Última maniobra para salvar a Oil, la petrolera de Cristóbal López

Los interventores le solicitaron al juez que active el proceso de
Los interventores le solicitaron al juez que active el proceso de Crédito: Enrique García Medina
Hugo Alconada Mon
(0)
28 de marzo de 2018  • 11:22

Los interventores de Oil Combustibles, la nave insignia del emporio de Cristóbal López , le pidieron hoy al juez Javier Cosentini iniciar el proceso de "salvataje" de la petrolera conocido como "cram down". Se trata de la última y más desesperada medida para evitar el colapso final de la empresa.

Los interventores Carlos Bianchi, Francisco Cárrega y Liuba Lencova Besheva plantearon al juez que si esa maniobra no resulta, la quiebra será inevitable.

El "cram down" será un proceso a contrarreloj para determinar si hay algún potencial comprador para Oil o si algún acreedor ofrece algún tipo de salida de último momento.

Si ello no resulta, Binachi, Cárrega y Besheva pidieron al juez que avance hacia la quiebra.

En un escrito de 14 páginas, los interventores de Oil advirtieron que la petrolera está "en un virtual estado de falencia ante la evidente imposibilidad de obtener una conformidad de la AFIP a un plan de pagos que [la empresa] pueda cancelar". Plantearon además que la quiebra de la petrolera "luce objetivamente inexorable", reiteraron que no disponen de fondos para pagar la deuda post concursal ni las obligaciones vencidas y que "solo existirían fondos suficientes" para pagar los sueldos de marzo, pero no así los de abril.

Insistieron por último en que como interventores de la firma no han recibido un esquema "concreto y garantizado" que permita pagar gastos fijos, impuestos, costos financieros ni de los créditos post concursales exigibles.

La deuda de Oil con la AFIP por la retención indebida del impuesto a los combustibles asciende a unos 10.000 millones de pesos.

En paralelo, el fiscal Germán Moldes pidió hoy revisar la liberación de López y de su socio, Fabián De Sousa. Además, pidió la detención del ex jefe de la AFIP Ricardo Echegaray.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios