Netflix: 5 series ideales para maratonear en el fin de semana largo

Jerry Seinfeld compartió con Barack Obama uno de los mejores episodios de Comedians in Cars Getting Coffee
Jerry Seinfeld compartió con Barack Obama uno de los mejores episodios de Comedians in Cars Getting Coffee
Martín Fernández Cruz
(0)
30 de marzo de 2018  • 00:03

1. Santa Clarita Diet

Trailer de Santa Clarita Diet (Netflix)

2:21
Video

No hay muchos intérpretes que acepten el desafío que lleva adelante Drew Barrymore en cada episodio de Santa Clarita Diet. La historia se centra en Sheila Hammond, una mujer que se convierte en zombie pero que, a pesar de eso, no pierde su humanidad. O sea, ella lleva adelante su vida con total normalidad, pero cambiando solamente sus costumbres alimenticias, que ahora se basan exclusivamente en carne humana.

Su marido y su hija, que desean acompañar a Sheila en esta nueva etapa de su vida, se convierten entonces en involuntarios cómplices de todo tipo de asesinatos para llevarle a mamá el plato de comida. Como es de esperar, pronto la familia Hammond se enfrentará al inesperado dilema de elegir a quién matar, porque a pesar de que Sheila necesita carne humana, no es lo mismo comerse a un nazi que a un cálido amigo de la familia.

A partir de un tono de comedia muy oscuro, Santa Clarita Diet examina la nueva realidad de esa familia cuya madre es una zombie que bien podría ser un extra en The Walking Dead. Y gracias a Sheila, Drew Barrymore logra uno de los grandes personajes de su carrera, se anima al humor físico y no duda en tomarse en serio situaciones tan absurdas como las de hablar con una cabeza decapitada o discutir con su marido mientras come un pedazo de intestino. Aunque no es una serie apta para estómagos sensibles, Santa Clarita Diet es ideal para aquellos que buscan ficciones que coqueteen con los extremos.

2. Party of Five

En la sección viejitos noventosos, Netflix ofrece uno de esos dramas que merecen ser vistos con unas cinco o seis cajas de pañuelitos descartables. Party of five, conocido por estas tierras como Cuenta conmigo, trata sobre los hermanos Salinger y cómo deben arreglárselas cuando sus padres mueren en un accidente. El mayor de los cinco es Charlie (Matthew Fox), que siente la obligación de educar a sus hemanos y hermanas, cuyas edades están entre las adolescencia y la niñez. Los problemas que atraviesa cada uno de ellos, los enfrentamientos familiares y la tristeza de una familia que debe aprender a educarse sola, son los ejes de este drama televisivo.

A pesar de tener casi veinticinco años desde su debut, Party of Five aún funciona a la perfección y las historias de los protagonistas resultan inesperadamente actuales. Por otra parte, la serie presenta una inevitable cuota nostálgica que disfrutarán especialmente aquellas personas que la vieron en su estreno, y que se emocionarán nuevamente con los Salinger y los 143 episodios en los estos hermanos que sufrieron todo tipo de dramas.

3. The Flash

Mirá un adelanto de la nueva temporada de The Flash

2:17
Video

El panteón de superhéroes televisivos de DC, contra todos los pronósticos, resulta mucho más atractivo que el de sus equivalentes cinematográficos. La llegada de Arrow a la pantalla chica fue un nuevo acercamiento a la idea del justiciero urbano, y frente al éxito de esa serie, el productor Greg Berlanti no dudó en realizar otra ficción de superhéroes pero en un tono menos solemne.

De esa manera nació The Flash, la saga centrada en el hombre más veloz del mundo. El protagonista de la historia es Barry Allen (Grant Gustin), un joven perito forense que luego de recibir el impacto de un rayo, se convierte en un hombre capaz de correr a la velocidad del sonido.

El poder no es novedoso, el personaje ya tuvo varias ficciones previas (en los noventas tuvo una adaptación no demasiado brillante, pero sí recordada con cariño) y los efectos especiales no tienen la espectacularidad que permite el cine, pero a pesar de esos puntos en contra, The Flash resulta de lo más adictiva. Quizás el rasgo más atractivo de esta serie sea su ensalada de géneros, la capacidad de presentar aventuras que pueden oscilar entre el drama familiar y la comedia, y todo presentado bajo una fórmula que puede entusiasmar tanto a los no amantes de los superhéroes, como a los conocedores del personaje que captarán las muchas referencias escondidas en cada uno de los episodios.

