0

Con la visita inesperada a China, Kim ratifica su voluntad de desarme

En la reunión con Xi Jinping, el dictador norcoreano mostró su intención de trabajar por la desnuclearización y revalidó sus promesas de apertura a Seúl y Washington
En la reunión con Xi Jinping, el dictador norcoreano mostró su intención de trabajar por la desnuclearización y revalidó sus promesas de apertura a Seúl y Washington Fuente: AP
0
29 de marzo de 2018  

PEKÍN.- Bajo un secretismo digno de su régimen, el más hermético del mundo, el líder norcoreano, Kim Jong-un , hizo su primera salida del país en más de seis años con una visita de incógnito a China, donde ratificó frente al presidente Xi Jinping la intención de trabajar por la desnuclearización de la península y de reunirse con dirigentes norteamericanos.

China y Corea del Norte demoraron tres días en confirmar las especulaciones en danza sobre la visita de Kim, que pasó por Pekín entre el domingo y el miércoles para reunirse con Xi en una visita extraoficial cuyo estilo y contenido recién se dieron a conocer sobre el cierre del viaje.

Fue la primera salida al exterior del dictador Kim desde que asumió el poder, en 2011, y según expertos se trató de una preparación para las próximas cumbres con Corea del Sur y Estados Unidos, en el marco de la apertura al exterior tras haber tensado al máximo las relaciones con sus rivales por sus avances nucleares.

La agencia china Xinhua informó que Kim le dijo a Xi que Corea del Norte está dispuesta a dialogar con Estados Unidos y que el tema de la desnuclearización puede resolverse si Corea del Sur y Estados Unidos adoptan "medidas progresivas y sincronizadas encaminadas a la realización de la paz".

"Es nuestra postura constante estar comprometidos con la desnuclearización en la península, de acuerdo con la voluntad del fallecido presidente Kim Il-sung y el difunto secretario general Kim Jong-il", dijo Kim, en referencia a su abuelo y a su padre, quienes lo precedieron como líderes supremos en la dinastía que controla Corea del Norte desde su fundación.

Como un eco lejano a las palabras del hombre fuerte y su flamante diplomacia dialoguista, el presidente norteamericano, Donald Trump , dijo que hay "buenas posibilidades" de que Kim "haga lo correcto por su pueblo" y se incline hacia la paz.

"Durante años y a través de muchos gobiernos todos decían que la paz y desnuclearización de la península de Corea no eran ni mínimamente posibles", dijo Trump en su cuenta de Twitter. "Ahora hay buenas posibilidades de que Kim Jong-un haga lo correcto para su pueblo y la humanidad. ¡Espero nuestra reunión!", agregó.

Trump recibió la información directamente de Xi, que le aseguró que la reunión con Kim había sido "muy buena". Mientras tanto, dijo Trump, "desafortunadamente deben mantenerse las máximas sanciones y presión a toda costa".

Semanas atrás, Trump -que mantuvo enfrentamientos verbales con Kim- sorprendió al mundo al acceder a reunirse con el líder norcoreano para discutir la crisis con Pyongyang por su desarrollo de armas nucleares y misiles capaces de llegar hasta Estados Unidos.

La vocera del Departamento de Estado, Heather Nauert, dijo que la visita de Kim a China "fue un paso histórico y sin precedente en la dirección correcta".

"También es evidente que la campaña de máxima presión de Potus está funcionando. Esperamos sentarnos con Kim Jong-un a hablar de un mejor futuro para su gente", escribió Nauert en Twitter (Potus son las siglas en inglés de presidente de Estados Unidos).

Lo que no queda claro es si hubo comunicación directa entre Washington y Pyongyang sobre la cumbre Trump-Kim prevista para mayo y bajo qué condiciones Corea del Norte aceptará abandonar el arsenal nuclear en el que trabaja desde hace décadas.

Por el lado de China, un objetivo crucial con la reunión bilateral era hacer pie en este nuevo escenario entre las dos Coreas y Estados Unidos, del que estaba excluida. Aliados tradicionales, las relaciones entre los dos vecinos se deterioraron tras el apoyo de China a las sanciones de la ONU por el avance nuclear de Pyongyang y la suspensión de importaciones de carbón y hierro a Corea del Norte.

Kim completó así la ronda diplomática que empezó en enero pasado, cuando emprendió un progresivo acercamiento con Corea del Sur. Luego siguió su disposición a reunirse con Trump y a desactivar la escalada nuclear en la región. Finalmente ayer arregló las cuentas pendientes con China, un aliado demasiado valioso.

Según Pang Zhongying, experto en asuntos coreanos de la Universidad Remin de Pekín, "la visita de Kim demuestra que China, lejos de ser un actor marginal, cumple un papel relevante, lo que le permite salvar las apariencias".

Agencias AFP, AP, ANSA y Reuters

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.