0

Un hito que se forjó con negociaciones y héroes que eligieron el bajo perfil

Aro y Cardozo, dos piezas fundamentales para la identificación de los soldados que están en el cementerio de Darwin
Aro y Cardozo, dos piezas fundamentales para la identificación de los soldados que están en el cementerio de Darwin Fuente: Archivo
La gesta involucró al exconscripto Aro, al militar británico Cardozo y, también, al músico Roger Waters
Nicolás Cassese
0
27 de marzo de 2018  

CEMENTERIO DE DARWIN, islas Malvinas.- El proceso de diez años que permitió identificar a 90 de los soldados que yacían sin nombre incluyó negociaciones de alta diplomacia y complejos acuerdos políticos. Pero, antes que eso, respondió al compromiso de un par de personas que se dejaron atravesar por el drama de no tener una tumba donde velar a un ser querido caído en la guerra.

Julio Aro, el exconscripto que se rebeló al comprobar que sus compañeros de guerra no estaban en el cementerio, es uno de ellos. Geoffrey Cardozo, el militar británico retirado que armó el cementerio después de la guerra y entregó el informe que permitió comenzar la identificación es otro.

Y el tercero también es británico: el músico Roger Waters , exintegrante de la banda Pink Floyd y uno de los grandes impulsores en las sombras del acuerdo que permitió el reconocimiento.

Roger Waters habla sobre la importancia de reconocer a los soldados de Malvinas

0:48
Video

Él fue quien en marzo de 2012, estando de gira en la Argentina, le planteó a la entonces presidenta Cristina Kirchner que el drama de las familias que carecían de tumba era un tema que merecía ser atendido.

Su trabajo no se limitó a transmitir esa preocupación, sino que también incluyó gestiones para vencer la eventual resistencia de los malvinenses y hasta un mensaje de aliento que envió previo a este viaje.

La razón de semejante compromiso hay que buscarla en su propia historia: su abuelo murió en la Primera Guerra Mundial y su padre, cuyo cuerpo nunca apareció, en la Segunda. Una parte importante de su obra artística es un alegato contra la guerra.

Pero, además de su propia biografía, Waters llegó al tema gracias a la iniciativa y el tesón de otra persona a la que el drama de las Malvinas la atraviesa: Gabriela Cociffi, periodista, directora editorial de Infobae y una luchadora incansable por el bienestar de los veteranos y sus familias.

Frustrada porque no lograban avances en las gestiones con el gobierno argentino, que entonces estaba enfrentado con el de Gran Bretaña, lo que impedía cualquier acuerdo, se le ocurrió mandarle un mail a Waters utilizando el contacto de un amigo. Dos días después llegó la respuesta del músico, y uno de los impulsos fundamentales en la causa.

Contención y compromiso

Waters no viajó a las Malvinas, pero Aro, Cardozo y Cociffi fueron los virtuales anfitriones de la ceremonia de ayer. Aro iba y venía con café caliente mientras abrazaba a los familiares y se desplazaba con energía, satisfecho. Cardozo, que es un hombre mayor, atento y vigoroso, hacía las veces de abuelo contenedor, escoltando del brazo a las madres más añosas y susurrando consuelos al oído.

Cociffi, en cambio, estaba comprometida con las madres y emocionada por la situación. Su ligazón con los veteranos había comenzado como algo profesional. Como joven cronista de la revista Gente le tocó cubrir la guerra desde Río Gallegos y otras ciudades del sur y nunca pudo, ni quiso, desprenderse del tema.

La historia tiene otros héroes silenciosos y no tan relevantes, pero que igual se comprometieron y empujaron el tema. Carlos D'Alessio, el escribano general de la Nación, es uno de ellos. Él fue el encargado de certificar las muestras de ADN y el posterior informe que se les daba a las familias cuando el caso daba positivo. Ese rol lo puso en contacto con los familiares en sus momentos de mayor sensibilidad y ayer había viajado a las islas sin tarea formal, pero con ganas de dar contención.

Tim Miller, un isleño, es otro de los personajes menores pero igual relevantes. Es isleño y lo contrataron hace un par de meses con la tarea de dejar en condiciones el cementerio. Cumplió con creces hasta el encargo final que tuvo que realizar contra reloj: poner las dos últimas placas identificatorias que llegaron ayer mismo a la mañana, con el contingente de familiares.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.