina haya presidido este año la Asamblea Anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) es solo una señal más de la confianza que el organismo depositó en el gobierno de Mauricio Macri cuando fue elegido, en 2015. Desde entonces, el banco cuadruplicó sus préstamos al país, que pasaron de US$660 millones en 2014 a los US$2350 millones aprobados para este año, con la posibilidad de extenderse a US$2750 millones. Además, el brazo privado del BID, el BID Invest, pasó de no dar financiamiento a la Argentina -"imposible de operar con un tipo de cambio controlado", decían- a aumentar sus créditos al sector privado en US$1200 millones en los últimos dos años.

Con estos números, es fácil explicar la buena sintonía que existió entre Luis Caputo , ministro de Finanzas, y su "amigo" -como él lo llama- Luis Alberto Moreno, presidente del organismo, durante las reuniones que se desarrollaron en esta ciudad en cuatro días.

El gobierno argentino buscó aprovechar el hecho de ser el anfitrión, con la participación en los foros de tres ministros más, además de Caputo, Guillermo Dietrich (Transporte), Francisco Cabrera (Producción) y Rogelio Frigerio (Interior y Obras Públicas); el gobernador mendocino Alfredo Cornejo, y el propio Macri, que abrió con su discurso la asamblea oficial.

"Quiero agradecer a todos los gobernadores que han venido de tan lejos por confiar en la Argentina para presidir esta asamblea. Gracias especialmente a Luis Alberto. Tenemos un gran desafío por delante que quedó bien claro: cómo aumentar nuestra inversión en infraestructura y cómo atraer el capital privado para lograrlo", dijo Caputo, en el cierre de la reunión anual.

Capacidad de absorción

José Luis Lupo, representante del BID en la Argentina y responsable de la entidad para el Cono Sur, explicó que la mayor colaboración entre el organismo y el país ocurre porque "la Argentina mejora". "Cuando el país mejora, libera recursos al banco. El banco es una cooperativa, y si un país grande como la Argentina, que es el segundo prestatario, tiene una calificación de riesgo negativa, el balance del banco sufre y tenemos que prestar menos a todos, que es lo que pasaba antes", dice. "Antes prestarle un dólar a la Argentina significaba inmovilizar 33 centavos del capital que no llegaban a otros países pobres. La Argentina tiene capacidad de absorción y tiene muchísima escala para usar. Además, mejoró enormemente su calificación de riesgo en los mercados", agregó.

Los créditos al país efectivamente mejoraron cuando la Argentina arregló su situación de deuda con los holdouts y salió del default después de 14 años de conflicto internacional. Por eso cuando Macri asumió, el BID se comprometió a otorgarle al país un apoyo financiero de US$6000 millones para los cuatro de años de su gobierno, y ahora, según explica Lupo, "vamos a superar es monto en por lo menos un tercio de lo que nos habíamos comprometido".

Asimismo, señala que como en "la Argentina partimos de una base pequeña, eso no nos lleva a sobre exponernos con el país. Es razonable por el tamaño y el capital que tiene y por lo que significa para el banco", dijo.

Sin temores

Lupo afirmó que en la entidad no hay temor de que un cambio de gobierno se traduzca en un default, porque nunca, "ni en los peores momentos", el país dejó de pagar. "Cuando un país tiene que arreglar con sus acreedores, siempre están primeros en prioridad los multilaterales, porque nuestros préstamos son a plazos muy largos y a tasas muy convenientes. Los propietarios del banco son, además, los países, que tampoco quieren que sufra su balance", aclaró el funcionario.

Lupo además destacó que los plazos a los que presta el BID son de hasta 25 años, con cinco años de gracia y una tasa de interés Libor -una tasa de referencia fijada por la Asociación de Banqueros Británicos-, sumada a un - que ha ido bajando a menos del 1 por ciento.

Inversión en infraestructura, la clave

Mientras la economía mundial enfrenta potenciales riesgos de mayores tasas de interés y una corrección de los precios mundiales de los activos, la perspectiva general de América Latina es positiva, con un índice de crecimiento esperado del 1,9% este año, según indica el Informe Macroeconómico 2018 del BID. Sin embargo, esto se encuentra muy por debajo del índice mundial, previsto en 3,9%, y América Latina y el Caribe seguirán a la zaga a menos que se adopten sustanciales cambios de política en el frente económico."La estabilidad macroeconómica es un buen punto de partida para lograr que la economía avance. Pero para crecer más vigorosamente necesitamos invertir más y más productivamente y atacar los cuellos de botella que limitan el crecimiento, incluyendo el diseño de sistemas impositivos, bajos niveles de ahorro, restricciones crediticias y carencia de mercados competitivos que recompensen la productividad", expresó Santiago Levy, vicepresidente de Sectores y Conocimiento del BID.La región decididamente necesita más inversiones, especialmente en infraestructura. La tasa de inversión promedio entre el periodo comprendido entre 1990 y 2017 fue 17% del PBI, por debajo del 26% correspondiente a Asia emergente. Asimismo, la región es 40% menos efectiva que los países asiáticos en la generación de crecimiento del PBI por cada dólar adicional invertido. La economía de América Latina, concluye el BID, sería tres veces mayor si hubiera logrado igualar las tasas de inversión y eficiencia de Asia emergente desde 1990.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.