0

La Ciambra: en Calabria, retrato de una juventud vibrante

Paula Vázquez Prieto
0
29 de marzo de 2018  

La Ciambra (Italia/Alemania/Francia/Suecia/Estados Unidos/Brasil, 2017) / Dirección y guion: Jonas Carpignano / Fotografía: Tim Curtin / Edición: Affonso Gonçalves / Elenco: Pío Amato, Koudous Seihon / Distribuidora: Z Films / Duración: 118 minutos / Calificación: apta para mayores de 16 años con reservas / Nuestra opinión: muy buena

Pío recorre el irregular territorio de la Ciambra con la seguridad de un adulto. Con el cigarrillo en la boca, la campera de moda y un inquieto magnetismo, su escurridiza figura atraviesa esa zona marginal de Calabria donde conviven el intermitente orden de los carabinieri y el permanente caos de las diversas comunidades. El director Jonas Carpignano, nacido en Nueva York y criado en Italia, capta con energía vibrante y subterráneo lirismo la vida de gitanos, inmigrantes africanos e italianos del sur en esa convivencia marcada por robos, lealtades y celebraciones. Pío mira ese mundo con sus acuosos ojos de niño adulto mientras la cámara lo descubre a él, lo sigue pegado a su espalda, adherido a su suerte.

Luego de su primer largometraje, Mediterránea (2015) -la odisea italiana de un grupo de refugiados africanos-, Carpignano no pierde nada de la impronta documental en La Ciambra y se afirma en el entorno de Gioia Tauro: esta vez elige seguir la perspectiva de Pío, sus ansias de crecimiento, su natural instinto para la supervivencia. Con la voluntad de quien define una identidad propia sin perder la herencia del pasado, el director se apropia de ese sentir moral del cine italiano de posguerra para combinarlo con la energía del nuevo milenio, su nocturnidad bulliciosa y sus personajes desafiantes. Como parte de un despertar, Pío y su familia de gitanos irrumpen en el cine con la fuerza de la más cruda realidad.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.