Por qué las alarmas de los relojes se repiten cada 9 minutos

Los relojes desperadores con la opción para posponer la alarma aparecieron a mediados del siglo pasado
Los relojes desperadores con la opción para posponer la alarma aparecieron a mediados del siglo pasado Crédito: BBC
(0)
27 de marzo de 2018  • 00:45

Como todas las mañanas, suena la alarma del móvil o del despertador y la apagás pensando: "10 minutos más". Pero lo que seguramente no sabes es que no van a ser 10, sino nueve.

¿Pero por qué nueve minutos? Para conocer la respuesta tenemos que retroceder a cuando se inventó el botón de snooze, el que permite posponer la alarma, allá por los años 50 del siglo pasado.

Cuando se inventó dicho botón, los engranajes de los relojes ya habían sido estandarizados en ciclos de 5 o (más usual) 10 minutos. Pero para poder añadir un engranaje para esta nueva función sin que el resto perdiera sincronía, los especialistas determinaron que el ciclo del snooze debía ser mayor o menor de 10 minutos, pero no de 10. Al final, los fabricantes decidieron que nueve era el tiempo indicado.

El botón de "snooze" se incluyó por primera vez en los relojes fabricados por General Electric en 1956, pero se popularizó en 1959, cuando la empresa Westclox sacó a la venta el reloj despertador al que llamó Drowse Electric Alarm Clock
El botón de "snooze" se incluyó por primera vez en los relojes fabricados por General Electric en 1956, pero se popularizó en 1959, cuando la empresa Westclox sacó a la venta el reloj despertador al que llamó Drowse Electric Alarm Clock Crédito: BBC

Aunque no está demasiado claro por qué los especialistas se decidieron por nueve minutos, hay expertos que argumentan que a los 10 minutos se entra a la etapa más profunda de sueño, por lo que habrían menos probabilidades de despertar si se posponiera más la alarma.

Otra de las hipótesis es que los diez minutos suponen una barrera psicológica. Era más fácil vender un intervalo breve, ya que así los dueños de los despertadores podían engañarse a ellos mismos con la idea de que esta nueva funcionalidad no influiría en su puntualidad mañanera.

Como normalmente los usuarios solían tardar un tiempo en reaccionar y apretar el botón desde que sonaba la alarma, los ingenieros que lo crearon creyeron que nunca se darían cuenta de la diferencia de segundos.

Con los relojes digitales también resultó más sencillo posponer la alarma nueve minutos en lugar de 10, porque el cálculo se podía hacer con un sólo dígito.

Después, cuando llegaron los smartphones, los ingenieros que comenzaron desarrollar la aplicación del snooze en estos pensaron que el de los nueve minutos era el estándar, y así lo dejaron, si bien en la mayoría se puede modificar.

Poco recomendable

El gesto de posponer la alarma es habitual para la mayoría de las personas. Pero, según los expertos, el botón de snooze, ideado para dilatar un poco más el despertar, no permite un descanso extra, sino todo lo contrario.

Al pulsar el botón de snooze lo que estamos haciendo es reajustar el ciclo del sueño en el cerebro una y otra vez, llevándolo a la confusión y alterando lo que se conoce como la inercia del sueño.

Eso lleva a un círculo vicioso y para cuando suena la segunda o tercera alarma, en lugar de haber disminuido la sensación de cansancio ésta ha aumentado.

Por eso, los expertos concuerdan en es más conveniente poner el despertador a la hora en la que realmente deben levantarse y dormir esos minutos que se pierden entre una alarma y la otra.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.