Qué propuestas sobre género llevará la Argentina al G20

Más de 150 mujeres participaron de la mesa de diálogo nacional convocada por el grupo Women 20
Más de 150 mujeres participaron de la mesa de diálogo nacional convocada por el grupo Women 20 Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo
Sofía Terrile
(0)
28 de marzo de 2018  • 11:36

Más de 150 mujeres pertenecientes a empresas y asociaciones civiles de 19 provincias se dieron cita en el Palacio San Martín ayer por la tarde y consensuaron propuestas que luego se elevarán a los líderes del G-20 . Fue una mesa de diálogo nacional convocada por el grupo de afinidad Women 20 (W20) dividido en cuatro ejes: inclusión financiera, laboral, digital y rural. Entre las conclusiones elaboradas, se escucharon reclamos por paridad en puestos de liderazgo del sector público, incentivos fiscales para inversores en emprendimientos de mujeres y desarrollo de infraestructura para mujeres rurales con ayuda del sistema de Participación Público-Privada (PPP).

"Es un buen momento para plantear estos temas porque la agenda de género hoy no solamente es fuerte a nivel local sino también a nivel global", dijo Susana Balbo, chair del W20 Argentina, en diálogo con LA NACION. Resaltó que esta fue la primera vez desde que se fundó el grupo de afinidad W20 que se realiza una mesa de diálogo a nivel local. La diputada de Cambiemos estuvo a cargo de la lectura de las propuestas que se elaboraron tras toda una mañana de trabajo, expresadas en cuatro ejes.

En el primero, la inclusión laboral, las propuestas se relacionaron con generar ambientes de trabajo libres de violencia y con la promoción de las mujeres en puestos de toma decisión con cupos progresivos. En los tres poderes del Estado y en las empresas públicas, el pedido es por un 50% de mujeres. En el sector privado, "al menos" un 25% de mujeres hacia 2025. También hubo reclamos por la compensación igualitaria, por incentivos en la contratación pública de compañías que garanticen la equidad de género y por un observatorio que permita monitorear el acceso femenino a puestos de liderazgo.

Unos minutos antes, Balbo había leído propuestas "transversales" que no forman parte de los cuatro ejes pero que a la vez se relacionan con todos. Entre ellos estuvo el pedido de políticas activas para prevenir la violencia de género. "En los ambientes laborales quizás no hay un golpe pero sí presión psicológica que hace que la mujer no progrese. No podemos dejar tener en cuenta a la violencia de género como uno de los causales de falta de productividad por ausencia en el trabajo", apuntó.

Las propuestas del segundo eje, inclusión digital, apuntaron a marcos regulatorios para prevenir el acoso en entornos digitales, al fomento del acceso a las telecomunicaciones y a la educación digital y STEM (la sigla en inglés para las carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemática) desde la primera infancia. El tercer eje, inclusión financiera, incluyó propuestas por un fondo de capital para formalizar y desarrollar emprendedoras en mercados informales y la posibilidad de ofrecer incentivos fiscales a los inversores individuales o fondos que financien proyectos liderados por mujeres.

En este punto, Silvia Torres Carbonell, directora ejecutiva del Centro de Entrepreneurship del IAE y delegada del W20 para la temática de Emprendedurismo e Innovación, resaltó que por la Ley de Emprendedores en la Argentina ya existe una desgravación mayor para inversores en proyectos de regiones desfavorecidas que se podría extender a aquellos con liderazgo femenino. Asimismo, hizo hincapié en la importancia de las compras públicas para expandir el ecosistema: "Así como hay incentivos para comprar a pymes, sería bueno que haya mayor puntaje en una licitación si el proyecto está liderado por mujeres".

El cuarto eje, la inclusión rural, fue una adición que hizo la Argentina en su liderazgo en el W20. Andrea Grobocopatel, cochair del W20, explicó que es una medida que no solamente apunta a los países cuya economía está sostenida por el agro, sino a todas las mujeres rurales "que tienen necesidades más acentuadas" que las urbanas. "Es emocionante escucharlas cuando nos reunimos: nos dicen que no nos olvidemos de ellas, porque son la familia rural, y a través de ellas podemos llegar a sus esposos e hijos", señaló.

En este punto, se propuso la creación de un Fondo para la Mujer Rural hacia 2030 que ayude a visibilizar la contribución del género femenino en la economía agraria. Se añadió la necesidad de acceder a la propiedad de la tierra y a la infraestructura en el campo. En este punto, Balbo comentó que los PPP son una oportunidad para que las mujeres rurales puedan tener acceso a una mejor calidad de vida sin abandonar el lugar donde viven.

Finalmente, la chair del W20 destacó el aporte posible del género femenino a la economía global: si se contribuye al desarrollo de mujeres que hoy se encuentran en la informalidad, el PBI mundial puede crecer un 15%, dijo. Añadió un deseo: "Queremos que la Argentina deje el legado de crear una secretaría permanente para que el W20 esté siempre. Para eso, necesitamos que todos los países del G20 estén dispuestos a contribuir económicamente. Nosotras nos pasamos seis meses buscando financiamiento para poder hacer esto, porque el fondeo es muy difícil en temas de género. El B20 (Business 20, otro grupo de afinidad) recaudó todo lo que necesitaba en dos días, pero nadie quería poner plata para las mujeres, así que queremos abogar para que nuestro presidente pida una cuota para asegurar la continuidad de este grupo a nivel global".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.