Salieron 1,9 millones de personas de la pobreza, que cayó al 25,7%

Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Gutierrez
Francisco Jueguen
(0)
29 de marzo de 2018  • 00:00

La pobreza bajó en la Argentina casi cinco puntos y se ubicó a fines de 2017 en un 25,7%. Esto significa que, si se proyecta más allá de los 31 aglomerados que releva el Indec, la población total -incluyendo a la población rural- que sufre este flagelo llega a los 11,4 millones. La indigencia, en tanto, se redujo al 4,8% y afecta a 2,1 millones de argentinos. El 39,7% de los chicos menores de 14 años son pobres.

El dato oficial difundido por el organismo estadístico del segundo semestre de 2016 indicaba que había 30,3% de pobreza. Siempre proyectado a la población total, se estimaba que eran 13,3 millones de personas. En tanto, en la indigencia estaban 6,1% de la población, o sea, 2,6 millones de personas. Esto quiere decir que, pasado un año, hay hoy 1,9 millones menos de pobres y 500.000 personas que dejaron de ser indigentes en el país.

El número de pobreza oficial se calcula haciendo con el cruce del avance de los precios de algunas canastas de productos y servicios (Alimentaria y Básica), y los ingresos. Los salarios crecieron un 27,5 % en 2017, tres puntos por encima de la inflación (24,8%).

Carolina Stanley sobre la pobreza: "Este camino nos va a costar tiempo"

2:39
Video

Sin embargo, la canasta básica -con la que se calcula la línea de pobreza- subió el año pasado 26,8%, por encima de la inflación. Pero, para el propio Indec, los ingresos de los trabajadores informales -que no reciben una jubilación- estuvieron el año pasado por encima de esta variación: subieron un 31,5%. Por otro lado, según los expertos que siguen el mercado laboral, la mayor creación de empleo el año pasado estuvo en el sector no registrado.

"Son buenas noticias", afirmó a LA NACION Agustín Salvia, coordinador del Observatorio de la Deuda Social de la UCA. "Un Indec creíble sigue funcionando. El dato es coherente con el proceso económico que se vivió en 2017, donde hubo crecimiento del PBI, caída de la inflación y aumentos de empleos en el sector formal e informal, mejoras salariales un poco por arriba de la inflación, y jubilaciones y programas sociales también es ascenso, que se ajustan por la inflación. Hubo además una cierta reactivación en el último semestre del consumo", agregó.

"Comparado con el 2016 es una clara recuperación", agregó el especialista, que dijo que el actual número deja a la pobreza por debajo de los números que hubiera mostrado el Indec para 2014 y 2015 (con la misma metodología pero con canastas independientes). Incluso, para Salvia, la pobreza llegó a los niveles de 2011 cuando, dijo, hubo una explosión de la economía basada en el consumo. "Es una de las mejores cifras en 20 años", cerró.

Sin embargo, el especialista buscó algunos matices a la información oficial. "Estamos llegando a un piso estructural. No hemos estado por debajo de eso y para perforar ese piso sin burbujas de consumo se requieren procesos de inversión que generen mas y mejores empleos en las pymes y en la economía social. No va a ser suficiente con que baje la inflación. Esto no está visible aún en el programa económico", dijo Salvia, que señaló además que las actuales canastas que sirven para establecer la línea de la pobreza no tienen en cuenta el cambio de los últimos años en el gasto de los ciudadanos en servicios públicos. Justamente, el Indec está realizando este año una nueva encuesta de gastos para actualizar esas canastas.

"Por otro lado, en el primer trimestre del año estos números se habrían complejizado, sobre todo en materia de inflación y empleo", estimó Savia, que pronosticó que los datos puede ahora estar empeorando. "Sin embargo, se vienen aumentos de paritarias, actualizaciones de jubilaciones, pensiones y asignaciones y se mantiene la obra pública. Puede haber una reactivación del empleo y quizás a fin de año tengamos un empato o un leve mejora. Pero parece que las cosas avanzan este año a una velocidad menor", cerró.

"La baja de la pobreza e indigencia es una muy buena noticia, diría que una de las mejores de estos dos años y monedas de gobierno", calificó a LA NACION Daniel Schteingart, doctor en Sociología por el Instituto de Altos Estudios Sociales de la Universidad de San Martín (Idaes-Unsam). "En materia de pobreza, las cifras son aproximadamente un punto menor que el mejor registro del kirchnerismo."En indigencia, los valores son similares a fines de 2015", dijo.

Para Schteingart, la baja de la pobreza se explica porque los ingresos le ganaron a la inflación, incluyendo a los ingresos de los cuentapropistas e informales. "Otro factor que explica la mejora es un mayor dinamismo del empleo en la segunda mitad del año que acaba de terminar. Si bien el empleo que se generó es mayormente precario, ello implicó una fuente de ingresos en personas que antes no trabajaban y ahora pasaron a tener un ingreso modesto que, en algunos casos, permite superar la línea de la pobreza", describió el especialista.

La pobreza bajo al 27,5% según el INDEC

18:09
Video

El sociólogo indicó que si bien la pobreza bajó en el grueso del país, subió levemente en el último año en el NEA, "la región más atrasada". Por otro lado, indicó que la baja de la pobreza también se explicó porque la inflación de la canasta básica dio una tregua en el segundo semestre de 2017. "El recalentamiento inflacionario de los últimos meses presenta un desafío extra para que la baja de la pobreza se consolide en la próxima medición", coincidió con Salvia.

"Es una noticia promisoria", dijo Jorge Paz, investigador del Instituto de Estudios Laborales y del Desarrollo Económico (Ielde), a este medio. "Una baja ostensible y significativa de la pobreza y, si bien menos impactante pero no por ello menos importante, de la pobreza extrema. Es una muy buena noticia", indicó y agregó: "La intensidad de la mejora sugiere que la Argentina se aleja del supuesto error estadístico de las mediciones anteriores, refleja la sensibilidad de la pobreza ante el mejoramiento de la actividad económica, y conduce a pensar cuánto se podría avanzar de sostener un crecimiento de mediano y largo plazo, y de continuar desacelerando el aumento de los precios. Por lo visto hasta ahora, todo esto es posible", cerró.

"Los nuevos datos sobre pobreza monetaria en la Argentina son una excelente noticia dado que muestran un descenso de 4,6 puntos al comparar los segundos semestres de 2016 y 2017", estimó a este medio Roberto Benes, representante de Unicef Argentina. "Celebramos estos logros dado que muestran avances hacia un objetivo común de lograr una sociedad con más equidad y cohesión. Es importante ahora continuar trabajando desde las políticas de protección social para reducir las brechas de desigualdades que en particular afectan a la niñez, afectada por la pobreza de manera desproporcionada respeto la población adulta", indicó.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.