4. Comedians in Cars Getting Coffee

Comedians in Cars Getting Coffee Collections

19:15
Video

Luego de reinventar la comedia televisiva con su propia sitcom, Jerry Seinfeld se retiró a dormir el sueño de los justos. Durante los años posteriores a la serie, y mientras sus antiguos compañeros de elenco intentaban protagonizar otras comedias con resultados muy dispares, Jerry parecía haber perdido el gusto por la televisión. Quizás esa sensación de ya dije todo lo que tenía que decir, o simplemente el deseo por probar suerte en otro rubros como el cine, llevaron al comediante a alejarse del medio que él mismo supo engrandecer. Pero su ausencia se notaba. Sus brevísimas apariciones en otras ficciones como 30 Rock, o incluso junto a su amigo Larry David en Curb Your Enthusiasm, demostraban que Jerry debía estar en la tele, aunque todos entendían que de hacerlo, sería solo bajo sus propias reglas. Y de esa manera nació Comedians in Cars Getting Coffee.

Con un título que explica literalmente lo que sucede en el programa, la propuesta de Seinfeld es simplemente la de pasar un rato disfrutando de sus máximos placeres: tomar un buen café, pasear en autos vintage, y hablar con otras personas sobre el humor y qué los hace reír. La lista de los invitados al programa es de lo más dispar: desde leyendas vivas como Jim Carrey, hasta ex políticos como Barack Obama. Y basta ver un capítulo para entender que Seinfeld jamás perdió su toque, ese rasgo que lo convierte en uno de los autores televisivos más importantes de la actualidad. A lo largo de episodios que duran solo quince minutos (y que rápidamente generan adicción), Comedians in Cars Getting Coffee pareciera ser una tesis en la que Seinfeld confirma que el humor es una característica que atraviesa a todos los individuos por igual.

5. Kantaro: The Sweet Tooth Salary Man

Empieza el frio, el cuerpo pide calorías y el fin de semana largo no contribuye rodeado de roscas de pascua no contribuye a ninguna dieta. Por ese motivo, nada mejor que comer sin culpa acompañado de una serie que hace de los postres un objeto de culto. Kantaro: The Sweet Tooth Salaryman (que podría ser algo así como Kantaro: el oficinista glotón) trata sobre un hombre obsesionado con probar la mayor cantidad de postres posibles.

Recorriendo distintos barrios de Tokyo, el protagonista traza un mapa gastronómico para conocer todos los pequeños comercios especializados en dulces. El profundo amor que Kantaro le profesa al azúcar y sus derivados, la minuciosa descripción que hace de los platos que prueba, la creativa poesía que emplea para describir cada bocado que da, y el amor de una puesta en escena que filma en cámara lenta muchos de esos manjares, hacen de Kantaro: The Sweet Tooth Salaryman la serie perfecta no solo para ver en maratón, sino para hacerlo acompañado de una bandeja llena de dulces. La mala noticia, que duele más que un spoiler, es que la mayoría de los postres que aparecen en la historia son realmente muy difíciles de encontrar en Argentina.

De yapa: Dos series de animación:

Una para chicos: Full Metal Alchemist - Brotherhood

Basado en el manga de la historietista Hiromu Arakawa, este adictivo animé cuenta la historia de los hermanos Elric, dos jóvenes alquimistas que luchan contra una fuerza oscura que busca dominarlo todo. Pero en esta saga de aventuras el acento está puesto en la relación entre los protagonistas, y la culpa con la que carga uno de ellos luego de un accidente que privó de un cuerpo físico a su hermano, quedando su alma confinada dentro una armadura. Fullmetal Alchemist - Brotherhood es una serie fabulosa, con personajes entrañables, e ideal para disfrutar entre adultos y chicos.

Una para grandes: Rick and Morty

Una premisa que comenzó como una suerte de sátira a Volver al futuro, se convirtió rápidamente en una serie totalmente original que a través de sus dos protagonistas exploraba mundos alternativos y galaxias imposibles. Ya se habló sobre por qué Rick and Morty es la gran ficción animada para adultos de la actualidad, pero es prudente volver a recomendar esta serie porque el 1 de abril Netflix ya no la tendrá más en su catálogo. Por ese motivo estos días representan la última oportunidad para ver las primeras dos temporadas de esta ficción inclasificable e impredecible.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.