Cierran la playa más famosa de Tailandia por los daños que generan los turistas

La playa de Maya Bay, en la isla de Phi Phi Leh, no soporta más Crédito: Google StreetView
28 de marzo de 2018  • 15:52

Leonardo Di Caprio nadaba solo en la película "The Beach", pero en realidad ese rincón de paraíso tailandés donde se ambientó el film se ve hoy invadido por miles de turistas cada día.

Bajo semejante presión la playa de Maya Bay, en la isla de Phi Phi Leh, no soporta más: por lo tanto las autoridades tailandesas decidieron cerrarla de junio a octubre, con la esperanza de que se regenere al menos parcialmente después de los desastres causados por la excesiva explotación turística.

Leonardo Di Caprio en Koh Phi Phi de la pelicula "The Beach"

01:10

La decisión, oficializada hoy por el departamento gubernamental con competencia para los parques nacionales, rondaba en el aire desde hace meses, entre declaraciones y desmentidas de diversos funcionarios.

No está claro si el cierre -en un período que en Tailandia se considera de baja temporada debido a las lluvias monzónicas- será solo relativo al acceso de embarcaciones veloces para los turistas que reservan excursiones, o hará la playa inaccesible también para quienes llegan a pie desde otro punto de la isla.

Ko Phi Phi desde un drone

03:53

La exigencia de preservar la playa de "The Beach" era evidente desde hace años. Semidestruida por el tsunami de 2004, toda Phi Phi Don -la isla más grande del archipiélago homónimo- fue protagonista de un frenético desarrollo inmobiliario, que le quitó gran parte de su encanto.

En los últimos cinco años, a esto se agregó un nuevo boom de excursiones de grupos de turistas que llegan desde Phuket, todos con el sueño de decir que vieron "la playa de Di Caprio".

Se calcula que en temporada alta Maya Bay es la meta de más de 300 "speed boats" al día, que descargan sobre la playa más de 5.000 turistas.

Fotos de la playa llena de grupos de turistas chinos sacándose selfies con el fondo de los picos calcáreos se volvieron virales en los últimos años en Tailandia. Los guías reprenden a los turistas que arrancan o pisotean corales, pero es prácticamente imposible controlar a semejante multitud.

No se trata de la primera decisión semejante tomada por las autoridades de Bangkok en forma reciente. En 2016 la pequeña isla de Koh Tachai fue cerrada por tiempo indeterminado para permitir la rehabilitación del ecosistema.

Otras tres pequeñas islas fueron prohibidas a continuación, y cada año los paraísos marinos incluidos en los parques nacionales son cerrados de junio a octubre para dar un poco de respiro a la naturaleza.

Sin embargo, por los intereses en juego cerrar a los turistas Maya Bay es un paso mucho más significativo y controvertido. Y también es el síntoma más evidente de un dilema que Tailandia deberá enfrentar: cómo combinar el turismo masivo con la preservación de la naturaleza.

Crédito: Google StreetView

El turismo contribuye, en efecto, al 18 por ciento del PIB, y las autoridades buscan aumentar constantemente el número de arribos anuales, que pasaron de 12 a 35 millones en una década.

En el mismo período los turistas chinos pasaron de uno a 10 millones al año.

Se calcula, sin embargo, que el 80 por ciento de la barrera coralina nacional está comprometida: por lo tanto cerrar los destinos turísticos unos pocos meses al año podría no ser suficiente: harán falta soluciones coordinadas y sobre todo una voluntad política fuerte para dar al ambiente el descanso necesario.

Agencia ANSA

TEMAS EN ESTA NOTA