0

Frutas argentinas: un sector estrella del campo argentino

Pese a luchar contra los altos costos de producción, empaque y comercialización, además de factores climáticos, la calidad de los productos nacionales es codiciada en los mercados internacionales
Lionel Paredes
0
29 de marzo de 2018  

Fuente: LA NACION - Crédito: Ilustración: Alejandro Álvarez

Las frutas y verduras argentinas viajan al exterior con su pasaporte lleno de sellos. Los países del Mercosur, Estos Unidos, España, Holanda, Australia y hasta Japón son algunos de los destinos que más demandan la calidad argentina, cuyo sector frutihortícola se consolida como potencia del hemisferio sur junto a Chile, Brasil, Perú y Sudáfrica.

Durante los últimos años, según indica el presidente de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI), Mario Pablo Cervi, "el sector ha bajado su competitividad no solo por los altos costos de producción, empaque y comercialización, sino también por factores climáticos como heladas y granizo, que golpearon fuertemente tanto en 2016 como en 2017".

Los costos mencionados "son sensiblemente más altos que nuestros competidores del hemisferio sur. La incidencia de la mano de obra en nuestra actividad es de entre el 40 y 50 por ciento de lo que cuesta poner una caja en el puerto de origen. Asimismo, los impuestos al trabajo son un 30% mayores en la Argentina que en los países competidores del hemisferio sur; por ese solo ítem, tenemos cerca de un 15% de costo más que ellos por caja de fruta de 18 kilos", dice Cervi.

En el caso de la pera y la manzana, la producción proviene casi en su totalidad del Alto Valle, es decir, Neuquén y Río Negro.

Pero las frutas frescas cultivadas en suelo argentino no quieren dejar de viajar. El año pasado, según datos de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (Aaici), se exportaron 834.229 toneladas de frutas, entre las que se destacan 306.943 toneladas de pera por casi $257 millones de pesos, 279.543 toneladas de limones por más de $250 millones, 87.708 de manzanas por más de $70 millones, 64.751 toneladas de naranjas que superaron los $30 millones, 49.243 toneladas de mandarina por $40 millones de y 18.502 toneladas de arándanos, entre otras especies, donde se alcanzaron los $100 millones en valores de exportación.

Crédito: Shutterstock

En el caso de la pera y la manzana, la producción proviene casi en su totalidad del Alto Valle, es decir, Neuquén y Río Negro. De allí es la empresa Juan Patalano, que nació como una comercializadora recibiendo fruta en consignación. En diálogo con LA NACION, el hombre que fundó la empresa -que lleva su nombre y que hoy administra junto a sus hijos- cuenta que comenzaron comprando, hace más de dos décadas, "un pequeño empaque para producir nuestra propia marca con el estándar de calidad requerido por nuestros clientes. Los logros y buenos resultados se vieron enseguida, lo que nos llevó a armar un empaque propio, frigorífico propio y por último comprar nuestras propias chacras para producir la fruta. Así, poco a poco, nos convertimos en una empresa integrada: producimos, empacamos, conservamos y comercializamos", cuenta con orgullo.

Pero aún no habían comenzado a exportar, aunque la oportunidad llegó inesperadamente. Tras cubrir una parte del envío de otra empresa a sus clientes en Europa y otros países sudamericanos, sus frutas se destacaron por su alta calidad. Al rastrear su origen, esos clientes del exterior de la otra empresa los contactaron para que les proveyeran la siguiente cosecha con un volumen limitado. "Y así comenzamos en el comercio exterior", dice Patalano. "Aunque nos llevó un tiempo aprender esa cantidad enorme de trámites burocráticos, además de las formas de empacar para optimizar lo que iba en bodega abierta o lo que viajaba en contenedor", añade. Solo el año pasado, la empresa facturó más de dos millones de dólares.

Un poco más lejos de los volúmenes de exportación de otras frutas, la frutilla argentina es también otro caso destacado.

