El crimen de una sobreviviente del Holocausto pone en alerta a la comunidad judía de Francia

La puerta del departamento de Knoll, donde fue asesinado el viernes pasado, quedó sellada por la policía
La puerta del departamento de Knoll, donde fue asesinado el viernes pasado, quedó sellada por la policía Fuente: Reuters
Luisa Corradini
(0)
27 de marzo de 2018  • 11:36

PARÍS - Mireille Knoll había escapado milagrosamente al Holocausto . La semana pasada, esa apacible anciana judía de 85 años fue brutalmente asesinada en el corazón de París por dos individuos al grito de "Alahu Akbar" (Dios es grande). Un año después de un crimen similar, la comunidad judía francesa se siente cada vez más amenazada.

Tres días después de la muerte de la anciana, su cuerpo lacerado de puñaladas y parcialmente quemado fue hallado en su departamento. La justicia, que abrió una investigación por "asesinato de carácter antisemita ", detuvo e inculpó hoy a los dos presuntos culpables.

Alex, uno de los sospechosos (ambos de 21 años de edad), acusa a su cómplice de haber gritado "Dios es grande" en árabe. En realidad, acusa al llamado Yassine de haber cometido el crimen. Según declaró, en el momento de acuchillar a la anciana gritó varias veces "Alahu Akbar". Por esa razón los jueces retuvieron el carácter antisemita del crimen de Mireille Knoll. Yassine desmiente y acusa a su cómplice.

La justicia no considera, sin embargo, que se trate de un acto terrorista. El escenario retenido por los investigadores es el de un robo, que terminó mal. Yassine conocía a la octogenaria. Su madre vive en el mismo edificio y él a veces rendía pequeños servicios la anciana. Tampoco tiene ningún antecedente de radicalización. Pero en 2017 fue condenado a varios meses de cárcel por haber querido agredir sexualmente a la hija de la empleada que se ocupaba de la señora Knoll, de apenas 12 años.

Alex, por el contrario, tiene un sólido pasado de robos con violencia. Por el momento, ambos hombres no fueron sometidos a ningún careo. ¿Por qué de pronto cayeron en la barbarie más abyecta? La investigación deberá ahora determinarlo.

El dolor del hijo de Knoll
El dolor del hijo de Knoll Fuente: AP

Reacciones

El asesinato de la anciana suscitó inquietud y profunda emoción en la comunidad judía francesa, así como en el mundo político. En abril de 2017, Sarah Halimi, otra anciana israelita de 65 años, fue asesinada por su vecino. Al grito de "Alahu Akbar", entrecortado por insultos y versículos del Corán, el asesino la golpeó salvajemente, antes de tirarla por el balcón.

Fueron necesarios más de 12 meses de batalla judicial, para que la jueza de instrucción retuviera finalmente el carácter antisemita del crimen, aumentando la inquietud de la comunidad judía en el país.

En Francia, los actos antisemitas son menos numerosos, pero cada vez más violentos, según el último informe del ministerio del Interior francés, publicado el 1° de febrero de este año.

"Las amenazas de carácter antisemita disminuyeron 7,2% en 2017 en relación a 2016. Pero las acciones violentas contra los judíos aumentaron 'en forma preocupante' en 26%", anota el informe.

El número total de esos actos (311) señalados en 2017, parece escaso comparado a los récords de 2000 o 2002 (743 y 936), en épocas de la segunda intifada. Pero la cifra es preocupante, porque desde entonces nunca volvió a reducirse. Sobre todo teniendo en cuenta que la comunidad judía es poco numerosa en Francia: entre 500.000 y 600.000, según los sondeos.

"Quien ataca un judío ataca a Francia", declaró ayer visiblemente conmovido el ministro del Interior, Gérard Collomb. "Jamás la república dejará pasar semejantes exacciones, así lo ratificó el gobierno al presentar, el 19 de marzo, un nuevo plan de mucha contra el racismo y el antisemitismo", agregó.

El Consejo Representativo de las Instituciones Judías de Francia (Crif) convocó a una "marcha blanca" en homenaje a Mireille Knoll para este miércoles por la tarde.

La anciana, nacida en París en 1932, había escapado de milagro a la "razzia del Vel d'Hiv" de julio de 1942, cuando 13.000 judíos, un tercio de ellos chicos, fueron reunidos en el velódromo de invierno (Vel d'Hiv) para ser deportados. Refugiada en Portugal, Mireille regresó a Francia después de la guerra y se casó con un sobreviviente de Auschwitz, fallecido a comienzos de los años 2000.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?