La gira dejó más casilleros en blanco en la lista final para Rusia

Biglia y Pablo Pérez encabezan la salida del seleccionado del Wanda Metropolitano
Biglia y Pablo Pérez encabezan la salida del seleccionado del Wanda Metropolitano Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Andrés Eliceche
(0)
28 de marzo de 2018  

MADRID.- De repente, una sensación de tierra arrasada se instala sobre la Argentina. Casi todo será cuestionado de ahora en más. Aquel anuncio de Jorge Sampaoli, anticipando que solo le quedaba el 20% de la lista por definir, entrará en un compás de espera. Se impone una revisión. El entrenador viajó a Europa con algunas dudas y regresa con varias más porque se sumaron intrigas y se evaporaron certezas. El primer amistoso con Italia, aún saldado con victoria, había dejado cabos sueltos. El mazazo en Madrid directamente abrió heridas. Esquemas inestables, un estilo indefinido y piezas cuestionadas. Se afirma una creencia y se activa una plegaria: que Messi no se pierda ni un minuto en el Mundial.

Ahora se exigirán cabezas. Error.Pretender cambiar todo significaría tropezar otra vez con la misma piedra. Pedir cambios radicales suena desacertado. Para recalcular, en la recta final al Mundial, la calma se volverá esencial. Pero con espíritu de autocrítica, no serán aconsejables los caprichos. Será mejor confiar en el Sampaoli que aceptó que "España nos abofeteó", antes que en el conductor que en la misma conferencia de prensa señaló que la Argentina hizo "un partido increíble" en el primer tiempo. Valdrá darle el beneficio de que apenas se trató de su primera lectura. Seguramente la ajustará.

No servirán las condenas porque, hay que admitirlo, tampoco aparecen muchos nombres más. La plataforma de despegue es reducida. Hasta acá, Sampaoli probó a 55 futbolistas. El entrenador viajó a Europa con 17 apellidos seguros y la mayoría de ellos no perderá el pasaje a Rusia. Como Mercado, Fazio, Acuña, Mascherano, Biglia, Di María, Romero y Guzmán. Y Otamendi, el único defenser de auténtica calidad internacional, pero hasta él se decolora sin funcionamiento. También estarán los que no participaron de la gira, lógico, porque siempre cotizan los ausentes: Agüero, Salvio y hasta Enzo Pérez. O Lanzini, que no estuvo en el papelón de Madrid. Tampoco Lo Celso tendría que pagar deudas colectivas. Tal vez, Sampaoli vuelva a repasar las actuaciones de Caballero, Rojo, Tagliafico, Banega., y se le mezclen los apellidos de Perotti, Rigoni y 'Papu' Gómez. Vale advertirlo: nadie que cambie la ecuación. E Higuaín, siempre Higuaín, nuevamente cargará con su sequía albiceleste. Mientras que Mauro Icardi segurá lejos, muy lejos, tanto como Qatar 2022.

¿Y los locales? Otra vez quedó a la vista la diferencia de roce internacional. Fabricio Bustos la padeció mucho. Pablo Pérez tiene vuelo local. Cristian Pavón jugó poco y Lautaro Martínez, menos. Pero el delantero de Racing ya había perdido propulsión antes de jugar, las prácticas le habían alcanzado a Sampaoli para advertir que todavía es un interesante proyecto. Suyo puede ser el futuro, no el presente. Mención aparte para la fresca y desafiante aparición de Maximiliano Meza, que se ganó un obligatorio seguimiento.

Más preocupante que la derrota es el escaso tiempo de trabajo. Sampaoli no volverá ensayar con sus elegidos, al menos, hasta alrededor del 20 de mayo. Podrá conversar por teléfono y hasta viajar a cada destino, pero apenas en el último tercio de mayo recibirá a los jugadores en el predio de Ezeiza. Y si algunos argentinos acceden a la final de la Liga de Campeones (26 de mayo, en Kiev) se sumarán mucho más tarde aún.

Desde ayer, demasiados puntos se impregnaron de confusión. El guardián del arco no despeja sospechas. Los diferentes esquemas tácticos desconciertan, pero más aún la falta de un estilo reconocible. ¿Ahora Sampaoli archivará la línea de cuatro? Nunca creyó en ella, es más, en noviembre del año pasado hasta explicó por qué no la utilizaba en la selección: porque sentía que no había intérpretes de jerarquía. No se equivocaba en el diagnóstico, pero aceptó torcer su bosquejo por sugerencia de los jugadores. El plan se hizo trizas. ¿Volverá a ceder el entrenador o se plantará desde sus convicciones? También se avivará el debate alrededor de Paulo Dybala. Y estará bien que eso ocurra.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.