0

Tan cerca, tan lejos: la copa y los campeones en México 1986 visitaron Tilcara, tierra de creencias, verdades y mentiras

Sergio Batista, con la Copa del Mundo, rodeado por Garré, Giusti, Brown, Tapia, Enrique y Olarticoechea
Sergio Batista, con la Copa del Mundo, rodeado por Garré, Giusti, Brown, Tapia, Enrique y Olarticoechea Crédito: GENTILEZA: COCA-COLA Y URBAN GRUPO DE COMUNICACION
Fernando Vergara
0
28 de marzo de 2018  • 14:08

TILCARA.- Sergio Batista la besa. Ricardo Giusti le sonríe. Julio Olarticoechea la abraza. Nery Pumpido se toma una foto, a solas con ella. José Luis Brown, Oscar Garré y Héctor Enrique la observan. Carlos Tapia la eleva hacia el cielo. No es una paradoja. Cuando la copa mundial creada por Silvio Gazzaniga más cerca estuvo de la Argentina, más lejos se mostró en términos futbolísticos. A 9545 kilómetros de distancia de esta apacible ciudad, el histórico 6-1 que el equipo de Jorge Sampaoli se llevó de Madrid resultó un cimbronazo en todos los rincones del país. Así, entre promesas a la virgen, pedidos por cumplirlas, alegrías, desazones, y la visita de los campeones albicelestes en México 1986, Tilcara vivió un jornada que difícilmente podrá olvidar.

Vale la pena el repaso de un día fuera de la común para los 6250 habitantes de San Francisco de Tilcara. En el corazón de la quebrada de Humahuaca, un puñado de personajes pintan un paisaje diferente. "Campeones del '86, cumplan su promesa y vuelvan a Tilcara". El pedido, en forma de bandera celeste y blanca, aparece en el medio de un potrero rodeado de montañas bellas e imponentes. Son Walter Wayar, Carlos Cabrera, Martín Isidoro, Benito Benici, Jorge Mendoza y David Gordillo, quienes hace 32 años esperan para cerrar el capítulo de una leyenda que parece no tener final.

Un mito, un misterio. La relación entre Tilcara y la selección argentina acumula creencias, verdades, mentiras y dos posturas diferentes. La historia nació entre el 6 y el 15 de enero de 1986 entre 14 jugadores, el cuerpo técnico encabezado por Carlos Bilardo y varios quebradeños que hicieron de sparrings y compartieron extensas jornadas de entrenamiento en esta localidad ubicada a 2.465 metros sobre el nivel del mar, una altura similar a la que tuvo el elenco argentino en México. Según los pobladores, algunos jugadores habían prometido a la virgen de Copacabana del Abra de Punta Corral volver si conquistaban el Mundial. Finalmente, ayer, varios integrantes del seleccionado que se consagró en el estadio Azteca regresaron a la tierra jujeña en el marco del Trophy Tour de Coca-Cola. Los campeones estuvieron filmando un documental que se estrenará a mediados de abril. Así, Pumpido, Brown, Garré, Batista, Giusti, Enrique, Tapia y Olarticoechea pisaron nuevamente esa cancha de tierra y piedras (hoy parte del club Defensores de Belgrano) en la que se prepararon para la Copa del Mundo. El reencuentro, promesa aparte, resultó emotivo. Hubo lágrimas por parte de los antiguos sparrings, pedidos de selfies, besos y abrazos a la copa -sólo los campeones pudieron tocarla- y sobraron las anécdotas. "Es pesadita, eh. ¿Será la misma?", comentaban los ex futbolistas entre risas mientras la gente entonaba el clásico "Volveremos, volveremos, volveremos otra vez, volveremos a ser campeones, como en el 86".

  • Ante LA NACION, los campeones en México expusieron su punto de vista en relación a la supuesta promesa.
  • -"¿Cómo vamos a hacer algo así? Muchos de los futbolistas del mismo plantel después jugamos la final del Mundial en 1990. ¿La queríamos perder? Por supuesto que no. Si hubiéramos prometido algo, lo hubiésemos cumplido", enfatiza Pumpido.
  • -"Para que se den una idea: en cada comienzo de mes yo voy a la basílica de Luján para agradecerle a la virgen. Soy creyente y siempre le llevo un regalito. ¿No hubiera hecho lo mismo en caso de prometer lo de Tilcara?", dice Brown.
  • -"Es un mito que se fue agigantando y nos pone mal porque parecemos los malos de la película. La única promesa fue con la virgen de Luján y se cumplió. Acá teníamos ganas de volver por el cariño que nos brindó la gente", expresa Garré.