Un poco más lejos de los volúmenes de exportación de otras frutas, la frutilla argentina es también otro caso destacado. La Compañía Industrial Frutihortícola S.A., con su marca comercial Tamara, apostó por la producción en Mar del Plata con el objetivo de poder producir en contraestación, ya que toda la producción argentina estaba centralizada en Tucumán y Santa Fe, de mayo a septiembre. Si cultivaba en Mar del Plata, podía hacerlo durante los meses de verano, precisamente de octubre a mayo.

Crédito: Shutterstock

La empresa, que nació en 1988 de la mano de Héctor Luis Moretti y cuatro de sus cinco hijos, sigue manteniéndose hoy como un emprendimiento familiar. "A lo largo de los años, la empresa fue creciendo e incorporando nuevos productos y negocios, desarrollando así el perfil actual de una empresa agroindustrial productora y exportadora de frutas y vegetales, tanto frescos como congelados. Tenemos campos en Mar del Plata y Corrientes, y en Mar del Plata también tenemos una fábrica propia de congelado, en donde procesamos todas las frutas y vegetales", cuenta Moretti, quien recuerda los inicios de la empresa: "Cuando nació el emprendimiento, en Estados Unidos tampoco se producían frutillas durante los meses de octubre, noviembre y diciembre, por lo que se vio la oportunidad de mandar frutillas frescas por avión. Por ese mismo motivo también empezamos a producir arándanos en el año 2000".

Pero los tiempos cambian. "Hoy en día a Estados Unidos solo estamos exportando arándanos frescos, ya que la frutilla fresca la producen ellos o la importan de México y la frutilla congelada dejó de tener un precio competitivo cuando fuimos sacados del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) en 2012. Este año, luego de una larga negociación, el Gobierno logró que volvamos a ingresar en este sistema, lo que nos beneficia enormemente como país ya que más de 500 productos argentinos podrán volver a entrar a Estados Unidos con arancel cero o aranceles reducidos", añade Moretti, cuya empresa destina el 80% de la producción de arándano a la exportación en fresco, y el resto al mercado local.

Respecto de la frutilla, exporta entre el 20% y el 30% en congelado, mientras que un 60% se vende fresca en el mercado local y el restante 10% o 20%, dependiendo el caso, se vende congelado, también en el mercado local. Toda la producción de vegetales se vende congelada al mercado local. Durante 2017, CISA exportó cinco millones de dólares, principalmente a Estados Unidos y Brasil.

El kiwi también viaja

Crédito: Shutterstock

Oriunda de Mar del Plata, la empresa Don Kiwi comenzó su aventura en 2013. Elizabeth Muñoz, española, junto a su esposo, Nicolás Martínez, cuenta que comenzaron con la adquisición de un campo de 40 hectáreas en el cual se realizaron trabajos de adecuación del terreno para comenzar a cultivar. "La plantación de kiwis se realizó en tres etapas. La primera comenzó con 10 hectáreas en diciembre de 2013; una segunda etapa el 1° de noviembre de 2014, y una tercera el 1° de noviembre de 2015. Hasta la fecha -dice Muñoz-, nuestra empresa posee 30 hectáreas de kiwi, utilizando la mejor tecnología disponible a nivel mundial".

"La plantación fue pensada para que el 100% de la producción sea destinada al mercado exterior, ya que es una fruta de gran demanda internacional y precios estables. Por otra parte, es una inversión muy alta con ciertos riesgos externos, por lo cual una venta certera y cobro asegurado recortan y reducen riesgos del sector", añade.

A su vez, Muñoz se suma a otros productores en el pedido de desburocratización en los entes estatales para poder exportar con mayor celeridad, así como también en el de innovación en infraestructura, que afecta directamente a su negocio. A pesar de tener un puerto a 9 kilómetros de sus instalaciones, Don Kiwi solo puede exportar desde el puerto de Buenos Aires porque las navieras no garantizan los días de tránsito de los contenedores, ni tampoco pueden asegurar la disponibilidad de contenedores refrigerados (necesitan 20). La solución que encontraron fue llevar los 20 contenedores necesarios desde Buenos Aires hasta la planta en Mar del Plata, cargarlos con la fruta y luego pasar por la Aduana. Pero, además, tienen que hacerlo por el aeropuerto, ya que el puerto no tiene las instalaciones preparadas. Después de este trámite, la empresa lleva la carga de vuelta al puerto de Buenos Aires, teniendo un costo aproximado de flete de US$ 1000 por camión.

