China libera al obispo nombrado por el papa Francisco tras 24 en prisión

Vincent Guo Xijin fue detenido el lunes por la noche
Vincent Guo Xijin fue detenido el lunes por la noche Fuente: Reuters
(0)
28 de marzo de 2018  • 10:53

PEKÍN (AFP).- El obispo chino Vincent Guo Xijin, designado por el Vaticano pero no reconocido por el gobierno comunista de Pekín , fue liberado tras 24 horas de detención en un lugar desconocido.

Una fuente cercana a la Iglesia Católica reveló que el alto prelado "regresó a su casa. Había sido detenido el lunes de noche y regresó el martes por la noche".

Vincent Guo Xijin, de la diócesis china de Mindong (sudeste), había sido detenido junto con otro religioso, según denunció AsiaNews, que depende del Instituto Pontificio para las Misiones en el Exterior de la Iglesia Católica .

El obispo Guo, de 59 años, fue designado por el Vaticano, pero no es reconocido por las autoridades comunistas chinas, de la que depende la llamada Iglesia Patriótica.

Según había revelado AsiaNews anteayer, Guo fue convocado el lunes por la Oficina de Asuntos Religiosos del gobierno chino. Posteriormente fue a su residencia para preparar una valija y se fue a un lugar desconocido.

Según algunos analistas locales, la detención del obispo de Mindong sobrevino después de su negativa a concelebrar los ritos de la Semana Santa con Vincent Zhan Silu, un obispo designado por China, que en el pasado fue excomulgado por Roma.

La detención tuvo lugar en momentos en que el Vaticano y China están por firmar un histórico acuerdo sobre el nombramiento de obispos.

Pese a la voluntad del papa Francisco de normalizar las relaciones con China, importantes personalidades católicas se oponen al acuerdo, entre ellas el obispo emérito de Hong Kong, Joseph Zen, que en una carta pública acusó al Vaticano de "venderse" al régimen comunista chino.

China cuenta con unos 12 millones de católicos divididos entre la Iglesia Patriótica, cuyas autoridades eclesiásticas son elegidas directamente por el Partido Comunista y no por el Pontífice, y una iglesia leal a Roma y al Papa, cuyos obispos son tolerados, pero no reconocidos por régimen de Pekín.

El Vaticano no mantiene relaciones diplomáticas con China desde 1951 y en cambio reconoce a Taiwán.

Sin embargo, la diplomacia de la Santa Sede ha dado pasos concretos en los últimos meses para recomponer las relaciones con el gigante comunista.

El cardenal Pietro Parolin, número dos del Vaticano, adelantó días atrás que la Santa Sede aprobará el nombramiento de siete obispos designados por la Iglesia Patriótica, regulada por el Partido Comunista de China, un gesto simbólico antes del acuerdo.

Según la información del diario católico francés La Croix, una delegación china llegará esta semana a Roma y no se descartaba la firma del acuerdo que debería servir para estabilizar las relaciones entre los dos Estados.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.