Los campeones del Mundo del 86 con los sparrings en Tilcara
Los campeones del Mundo del 86 con los sparrings en Tilcara Crédito: GENTILEZA: COCA-COLA Y URBAN GRUPO DE COMUNICACION

  • -"¿Fuimos a ver a la virgen? No, porque no hubo ninguna promesa de los muchachos. Acá estamos para agradecerles a los vecinos", agrega Pumpido.
  • -"Se malinterpretaron las cosas. Queríamos volver y compartir con este pueblo para recordar lindos momentos. Dejemos algo claro: Messi no depende de una virgen para ganar el Mundial", remarca Giusti.
  • -"La historia de Tilcara es mentira. Lo inventaron ellos. Yo cumplí todo lo que prometí, fui cuatro veces caminando a Luján", aseguró Bilardo en TyC Sports.

La recorrida de los ex futbolistas incluyó un paseo en autobomba y visitas al hotel de Turismo, el único de la zona que en enero de 1986 les ofrecía instalaciones confortables, y la plaza Antonino Peloc, donde fueron recibidos por unos 100 vecinos. Sin posibilidades de observar el encuentro entre España y el elenco de Sampaoli, la información al grupo argentino les llegaba mediante los teléfonos celulares. "¿Cómo van?", se escuchaba permanentemente entre Enrique, Tapia y Giusti. En el momento exacto en el que los ocho campeones volvieron a levantar la copa para ofrecérsela al público, el marcador todavía era benévolo con la Argentina en el Wanda Metropolitano: 2-1, tras el descuento de Nicolás Otamendi.

Curiosamente, frente a la plaza Peloc se ubica la iglesia Nuestra Señora del Rosario, aunque los campeones no se acercaron. Y dentro de ella tampoco estaba la imagen de la virgen, porque en estos días de veneración 5000 personas suben con ella -a lomo de burro o a pie- al Santuario de Punta Corral, un paraje a 25 kilómetros. Cuentan, también, que el Padre Aldo no se mostró muy entusiasmado con la idea de abrir la iglesia para recibir a los ex jugadores. "Estamos contentos con el reencuentro. Pero los muchachos todavía no cumplieron la promesa con la virgen y eso es muy grave. Si se le pide, se le cumple. Ojalá que algún día lo hagan. Nosotros estábamos todo el día con ellos, nos preguntaban por el pueblo, la idiosincracia, la imagen de la virgen. Y la promesa en ese momento existió", asegura Gordillo, músico de vocación, sparring en 1986 y hoy dueño de un restaurante en Tilcara. A su vez, exhiben con orgullo las fotos tomadas con los jugadores en aquellos días. "Yo estuve presente en el momento de la promesa porque fui con Bilardo y varios futbolistas a la iglesia", asegura Sara Vera, dueña del predio donde entrenaron en la previa de la cita mundialista. La reconstrucción del tema cuenta con todos los condimentos. Lo que no tiene, por ahora, es el cierre del capítulo final y el mito se agiganta.

Los campeones del 86 con la Copa del Mundo
Los campeones del 86 con la Copa del Mundo Crédito: GENTILEZA: COCA-COLA Y URBAN GRUPO DE COMUNICACION

El tour de la copa ahora también pasará por Tucumán, la Capital Federal y Rosario. Tan cerca del público argentino, tan lejos en lo futbolístico. "Para nosotros es un orgullo que el trofeo esté por primera vez en nuestra tierra. Es una pena la caída que sufrieron en España, esperemos que lo puedan revertir", comenta Jorge, empleado de un bar cercano a la plaza.

A medida que la goleada española fue tomando forma, la desazón le ganó a los lugareños amantes del fútbol en las calles tilcareñas. "Volveremos, volveremos, volveremos otra vez, volveremos a ser campeones, como en el 86", había sido el canto simbólico de los fieles apenas un puñado de horas antes. "Es un resultado duro, inesperado", comentaron los vecinos al pasar. La bandera, hecha a pulmón -que pedía el regreso a esta hermosa localidad-, terminó en una mochila. Los campeones en México ya empacaban para regresar a Buenos Aires. Era el tiempo de un atardecer que Tilcara jamás podrá olvidar.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.