0

El proceso diplomático y la gestión humanitaria que le dieron forma a un final anhelado

Volvieron los familiares que visitaron Malvinas

7:20
Video
La identificación de los cuerpos se planteó en 2012, durante el gobierno de Cristina, pero recién se hizo posible gracias al acercamiento iniciado en 2016
Alan Soria Guadalupe
0
27 de marzo de 2018  

El viaje a las islas Malvinas que hicieron ayer los familiares de los soldados argentinos enterrados en el cementerio de Darwin fue el resultado de un largo proceso diplomático, técnico y humanitario que demoró casi seis años desde que se dio el primer paso.

Se necesitaron numerosas reuniones políticas, firma de acuerdos, procesos científicos y negociaciones con los familiares y con los isleños para despejar dudas y superar prejuicios para que hoy, días antes de que se cumplan 36 años del comienzo de la guerra, los parientes de los caídos puedan identificar con nombre y apellido las tumbas de sus seres queridos.

En 2012, cuando Cristina Kirchner transitaba los primeros meses de su segundo mandato, le propuso a la Cruz Roja Internacional que intercediera ante el gobierno del entonces primer ministro David Cameron para que se habilite la identificación de los cuerpos, sepultados por el coronel británico Geoffrey Cardozo en Darwin, en el oeste de la isla Soledad.

Desde ese momento el proceso avanzó con velocidad variable en sintonía con el nivel de las relaciones diplomáticas entre Buenos Aires y Londres. Fue recién durante el gobierno de Mauricio Macri que el deshielo bilateral aceleró las tratativas, que terminaron con un equipo amplio del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) -compuesto por expertos forenses argentinos y británicos- encabezando una misión humanitaria en el cementerio a mediados de 2017.

El discurso de Jorge Faurie, a los familiares de caídos en Malvinas

5:47
Video

Un año antes, en 2016, tras gestiones compartidas entre la entonces canciller Susana Malcorra y el vicecanciller británico, Alan Duncan, la Argentina y Gran Bretaña firmaron una declaración conjunta con los postulados para un camino de deshielo en las relaciones bilaterales. Esos principios incluían, entre otros puntos, la misión de la Cruz Roja en las islas.

El proceso de identificación demandó la participación de una decena de expertos durante casi dos meses en el territorio y varios meses más en la Argentina, Gran Bretaña y España.

Durante ese tiempo el desolado paisaje de Darwin se vio modificado por una máquina de excavación y por la instalación de una morgue y un laboratorio móvil, además de otros contenedores con equipamiento para los especialistas.

Cada día, pese a las inclemencias climáticas de las Malvinas propias del invierno que recién comenzaba, los forenses exhumaron entre uno y tres cuerpos enterrados en bolsas para analizarlos, tomar las muestras de ADN y retirarles objetos personales para restituírselos a las familias. Ese mismo día, los cuerpos eran depositados en un cajón y vueltos a enterrar. En ningún momento se retiró de las tumbas la placa que los identificaba como "soldado argentino solo conocido por Dios".

Una vez que finalizó el proceso, a principios de agosto, las muestras fueron enviadas a laboratorios en Córdoba, el Reino Unido y España para que fueran cotejadas con el ADN de los familiares que accedieron a formar parte del proceso. Entre las 121 tumbas exhumadas se logró identificar a 90 cuerpos. 107 familias entregaron sus muestras. Todas fueron informadas individualmente por la Secretaría de Derechos Humanos cuando finalizaron los estudios, en diciembre.

Roger Waters habla sobre la importancia de reconocer a los soldados de Malvinas

0:48
Video

El trabajo en las islas fue posible luego del visto bueno de los isleños, a quienes hubo que convencer. Los habitantes transmitieron a las autoridades su preocupación acerca de si la misión humanitaria se trataba de una movida política de la Argentina.

Pero en las familias también había dudas. Algunas solo iban a aceptar brindar sus muestras si les garantizaban que los cuerpos iban a permanecer enterrados en las islas y que no iban a ser trasladados al continente, una medida que no estuvo en la mesa de negociación. Para ellos, el cementerio es una muestra de soberanía.

Claves del deshielo

  • Aunque la Cruz Roja fue contactada en 2012 para identificar los cuerpos, la tensión en el vínculo entre la Argentina y el Reino Unido dificultó los avances de las tratativas
  • El deshielo en las relaciones bilaterales fue impulsado por el gobierno de Mauricio Macri y materializado en una declaración conjunta, firmada en 2016, que aceleró el acuerdo para realizar la misión humanitaria

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.