0

Dejó de fumar por una promesa a su padre; hoy entrena para su tercera maratón

Medalla de finisher: Julieta en brazos de su novio Jonathan en la llegada de la maratón que se corrió el año pasado en Buenos Aires
Medalla de finisher: Julieta en brazos de su novio Jonathan en la llegada de la maratón que se corrió el año pasado en Buenos Aires Crédito: Franklin Guillen
Jimena Barrionuevo
0
27 de marzo de 2018  • 00:43

"Prometeme que vas a dejar de fumar", le escribió su papá con mucho esfuerzo en un pedazo de papel casi como una despedida y consciente de que estaba llegando al final de sus días. Aunque él estaba convencido de que sus años como fumador le estaban pasando factura, hacía dos semanas que estaba internado con un cuadro grave de gripe A. Era 2009 y formó parte del grupo de los primeros afectados que no pudo superar la enfermedad. "Estaba intubado porque ya casi no podía respirar. Fue tan rápido que casi no pude procesar lo que le estaba pasando. Nunca sentí que estaba tan bien aplicado el hoy estamos y mañana no. Su enfermedad duró apenas dos semanas y cuando falleció fue muy difícil porque sentí que lo habían arrancado de mi vida. Me llevó un año entender todo y darme cuenta que no había superado nada, estuve triste y pensaba muchísimo en él", recuerda Julieta Cohen (41).

Pasó el tiempo. Julieta tenía tan sólo un vago recuerdo de aquella promesa que le había hecho a su padre pero no podía dejar de fumar. Oriunda de Entre Ríos, había llegado a Buenos Aires para estudiar diseño gráfico y las tardes, noches y madrugadas dedicadas a los trabajos prácticos, las maquetas, los collages y el dibujo técnico la habían llevado, quizás sin darse cuenta, a encontrar en el cigarrillo un compañero y excusa para bajar la ansiedad. "En el departamento dónde vivía no habia cable y tenía momentos en los que me aburría o extrañaba. Todos o la gran mayoría de mis compañeros de facultad fumaban, así que un día bajé al quiosco y me compré un atado, me fuí a mi casa y en el camino prendí un cigarrillo. Me acuerdo que me hizo toser bastante y me pareció desagradable, pero luego prendí otro y asi empecé".

Además de separarse a su familia en su provincia natal para dedicarse de lleno a su vocación, Julieta tuvo que dejar de lado, también, el deporte de alto rendimiento. Desde chica había practicado gimnasia artística y estaba acostumbrada a ejercitarse con intensidad. "Al estar lejos de mi familia y no saber cocinar, empecé a comer muy mal, terriblemente mal. No sabía hacer ni un plato de fideos y los primeros días vivía de la panadería de la vuelta. Me acuerdo que comía sandwiches de miga, medialunas y torta de ricota. Hasta que un día me aburrí de esas opciones y compré fideos y arroz. Fumaba unos 5/10 cigarrillos por día al principio. Con el tiempo, la cantidad fue aumentado y cada vez que tenía un parcial o una entrega fumaba mucho más".

Habían pasado tres años de la muerte de su papá y para cuando comenzaba el otoño, sistemáticamente y en forma consecutiva Julieta se enfermaba de bronquitis. "Una noche que volaba de fiebre, soñé con la promesa que le había hecho a mi papá y al día siguiente pensé que quería dejar de fumar". Y lo hizo. Dice que no recuerda cómo fue el primer día sin cigarrillo pero tiene un claro registro del malestar, la tos, la ansiedad y el malhumor que trajo de la mano esa sabia decisión. "No sabía bien cómo calmar la ansiedad. Mi novio también había dejado de fumar. Él agarraba las zapas y salía a correr. Juntos empezamos a ir al gimnasio, nos manteníamos ocupados durante el día y evitábamos reuniones sociales. Teníamos terror de tomar algo y caer en las ganas de agarrar un cigarrillo, asi que por un tiempo evitamos reuniones con gente que fumara", explica.

Un desafío saludable

Este mes Julieta se animó al formato trail y corrió los 27k de la tradicional Terma Adventure Race que se realizó en Tandil
Este mes Julieta se animó al formato trail y corrió los 27k de la tradicional Terma Adventure Race que se realizó en Tandil

El entorno empujaba a Julieta a superarse. "Yo trabajaba en una productora que organizaban carreras y mis compañeros me animaron a correr un 10k. Nunca en mi vida había corrido nada así que le pedí ayuda a mi novio, Jona. Primero corrí una carrera de 7k y luego pude completar el 10k. Aún no me sentia cómoda por completo pero luego me animé a una nueva distancia: un 21. Y así me fui metiendo y el running se fue haciendo parte de mi vida. Un día me molestó la musica, otro dia me animé a salir sola y un día salí y mi mente se puso en blanco, éramos los pasos, el aire y los árboles, mi respiración y yo. Ahi entendí que corriendo me conectaba conmigo y que ya no iba a dejar de hacerlo".

De la mano del running, llegó un mayor respeto hacia el propio cuerpo y la necesidad de cuidarlo por dentro y por fuera se hizo imperiosa. Junto a su novio empezaron a interiorizarse en la alimentación orientada hacia el deporte y comenzaron a entrenar en un grupo de running. "Empezamos a entrenar en un team con un entrenador que te va guiando y siempre aconseja comer sano y, de a poco, surgieron objetivos más grandes como el maratón. Ahí nuestro entrenador Oscar Ojeda nos recomendó ver a una nutricionista especializada en deportes para suplementar bien todas las necesidades que requiere nuestro cuerpo cuando la exigencia es tan grande. Ella nos guía en cómo y qué alimentos elegir como combinar los platos", explica Julieta.

Julieta y Matías Baez, entrenador de la sede de Vicente López de Az Team que dirige el Profesor Oscar Ojeda
Julieta y Matías Baez, entrenador de la sede de Vicente López de Az Team que dirige el Profesor Oscar Ojeda

Asegura que el running le enseñó a cuidarse, a conocerse y aceptarse como es. "Creo que en cierta forma correr me ayudó a revalorizarme frente a las exigencias. En ese sentido, mi mayor logro deportivo fue correr un maratón 42 km 195 mts, creo que alguna vez pensé que jamás iba a poder completar una, que mi cabeza no estaba preparada. Hoy estoy entrenando para la tercera. Y en cuanto a mi vida, mi mayor logro fue dejar de fumar, porque eso implica todo lo que soy y hago hoy".

Julieta junto a su novio y un grupo de amigos que corrió con ella los 42k
Julieta junto a su novio y un grupo de amigos que corrió con ella los 42k

La voz del especialista

El Dr. Hernán Provera es médico cardiólogo y Coordinador del Servicio de Prevención Cardiovascular y de Cesación Tabáquica del Instituto de Neurociencias Buenos Aires (Ineba) y en este audio explica qué es lo que sucede en el organismo desde el momento en que el cesa en el hábito y opta por una mejor calidad de vida.

Compartí tu experiencia

Si viviste alguna experiencia que mejoró tu bienestar y calidad de vida (puede ser médica, alimenticia, deportiva, un viaje, sentimental, profesional, lo que sea) y querés compartirla en esta columna, escribí a bienestarlanacion@gmail.com

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.