0

Jorge Sampaoli, entre el análisis y la autocrítica: "Hay que hacerse cargo"

El DT, que tardó más de lo que indica el protocolo para aparecer, admitió la aplastante derrota pero matizó la diferencia en el juego: "El desarrollo no fue tan abultado como el resultado", señaló Sampaoli
El DT, que tardó más de lo que indica el protocolo para aparecer, admitió la aplastante derrota pero matizó la diferencia en el juego: "El desarrollo no fue tan abultado como el resultado", señaló Sampaoli Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Juan I. Irigoyen
0
27 de marzo de 2018  • 23:59

MADRID.- El protocolo indica que el técnico del equipo visitante debe ser el primero en presentarse en la conferencia de prensa. Sampaoli no estaba para formalidades. Una falta, en cualquier caso, permitida en un amistoso. Entonces, Julen Lopetegui tomó la posta. Después de una larga espera, el técnico español apareció en el auditorio del Wanda Metropolitano. Una comparecencia fácil y rápida -habló cerca de 10 minutos- para el DT de España: elogios para su jugadores, sobre todo para Isco Alarcón, la gran figura del partido y suplente en Real Madrid de Zinedine Zidane. Pasó Lopetegui. Y Sampaoli estiró (aún más) la espera. Finalmente apareció, aproximadamente 40 minutos después de la dura cachetada de la Roja. El DT no se escondió y, ahora sí, como dicta el protocolo (no escrito) se hizo cargo de la derrota de su equipo.

"El análisis global es que nos encontramos un rival de jerarquía para definir cada jugada (seis tiros al arco, seis goles). El rival nos golpeó, nos involucra a nosotros como conductores. El desarrollo no fue tan abultado como el resultado, hay que hacerse cargo de este partido", aseguró, de entrada, el entrenador casildense.

Las estadísticas dicen que España repartió 531 pases (88% de acierto) por los 488 de Argentina (85%). Un 8,8% más. Sin embargo, la diferencia estuvo en la zona. Mientras que la Roja entregó 88 pases buenos en ataque, la Argentina hizo sólo 17. "Frente a una selección que viene tan afinada como España, nos deberíamos haber defendido más con la pelota", explicó Sampaoli. "Pero -añadió- indudablemente no se dieron los aspectos defensivos para tener el equilibrio y la solidez que buscábamos. Me justificaría y diría que el desarrollo no fue tan amplio como el resultado. Tuvimos cachetazos en momentos en el que el equipo no pudo acertar".

En la era Sampaoli, la Argentina marcó 17 goles (1,7 por juego) y recibió 12 (1,2). Ocurrió, en cualquier caso, que le estampó media docena a la frágil Singapur y entre Romero y Caballero fueron a buscar seis veces la pelota a la red ante la potente España.

Argentina sufrió la máxima goleada histórica por tercera vez al perder 6 a 1 con España

2:41
Video

"El equipo intentó quitarle la pelota a España. Lo habíamos entrenado, de acuerdo con las características de los jugadores. En el primer tiempo se dieron episodios muy favorables para España, que no había hecho méritos para dominar por dos goles. En el segundo tiempo, España nos agarró con mucho vértigo y desorden. Y eso generó la diferencia", remarcó el DT argentino.

Los datos de posesión parecen darle la razón a Sampaoli: 51,8% para España. Sin embargo, en la mitad del campo, en la cocina del fútbol moderno, la Roja dio 221 pases por los 154 de la Argentina. Una diferencia de 43%. Una coyuntura que se explica a través de los intérpretes. Lopetegui mezcló cinco volantes de toque: Iniesta, Koke, Thiago, Isco y Asencio; Sampaoli, solo a Banega. Al mediapunta de Sevilla lo arroparon dos creativos noveles -Meza y Lo Celso-, más dos nombres con experiencia en la contención, Mascherano y Biglia.

Entiende Sampaoli, sin embargo, que la estruendosa derrota no cambiará sus planes rumbo a Rusia. Al menos no radicalmente (en la previa había asegurado que tenía el 80% de la lista para el Mundial en la cabeza). "Estamos en la búsqueda de la lista final. Este fue un resultado atípico, que puede modificar la óptica", dijo. Y, acto seguido, matizó: "Tenemos que sacarle la mochila al jugador. Si nosotros hacemos cargo al jugador del resultado, haremos que muchos jugadores no estén. Pero yo tengo que desmenuzar el partido y la gira".

"Hay que saber que nosotros veníamos a buscar jugadores que nos permitan modificar la lista", subrayó Sampaoli. La sólida España no parecía, a priori, el rival más propicio para un equipo en plena etapa de formación. Pero el técnico de la Argentina no quiso excusas. Y continuó en su idea: "El rival aprovechó su jerarquía y nos abofeteó", dijo. "Pero la lectura de la incomodidad del rival se hace en la previa, después el partido hay que jugarlo. Hay que sacar conclusiones de Italia y del primer tiempo de hoy [por ayer], que fue increíble desde lo planificado y entrenado. Con 60 minutos no alcanza".

El técnico de España, Lopetegui, coincidió con Sampaoli. "El partido arrancó parejo. El resultado es real, pero es un amistoso y no es igual a un partido del Mundial", señaló. Y recordó los ausentes en la Argentina: "Ellos tienen bajas muy importantes, sería de necio no reconocerlo". Bajas importantes, sí; una clave, la de Lionel Messi que miró el partido desde el palco. En las eliminatorias, la Argentina solo ganó el 12,5% de los duelos sin su capitán. Con Sampaoli en el banco, la estadística se eleva a 50%. Y Diego Costa salió al cruce. "En la Argentina critican mucho a Messi, a ver si se dan cuenta de que sin él no es lo mismo. Hay que dar gracias de que está en su equipo. Lo tienen que cuidar, no criticarlo", dijo el delantero. Ninguna novedad para Sampaoli. "Sentimos la ausencia de Leo por sobre todas", remató el técnico.

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.