En un gesto simbólico, el Parlamento catalán pidió la libertad de Puigdemont

Sin embargo, los secesionistas no acordaron investir al expresidente

29 de marzo de 2018  

MADRID.- Pese a los 90 días de acefalía, el Parlamento catalán se instala en lo simbólico y abandona lo efectivo.

Con su mayoría independentista, aprobó una resolución para pedir la "liberación" del cesado presidente Carles Puigdemont , preso en Alemania, y "reivindicar su derecho" a su investidura como presidente.

Hasta ahí, las tres vertientes del independentismo estuvieron de acuerdo. Pero no más. Desde esa línea en adelante, las discrepancias fueron evidentes.

Los más radicales de la Candidatura de Unidad Popular (CUP) junto con los exconservadores de Junts per Catalunya (JxCAT) pidieron un pleno efectivo para investir al cesado Puigdemont y que este delegue su voto desde la cárcel, donde cumple prisión preventiva por rebelión.

La tercera voz, de Izquierda Republicana de Cataluña (ERC), guardó silencio. No quieren violar la ley. Entonces, ya sin los votos necesarios para sacar adelante esa parte del proyecto, los otros dos optaron por el silencio y dejaron el asunto para "más adelante".

Así, con discursos cada vez más desafiantes, pero igual de inefectivos, terminó la primera semana de actividad política tras la detención y el encarcelamiento de Puigdemont en Alemania, en cumplimiento de una orden de captura europea emitida por la Justicia española.

En forma paralela, la exconsejera del fallido gobierno secesionista Clara Ponsatí, se entregó a la policía de Escocia, país en el que se había refugiado. Quedó en libertad bajo fianza y dentro de dos semanas comenzará su proceso para una más compleja extradición a España.

Una de las sorpresas del pleno fue la propuesta de Cataluña en Común -la marca regional del izquierdista Podemos- para superar el bloqueo y nombrar "un presidente alternativo" que aporte estabilidad y gobierno a la región.

La propuesta, presentada por Xavier Domenech, alertó sobre el "fracaso" que significaría un nuevo llamado a elecciones, lo que ocurrirá si en 50 días no hay gobierno regional.

"Ya llevamos tres sesiones extraordinarias en los últimos días y todas han sido para plantear cosas que no superan la crisis", dijo el legislador.

El primer problema de su propuesta, sin embargo, es determinar quién de los 134 diputados del cuerpo sería elegido para ese puesto.

En la misma sesión, el partido Ciudadanos -crítico con la deriva independentista- pidió la renuncia del titular del cuerpo, Roger Torrent, de (ERC), por "parcialidad manifiesta". Pero, como era previsible, fue rechazada por la mayoría independentista.

TEMAS EN ESTA NOTA