EE.UU. y sus aliados coordinan la mayor expulsión de espías rusos de la historia

Donald Trump ordenó nuevas medidas contra Rusia en apoyo de sus aliados británicos
Donald Trump ordenó nuevas medidas contra Rusia en apoyo de sus aliados británicos Fuente: AP
Rafael Mathus Ruiz
(0)
26 de marzo de 2018  • 10:20

WASHINGTON.- En una ofensiva que llevó a la relación entre Occidente y Moscú a las peores épocas de la Guerra Fría, Estados Unidos, Canadá y 20 naciones europeas se sumaron a Gran Bretaña y anunciaron la mayor expulsión de funcionarios rusos de la historia. Fue un fuerte mensaje de unidad frente a Vladimir Putin , acusado del ataque químico en el Reino Unido contra un exespía ruso, una agresión inédita en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial. En total, 137 funcionarios rusos serán echados, acusados de espionaje.

En el golpe más duro al Kremlin, el gobierno de Donald Trump asestó la mayor represalia de todas al expulsar a 60 funcionarios -48 de la embajada rusa en Washington y 12 de la misión ante las Naciones Unidas- a quienes acusó de ser "agentes de inteligencia" encubiertos, y ordenar el cierre del consulado en Seattle, en el norte del país, por su cercanía a una base de submarinos y la fábrica de aviones Boeing.

La ofensiva coordinada de Occidente encolumnó a 22 países detrás de Gran Bretaña, que ya había anunciado la expulsión de 23 diplomáticos rusos. En total, 137 funcionarios serán expulsados. Moscú volvió a rechazar todas las imputaciones, condenó el "provocador gesto de solidaridad" y prometió una réplica.

"El régimen del presidente Putin está llevando a cabo actos de agresión contra nuestros valores e intereses compartidos dentro de nuestro continente y más allá", remarcó la premier británica, Theresa May, en un discurso en el Parlamento británico. "El Reino Unido estará hombro a hombro con la Unión Europea y la OTAN para enfrentar estas amenazas juntos", afirmó.

El saludo de Trump a un soldado, anteayer, en su llegada a la Casa Blanca
El saludo de Trump a un soldado, anteayer, en su llegada a la Casa Blanca Fuente: Reuters - Crédito: Yuri Gripas

El frente de países contra el Kremlin incluyó a la mayoría de los aliados de la OTAN, entre ellos, las potencias europeas -Alemania, Francia e Italia-, los países bálticos y los escandinavos, y algunos de las naciones que estaban "detrás de la Cortina de Hierro", como Polonia, Hungría o Rumania, además de los dos miembros del G7 de América, Estados Unidos y Canadá.

Islandia dio la nota: suspendió el diálogo bilateral y anticipó que ninguno de sus líderes viajará al Mundial de fútbol.

La ofensiva coordinada ofreció la reacción internacional más contundente al ataque en Salisbury, en el sur de Inglaterra, contra al exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia, con un agente neurotóxico, una agresión que muchos líderes vieron como una alarmante escalada por parte de Putin.

"Rusia no puede romper la ley internacional con impunidad", afirmó el ministro de Relaciones Exteriores británico, Boris Johnson.

La Casa Blanca justificó la expulsión de los rusos en la necesidad, justamente, de enviarle un mensaje a Putin ante lo que llamó su "patrón de actividades desestabilizadoras en todo el mundo", además de reducir su capacidad de espionaje en Estados Unidos y reforzar la seguridad nacional.

La expulsión de funcionarios marcó un nuevo punto de quiebre para Trump, que había abogado, una y otra vez, como candidato y presidente, por buscar un vínculo amistoso con Rusia y Putin. Pero la creciente presión interna y externa lo forzaron a revertir su postura e imponer sanciones a Moscú. Washington ya ha respondido con medidas a la anexión de Crimea y la injerencia del Kremlin -según Estados Unidos- en la última elección presidencial, una acusación que Putin siempre negó, como también negó cualquier responsabilidad en el ataque en Gran Bretaña. "Estas acciones dejan en claro a Rusia que sus acciones tienen consecuencias", fue el mensaje que dejaron altos funcionarios del gobierno de Trump en una conferencia telefónica con periodistas para explicar la decisión.

El gobierno norteamericano acusó sin medias tintas a Rusia de haber utilizado un "agente nervioso de calidad militar" contra Skripal, en territorio europeo, una agresión a la que tildó de "escandalosa", y una violación de la Convención sobre Armas Químicas y la ley internacional. La Casa Blanca supeditó cualquier acercamiento a Moscú a un cambio de actitud de Putin.

"Estados Unidos está dispuesto a cooperar para construir una mejor relación con Rusia, pero esto solo puede suceder con un cambio en el comportamiento del gobierno ruso", dijo la vocera presidencial, Sarah Sanders, en un comunicado.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia expresó su "enérgica protesta" por la movida occidental, a la que consideró un acto "inamistoso".

"El provocador gesto de solidaridad con Londres en el denominado 'caso de los Skripal' dado por estos países que se dejaron llevar de la rienda por las autoridades de Gran Bretaña, sin darse el trabajo de esclarecer las circunstancias de lo ocurrido, aviva la confrontación y tiende a escalar la situación", lamentó Moscú. Además, acusó a Londres de adoptar una postura "preconcebida, sesgada e hipócrita".

El gobierno de Putin prometió que el "gesto inamistoso" de los países que decidieron plegarse a Londres no pasará desapercibido, y prometió una respuesta. El siguiente indicio lo brindó la embajada rusa en Washington, que publicó una encuesta en Twitter con tres opciones y una pregunta: "¿Qué consulado de Rusia en Estados Unidos cerraría, si la decisión fuera suya?". La encuesta proponía los consulados de Vladivostok, Ekaterimburgo y San Petersburgo.

El caso que desató la tensión

El hecho

El exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia fueron envenenados el 4 de marzo pasado con un agente neurotóxico en un shopping de Salisbury, en el sur de Gran Bretaña

Declaraciones

El 12 de marzo pasado, Theresa May declaró ante el Parlamento que era "altamente probable" que Moscú estuviera detrás del envenenamiento, La primera ministra británica le puso un plazo de 24 horas al Kremlin para "develar en forma inmediata los detalles del programa Novichoc", nombre de ese producto letal, a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas

Diplomáticos

Dos días después, ante el silencio de Rusia, Gran Bretaña expulsó a 23 diplomáticos rusos. Ayer, en solidaridad Estados Unidos y Europa decidieron expulsar de sus países a más de 100 diplomáticos rusos, una decisión compacta que el Kremlin no esperaba

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?