srcset

Cómo armar tu cuarto para un descanso perfecto

(0)
26 de marzo de 2018  

La diseñadora de interiores Grace Devecyan dice que su estilo apunta a la decoración emocional. Con su sólido conocimiento de los géneros, un manejo delicado del color y el conjunto final como meta, nadie mejor que ella para darnos pistas sobre cómo hacer del dormitorio el paraíso perfecto en donde disfrutar del remoloneo y el descanso.

¿Por qué un dormitorio armonioso es un verdadero "básico" para vivir bien?

Porque necesitamos ese refugio de sosiego, un espacio íntimo apacible. Yo tengo tres hijos y mi cuarto es casi el único lugar que puedo considerar propio [se ríe].

¿Qué consejo le darías al que está por hacer/rehacer su cuarto?

Que se despoje de lo que ya no le sirve. No está bueno acumular en el cuarto porque se "ensucia" la escena innecesariamente. El exceso de cosas no sólo te sobreestimula, sino que tiene el feo efecto de hacerte pensar en todos los "pendientes", algo que ataca el objetivo primordial del descanso.

En este dormitorio ambientado por Grace, base blanca y color y textura en los accesorios.
En este dormitorio ambientado por Grace, base blanca y color y textura en los accesorios.

¿En qué le aconsejarías invertir como primera medida?

La gente suele invertir en lo que ven los demás, pero hay que rever esa escala de prioridades. Ojo, que es algo que entiendo perfectamente: a mí me encanta recibir en casa y es muy natural empezar por el living, pero muchas veces pasa que nuestro cuarto queda para el final, lo que es un error.

Tener el dormitorio bien hecho te permite pensar mejor el resto de los ambientes.

¿Qué importancia les das a las sábanas?

Soy bastante práctica en ese sentido. Me parecen lindísimos el hilo y el lino (nunca me importaron las arrugas) y obviamente la sensación es distinta; pero no los uso. Al que se está armando su casa, le recomiendo que se compre dos juegos de sábanas blancas. Si hay un presupuesto acotado, me parece más importante invertir en un buen edredón, blanco también, con funda blanca. Todo limpio y prolijo, con el toque de textura y color en el pie de cama, los almohadones y el respaldo, donde también me parece piola invertir. Es un tema de comodidad: es importante que sea acolchadito.

¿Hay colores más apropiados?

Siempre sugiero que, si se quieren toques de colores intensos, usarlos sólo en un porcentaje del 10 o el 15%. No estamos hablando de un hotel donde pasás tres días. Es tu día a día.

A la derecha de Grace Devecyan, el living de su propia casa, con vista al jardín.
A la derecha de Grace Devecyan, el living de su propia casa, con vista al jardín. Crédito: Pompi Gutnisky

¿Qué no puede fallar en la iluminación?

Una buena luz de lectura, buena iluminación general para cuando se necesita (está bueno el clima, pero a veces necesitás encontrar algo, no podés estar constantemente en penumbra), una luz dentro del placard.

Logramos más clima con la iluminación que con los objetos.

Tampoco buscaría un elemento muy dramático o teatral dentro del cuarto. Hoy en la cama trabajás, ves una película con los chicos, revisás la tablet.

¿Qué desafíos plantea el multiuso de nuestros cuartos?

Si hay un poco de lugar, trataría de tener un rincón de lectura en el cuarto, como para que no pase todo por la cama. Pero si no lo hay, creo que no armaría un escritorito mínimo. Parece que uno está en penitencia. Puede ser que el colchón no dure tanto y que la cama se ensucie un poco más. Para eso está la famosa funda de edredón, que en el fondo es mucho más práctica que mandar el acolchado a la tintorería (como hacíamos antes), donde quedaba semanas enteras.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios