0

Competir por la vereda más limpia, una propuesta que entusiasmó a 31.500 vecinos

Es la cantidad de porteños que se inscribió para participar del concurso que evaluará el estado de 2000 cuadras; los ganadores no pagarán ABL en 2019
Es la cantidad de porteños que se inscribió para participar del concurso que evaluará el estado de 2000 cuadras; los ganadores no pagarán ABL en 2019 Crédito: Fabián Marelli
Valeria Musse
0
27 de marzo de 2018  

Casi 31.500 vecinos están en carrera para participar del concurso que busca incentivar a los porteños a mantener aseadas sus veredas y contagiar a otros habitantes a colaborar en la limpieza. Distribuidos en 11.405 cuadras de la ciudad, ahora resta aguardar cuáles serán las 2000 cuadras finalistas que efectivamente "competirán" por el premio mayor: la bonificación de ABL durante 2019 para los domicilios que se involucran activamente en la propuesta.

Dentro de una semana se anunciará la selección, que ponderará las cuadras con más vecinos anotados en función de la densidad poblacional de la zona. Hasta ahora, los barrios con mayor cantidad de cuadras postulantes son Caballito (1804), Palermo (1789) y Recoleta (1317).

Los participantes del programa Esa es mi Cuadra serán evaluados con un "índice de calidad de limpieza" que contempla las condiciones del mobiliario urbano, la correcta separación y disposición de los residuos (lo que incluye sacar la basura de 20 a 21), la tenencia responsable de mascotas, el aseo de las veredas y la ausencia de grafitis y de pegatinas que vandalicen los inmuebles privados y públicos.

Estos criterios se determinaron en función de experiencias internacionales en ciudades extranjeras (como Madrid, Barcelona, Miami y Los Ángeles), sugerencias de asociaciones civiles y encuestas de valoración de suciedad/limpieza.

Durante la vigencia del concurso, que se desarrollará entre el 6 de abril y el 24 de agosto, se realizarán tres evaluaciones sorpresivas para corroborar el nivel de aseo. Además habrá controles directos para que los vecinos involucrados envíen fotos que documenten su participación activa en la iniciativa, tanto con sus propias acciones como intercediendo ante otras personas para que modifiquen sus hábitos.

Con los datos procesados al finalizar el programa, en septiembre se conocerán las 48 cuadras ganadoras -una por barrio, que habrá competido con otras del mismo vecindario- en las que los inscriptos hayan logrado conservar el mejor estado de limpieza durante los tres meses de evaluación. Inspectores del Ministerio de Ambiente y Espacio Público serán los encargados de ponderar y elaborar un ranking de cada lugar.

El reconocimiento para los vecinos participantes de las cuadras ganadoras será de una exención del 100% del pago de ABL durante todo 2019. Si alguna persona vencedora ya se encuentra exenta de pagar el impuesto, el premio consistirá en una recarga de tarjeta SUBE por $2500 a partir de 2019.

Fuente: LA NACION

Cambio de paradigma

"Buscamos establecer una nueva relación con los vecinos. Es un cambio de paradigma: pasar del control y la sanción a los reconocimientos e incentivos de las buenas conductas", dijo Federico Di Benedetto, subsecretario de Comunicación porteño.

Según los cálculos oficiales, por las exenciones de ABL a los ganadores la Ciudad dejará de recaudar un máximo de $30 millones. Los valores promedio del gravamen varían: mientras en Recoleta el costo anual suma $19.344, en Caballito es de $10.500 y en Villa Lugano, de $1311.

El programa contempla el mantenimiento de la cuadra en ambas manos, solo hasta el cordón. Aun así, la Ciudad recomienda que se recojan los residuos barridos y no que se los empuje hacia la cuneta.

Si los vecinos detectan deficiencias en las tareas propias del servicio de higiene urbana (como la limpieza de la cuneta y de la calle), deben dar aviso al gobierno porteño por medio de las redes sociales o de la línea 147.

El "índice de calidad de limpieza" tampoco evalúa el estado de los terrenos baldíos, sino que mide el estado general de limpieza de veredas y paredes, y la disposición correcta de los residuos. En el caso de los edificios públicos, la limpieza de sus aceras está a cargo de la Ciudad.

Si bien el arbolado público no está contemplado en la evaluación de limpieza, la presencia de hojas en la vereda sí será tenida en cuenta por los inspectores al momento de ponderar el estado de aseo de la cuadra. Tampoco se evalúa el deterioro de las aceras, aclararon las fuentes.

Di Benedetto destacó que "en algunas zonas hubo personas que se ocuparon de divulgar entre sus vecinos este proyecto e incentivarlos para que se anotaran".

Ana Tocho, vecina de Almagro, contó a LA NACION que decidió inscribirse "para ahorrar un poco de dinero". No abonar ABL durante un año sería de gran ayuda para la mujer, que cobra la jubilación mínima. Respecto de la limpieza de su cuadra, dijo que, en general, cuando ve que una persona no limpia las heces de su perro "sutilmente se lo digo al dueño porque no puede seguir de largo, no corresponde".

Los problemas con los vecinos que pasean a sus animales y no levantan los desechos es asiduo. Es común ver en algunos barrios carteles pegados a árboles en los que se "sugiere" recolectar los desperdicios.

A Ricardo, vecino de Palermo, también lo convenció la bonificación que podría ganar, explicó.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.