El kiwi es una fruta de gran demanda internacional y precios estables, pero es una inversión muy alta con ciertos riesgos externos

"Pese a esto, el año pasado exportamos alrededor de 400.000 dólares, aproximadamente 10 contenedores, todos a España. Teniendo en cuenta que nuestra plantación se encuentra apenas en un 25% de nuestra producción, consideramos que fue una excelente campaña.

Este año esperamos comenzar con la construcción de las instalaciones de frío y empaque propios, por lo cual nos encontramos en la tramitación de financiamiento en el Banco Nación, que nos va a permitir mejorar nuestros costos y calidades, además de ampliar nuestra oferta exportable", concluyen.

Promoción y apertura de mercados

Fuente: LA NACION - Crédito: Ilustración: Alejandro Álvarez

Los esfuerzos estatales por beneficiar a los productos argentinos en otros mercados son reconocidos por los productores. Este impulso, articulado entre distintas áreas del Gobierno (Ministerio de Producción, Ministerio de Agroindustria, la Secretaría de Alimentos y Bioeconomía, la Secretaría de Comercio y la Agencia de Inversiones y Comercio Internacional, por nombrar algunas), tiene como objetivo volver a posicionar a los productos nacionales en diferentes mercados y revertir la baja competitividad a la que se refieren los productores.

Dentro de las actividades que se adelantan para 2018 para las frutas, estrellas del campo argentino, se destaca la participación en las ferias internacionales del sector más importantes alrededor del mundo, como lo son Fruit Logística (Berlín y Hong Kong), PMA Fresh Summit (California), Fruit Attraction (Madrid) y World Food Moscú (Rusia).

"Este es un sector netamente federal", dice Alejandro Wagner, director de Comercio Internacional de la Aaici. "El 53% de la superficie de la Argentina es cultivable, por lo que el campo siempre fue el pilar tradicional de las exportaciones argentinas. Sin embargo, hoy en día los consumidores del mundo se han vuelto cada vez más inteligentes y más desarrollados, tienen gustos exigentes y están informados, por lo que quieren llevar a su mesa productos de calidad internacional", dice, y remarca que "desde la creación de la agencia se han logrado importantes avances en la promoción de inversiones y exportaciones, como la normalización de las importaciones y la reducción de la retención a las exportaciones".

Argentina va a participar en las ferias internacionales del sector más importantes del mundo: Fruit Logística (Berlín y Hong Kong), PMA Fresh Summit (California), Fruit Attraction (Madrid) y World Food Moscú (Rusia)

"Junto con el Ministerio de Producción, estamos avanzando en el Plan Nacional de Exportaciones, que significa más exportaciones por medio de la apertura de nuevos mercados internacionales y la promoción de los productos y servicios argentinos en el mundo y la atracción de nuevas inversiones productivas; se aumentaron los reintegros a producciones de economías regionales, se está trabajando fuertemente en la apertura sanitaria y negociaciones para alcanzar preferencias arancelarias", subraya.

"Con respecto al corriente año, al 20 de febrero las exportaciones alcanzaron las 91.000 toneladas (9000 de manzanas y 82.000 de peras), con lo que al fin de ese mes se espera un volumen superior a lo exportado el año anterior, sumando unos US$ 100 millones al momento", dice el presidente de la CAFI. "Pero el sector aún enfrenta dos desafíos fuertes: lograr mejoras en el corto plazo en la competitividad (bajando la presión fiscal y los costos logísticos), para afrontar el segundo paso, que son las reformas estructurales, con la incorporación de tecnología y la mejora de la infraestructura, entre otras variables", concluye.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.