0

Un expediente principal y 24 causas conexas por otros delitos

Se investigan otros casos similares e incluso trata de personas y narcotráfico
0
26 de marzo de 2018  

El 20 de febrero comenzó el juicio en la Cámara Segunda del Crimen de Río Negro contra siete policías por la desaparición y muerte de Daniel Solano.

En el auto de elevación a juicio se acusa a los policías Sandro Berthe, Juan Barrera y Pablo Bender de ser presuntos coautores de los delitos de "vejaciones y privación ilegal de la libertad en concurso real con homicidio". Los uniformados Andrés Albarran, Pablo Quidel y Diego Cuello enfrentan los mismos cargos, pero como partícipes primarios. Por último, el agente Héctor Martínez está acusado de ser partícipe secundario de los anteriores delitos y autor de "abuso de autoridad y falsedad ideológica". Todos llegaron al debate oral en libertad y todavía en funciones.

Si bien esta es la causa principal, la desaparición de Solano puso bajo la lupa el maltrato a los trabajadores "golondrina" por parte de algunas empresas; la actuación irregular de la policía, tanto como "mano de obra" contratada por esas compañías como por los reiterados casos de apremios ilegales, y la eventual estafa económica de la que habrían sido víctimas Daniel y sus compañeros en el pago de sus salarios como empleados temporales.

En ese sentido, la Justicia de Río Negro tramita 24 causas conexas por otras desapariciones y muertes de trabajadores, por trata de personas y hasta por narcotráfico, entre otros delitos.

Según una de las denuncias, la empresa Agrocosecha SRL se quedaba con gran parte de los sueldos de los jornaleros, a los que les sacaban la documentación para desactivar cualquier reclamo. "Nosotros denunciamos la complicidad de los distintos estamentos de poder. Por ejemplo, recusamos a la primera jueza del caso, Marisa Bosco, por plantear que Daniel Solano se había ido de Río Negro por propia voluntad, pero también denunciamos al fiscal, a dos empresarios y a los dueños del boliche Macuba, al que Daniel había ido la noche que desapareció, porque permitieron que la policía lo sacara a golpes", dijo el abogado querellante Leandro Aparicio.

"También, a los punteros que reclutaban trabajadores para traficar droga, al comisario de Choele Choel que plantó 'testigos truchos' para desviar la investigación. A ninguno de ellos se lo investigó. Solo juzgarán a los policías que cumplieron la orden de matar, no a los ideólogos ni a los encubridores", concluyó.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.