Mientras Puigdemont llama a resistir, estalla la "primavera catalana"

Los sectores independentistas cortaron durante horas los principales accesos a Barcelona y Tarragona en apoyo del expresidente, detenido en Alemania; hoy se reúne el Parlamento
Los sectores independentistas cortaron durante horas los principales accesos a Barcelona y Tarragona en apoyo del expresidente, detenido en Alemania; hoy se reúne el Parlamento Fuente: AFP
Silvia Pisani
(0)
28 de marzo de 2018  

MADRID.- La puja independentista retorna con fuerza a las calles de Cataluña, con conflictivos cortes de ruta, llamados al "paro total" y movilizaciones frente a las terminales de transporte. Es la "primavera catalana", dicen los promotores de la lucha callejera "por la república".

El plano político acompaña con una renovada presión para la cada vez más ilusoria investidura del encarcelado Carles Puigdemont como presidente autonómico.

"Estoy listo para seguir luchando", calentó a sus seguidores el cesado presidente en un mensaje que hizo llegar a través de sus abogados desde la cárcel alemana de Neumünster, donde permanece en prisión preventiva por "riesgo de fuga".

Posiblemente más en el plano simbólico que en el efectivo, el Parlamento regional volverá a reunirse hoy en sesión extraordinaria con dos objetivos.

El frente independentista, con la agenda puesta en pedir "el reconocimiento de los derechos políticos" de los encarcelados y fallidos candidatos a la presidencia Jordi Sánchez, Jordi Turull y Puigdemont.

La idea es de los tres partidos que conforman el heterogéneo frente separatista y que, de ese modo, hacen un guiño a las plataformas del independentismo radical que, una vez más, llevan la delantera y presionan desde la calle.

Hartos de todo eso, el otro cincuenta por ciento, representado por el partido político Ciudadanos, se propone demandar la "renuncia" del presidente del Parlamento, Roger Torrent, hartos de que lo use como "una sede partidaria" del separatismo. Ni unos ni otros lograrán su objetivo.

Torrent, el militante de Izquierda Republicana de Cataluña (ERC), seguirá en la presidencia del cuerpo pese al malestar de los no independentistas. Del otro lado, y por mucho que los diputados hablen, levanten el puño y recojan aplausos de la galería, ninguno de los tres fallidos candidatos -Sánchez, Turrull y Puigdemont- será presidente hoy. Ni mañana.

Lo que sí está cambiando es el clima social. La radical Candidatura de Unidad Popular (CUP) llamó a "paralizar" Cataluña y sus autodenominados Comités de Defensa de la República cortaron durante horas accesos vitales que obligaron a la intervención policial.

"Es la 'primavera catalana'", dijeron, con una alusión a los movimientos populares que impactaron en la vida política de países de África y Asia.

Con blanco tanto en las principales vías de acceso a Barcelona y Tarragona como en la autopista A-7 que conecta la región con el sudeste francés, los cortes sorpresivos interrumpieron durante el tránsito en ambas direcciones.

"Esto es intolerable. Tienen que intervenir las autoridades", clamaron transportistas.

En la vía internacional, las largas horas de bloqueo y los atascos de más de un kilómetro obligaron a la intervención de los Mossos d'Esquadra, la policía regional.

El otro blanco fue la estación de Sants, en el centro de Barcelona, donde operan los trenes AVE. Pero a diferencia de ocasiones anteriores, esta vez la protesta no llegó a paralizar los servicios.

"Todo eso va tomando muy mala cara", dijo el actor Albert Boadella, duro crítico del independentismo, cuya vivienda en el poblado gerundés de Jafre apareció con pintadas intimidantes.

La tensión escaló en Cataluña desde que, a pedido de la Justicia española, las autoridades alemanas primero detuvieron y luego encerraron con prisión preventiva a Puigdemont, como paso previo a una extradición cuya resolución se espera en no más de dos meses.

Con una plataforma y micrófonos montados en la puerta de la cárcel, los abogados de Puigdemont hicieron llegar un mensaje del cesado líder en el que asegura "estar listo" para una larga temporada en la cárcel. "No me rindo en la defensa de mis ideales", fue parte del mensaje que se transmitió. Los letrados dijeron que el experiodista de 60 años, elegido a dedo para la presidencia de la Generalitat, se encuentra "de buen ánimo".

"Hemos salido muy revitalizados después de verlo tan bien", comentó su abogado español, Jaime Alonso Cuevilla, que entró al establecimiento acompañado por su par belga Gonzalo Boye.

Una exconsejera se entregará hoy en Escocia

La exconsejera de Educación del gobierno independentista catalán Clara Ponsatí, objeto de una orden de detención europea y residente en Escocia, se entregará hoy a la policía escocesa.

Como Carles Puigdemont y otros políticos catalanes, Ponsatí viajó a Bélgica el 30 de octubre, tras la destitución del ejecutivo catalán y la tutela de Madrid de la región, como represalia por la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre. Luego viajó a Escocia donde trabaja para la Universidad de St. Andrews, como profesora de Economía.

Ponsatí "rechaza categóricamente" las acusaciones de "rebelión violenta y malversación de fondos públicos en relación con la organización del referéndum".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?