0

Transparencia y controles, las claves

0
28 de marzo de 2018  

Una visita realizada en febrero a plantas de termovalorización que funcionan en París, Viena y Alkmaar, cerca de Amsterdam, permitió intuir que era el modelo que miraban las autoridades.

París
París Fuente: LA NACION

Viajaron Gustavo Coria, presidente de la Ceamse; Marcelo Rosso, gerente de Nuevas Tecnologías de ese organismo; el subsecretario de Higiene Urbana porteño, Renzo Morosi, y un grupo de periodistas, entre los que se contó LA NACION.

Viena
Viena Fuente: LA NACION

En esas ciudades, los controles sobre la operación de las plantas de termovalorización los hacen el Estado nacional y las comunas. En algunos casos, como en el de Amsterdam, hay diálogos con las ONG dedicadas al cuidado del ambiente. Y en casi todos los casos se puede seguir por Internet la emisión de los vapores que se envían a la atmósfera luego de todo el proceso.

Alkmaar
Alkmaar Fuente: LA NACION

Según el responsable de reciclaje y valorización de los RSU de Francia, Loic Lejay, y la representante de la comuna de Viena, Martina Ableindinger, las claves de la aceptación social de las plantas de termovalorización son tres: "Hay que ser limpio, transparente y honesto". Wiebe Bosma, asesor de la planta HVC de Alkmaar, admitió: "Incinerar traía malos recuerdos de los días de la Segunda Guerra Mundial".

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.