0

El cubano Javier Justiz Ferrer: de dejar el básquetbol por falta de zapatillas a ser campeón de América en San Lorenzo

El cubano Justiz Ferrer se dedicó al deporte para evitar ir a la escuela, pero debió dejarlo por escasez económica; lo retomó y, a los 25 años, se consagró campeón de América por San Lorenzo
El cubano Justiz Ferrer se dedicó al deporte para evitar ir a la escuela, pero debió dejarlo por escasez económica; lo retomó y, a los 25 años, se consagró campeón de América por San Lorenzo Fuente: Télam
Alejandro Panfil
0
29 de marzo de 2018  

"Debo ser sincero: era un haragán en la escuela", confiesa y sonríe quien ahora toca el cielo por todo lo que está sucediéndole. Tenía ocho años y estaba sentado en clase, en la escuela primaria a la que asistía en su Santiago de Cuba natal, cuando la profesora Ochoa irrumpió en el aula y preguntó si a algún alumno lo interesaría aprender a jugar al básquetbol. El pequeño -de edad pero no de estatura- Javier Justiz Ferrer fue el primero en levantar la mano, con tal de estar fuera de clase el mayor tiempo posible, ya que no le gustaba ninguna materia. Diecisiete años después, a los 25, aún no cae en la cuenta de que logró convertirse en un jugador profesional y en campeón de América, un título que conquistó el último domingo con la camiseta de San Lorenzo en Boedo.

Cuenta Javier que su carrera fue discontinuada. Tras ese flechazo con la pelota naranja en la escuela, jugó en el Club Santiago de Cuba hasta los 12 años y debió dejar por problemas en su casa. Retomó a los 16, pero debió abandonar nuevamente porque no tenía dinero para comprar zapatillas de su talle. Cuando lo consiguió, retomó una historia que todavía tiene varios capítulos por escribir.

Con practicar su deporte favorito, a pesar de que el béisbol es, lejos, el más popular de su país, ya estaba hecho, y mucho más cuando le tocó vestir la camiseta nacional en el Campeonato del Caribe de 2014. Pero su futuro le tenía una sorpresa: durante el preolímpico de 2015 se enteró de que iba a actuar profesionalmente en la Argentina, gracias a sus condiciones y a las gestiones de su representante, Claudio Pereira, que al ver su contextura física lo consideró como un diamante en bruto y se propuso convertirlo en un pivote que impusiera respeto. Aunque, por supuesto, Javier conocía poco de Estudiantes y absolutamente nada de Concordia, su futura ciudad de residencia.

Fue Gonzalo García, su actual entrenador en San Lorenzo y ayudante de Sergio Hernández en la selección argentina, quien en ese certamen le dio más referencias. "Me dijo que su amigo Hernán Laginestra era un entrenador muy capaz y exigente que me ayudaría en mi adaptación y me haría crecer como jugador", relata para la nacion Justiz Ferrer, a quien sus padres no pueden mirar por televisión. Se enteran de los resultados cuando hablan con él por teléfono, ya que en Cuba hay apenas cinco canales y con contenidos netamente locales. Por eso, antes de llegar al país no tenía ni idea de quién era Marcelo Tinelli, uno de los conductores televisivos más famosos del continente y el principal responsable del básquetbol de San Lorenzo. "Cuando llegué a la Argentina supe quién era, porque Showmatch se ve en todos los hogares. De hecho, cuando estaba mudándome hacia acá, mis amigos de Concordia me cargaban diciéndome «¡andá vos con Tinelli!». Pero es un tipo muy humilde y dedicado, que viene a las prácticas y se preocupa por que no nos falte nada", rescata el pivote.

Tras adaptarse rápidamente a Estudiantes y en su segunda temporada integrar el quinteto ideal de la Liga Nacional (junto al escolta estadounidense Dar Tucker, compañero de entonces y de ahora), para Ferrer llegar a San Lorenzo fue todo un cambio: "En Estudiantes, me equivocase o no, el técnico tenía que ponerme porque no tenía un suplente en mi puesto. En San Lorenzo es distinto, porque hay suplentes en todas las posiciones y tengo otro rol. Por eso debo mentalizarme y hacer bien todo lo que me pide el entrenador", explica el cubano.

Prueba de que está haciendo bien las cosas es no solo este título continental logrado frente a Mogi das Cruzes, de Brasil. Durante la gira por España en la que el Ciclón venció a los poderosos Barcelona y Real Madrid, su juego dejó una muy buena impresión y por eso hoy Justiz Ferrer se esperanza con dar otro gran salto en su carrera. "Por edad, ya no me da para soñar con jugar en la NBA, pero todavía queda el otro sueño, jugar en la Liga ACB", se entusiasma quien no puede creer todo lo que le sucedió luego de aceptar la invitación de la profe Ochoa. Y lo agradece:"Si ahora estoy disfrutando de este título, sucede en gran parte gracias a ella, que entró ese día al aula, porque nunca pensé que podía llegar a ser un profesional y no solamente hoy lo soy, sino que también puedo soñar con llegar alguna vez a jugar en Europa".

A la espera de sus rivales de otros continentes

Tras ser campeón por primera vez en la Liga de las Américas, San Lorenzo intentará en el segundo semestre hacer más historia internacional. El club espera la confirmación de FIBA sobre si habrá un mundial de clubes o se continuará disputando la Copa Intercontinental, que el año pasado obtuvo Tenerife, de España, frente a Guaros de Lara, de Venezuela. En cualquier caso, la competencia se desarrollaría en septiembre u octubre.

Mientras, retoma la acción en la Liga Nacional

En lo que queda del primer semestre, para San Lorenzo el objetivo es coronarse tricampeón nacional. Esta noche reanudará su actuación en la Liga, recibiendo a Olímpico, de La Banda. El Ciclón lidera la etapa regular con 82,6% de efectividad (19 triunfos y 4 caídas).

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.