0

La policía bonaerense volverá a usar el bastón tonfa como alternativa a las armas de fuego

Comenzaron a ser distribuidos entre unos 55.000 agentes de calle, junto con un manual que explica cómo y en qué situaciones usarlo; será un paso intermedio en el uso de la fuerza
Jesús Cornejo
0
27 de marzo de 2018  

LA PLATA.- El gobierno bonaerense dispuso que unos 55.000 efectivos que patrullan las principales calles y rutas del conurbano y del interior provincial vuelvan a utilizar el "bastón policial" en sus rondas de vigilancia. Se trata del tonfa para defensa personal, que comenzó a ser utilizado en el siglo XVIII, en Japón, y que la fuerza de seguridad había dejado de usar hace un tiempo. Ahora se lo reincorporará para que los uniformados tengan un elemento intermedio a la hora del uso progresivo de la fuerza en el cumplimiento de su función. Volverán a llevarlo a la cintura, de forma permanente.

"El personal policial no tiene elementos de ataque; solo posee herramientas de trabajo para actuar en forma defensiva y preventiva. El tonfa permite al policía actuar en determinados hechos sin tener que usar un arma de fuego, cuando no lo amerita", explicó a LA NACION un estrecho colaborador del ministro de Seguridad, Cristian Ritondo.

Además del necesario entrenamiento, el Ministerio de Seguridad preparó un manual detallado del uso del tonfa, con imágenes que explican las características y dimensiones del bastón, la forma de usarlo en un enfrentamiento y cómo se lo debe portar. Ese manual fue publicado en formato digital. "Los policías lo reciben en sus casillas de correo electrónico. Además, todos los instructores lo tienen en los centros de entrenamiento y se lo fotocopia para tenerlo a mano", dijo la fuente oficial consultada.

La medida fue adoptada a partir de la resolución 220/2018, firmada por Ritondo. En ella se argumenta que "resulta necesario y oportuno tomar medidas tendientes a que el personal policial de los subescalafones de comando y general de las policías de la provincia de Buenos Aires hagan uso de distintos tipos de armas, en este caso el 'bastón tonfa policial', con el fin de que puedan aplicar, en el marco de la función de seguridad, un uso diferenciado de la fuerza y de las armas de fuego, ello cuando las circunstancias del caso lo ameriten y en cumplimiento de las normativas vigentes".

El vocero consultado por LA NACION afirmó: "El uso del tonfa no estaba prohibido para los efectivos de la fuerza de seguridad. De hecho, siempre estuvo incluido en los planes de formación y de entrenamiento policial. Ahora, simplemente se hizo la resolución ministerial para darle forma administrativa a algo que no lo tenía".

Entre las formas de manipular el tonfa, el Ministerio de Seguridad -en su resolución- recomienda a "la policía un accionar adecuado estrictamente al principio de razonabilidad, evitando todo tipo de actuación abusiva, arbitraria o discriminatoria que entrañe violencia física o moral contra las personas, así como también al principio de gradualidad, privilegiando las áreas y el proceder preventivo y disuasivo antes que el uso de la fuerza, y procurando siempre preservar la vida y la libertad de las personas".

Paso intermedio

Según la calificada fuente de Seguridad consultada, la idea de que los policías puedan llevar el bastón de defensa personal es permitirles tener una herramienta alternativa al arma de fuego. "Se distribuirá entre los policías y llegarán a tenerlo casi al 60% de los agentes que tiene la fuerza (son más de 90.000) y que realizan trabajos de seguridad y de control en la calle", se explicó.

A partir de ahora, los policías deberán llevar este bastón largo en la cintura desde que egresan de las escuelas de formación básica de la policía policial hasta que llegan al grado de oficial principal, inclusive. Alcanzará a la totalidad de miembros del subescalafón general que hayan aprobado la capacitación y el entrenamiento.

La cúpula de la bonaerense está convencida de que el manejo del bastón PR 24 -según su denominación técnica- debe intermediar entre la fuerza física y el empleo de las armas de fuego en situaciones de riesgo. Los policías ya están recibiendo capacitación sobre el manejo de la pieza, hecha de policarbonato inyectado, de 61 centímetros de extensión y un peso que oscila entre los 500 y los 600 gramos. Según se informó, el tonfa es resistente a la torsión, los golpes y los agentes químicos.

Los primeros bastones serán distribuidos entre los agentes de comandos de calle en los próximos días. El Ministerio de Seguridad, además, dispuso de partidas para comprar más cachiporras policiales de este tipo. En los cursos de una semana que actualmente brindan las escuelas de formación policial al respecto, a los agentes se les explican las distintas maniobras defensivas: posiciones de protección con el tonfa (uso como espada o como escudo del brazo, por ejemplo), tipos de golpes y llaves para neutralizar a una persona.

Se trata de "un elemento de trabajo y, a su vez, de un arma defensiva y ofensiva. Como tal, debe ser utilizada adecuándose estrictamente a los principios de legalidad, razonabilidad y gradualidad, con un propósito prioritario defensivo, permitiendo hacer un uso diferenciado de la fuerza, otorgando una alternativa más entre la persuasión verbal y el uso del arma de fuego", concluyeron las fuentes oficiales.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.