Un primer paso en el escenario global en busca de legitimidad

Jonathan Cheng
Jonathan Cheng MEDIO: The Wall Street Journal Americas.
(0)
29 de marzo de 2018  

SEÚL.- Tras su viaje clandestino a Pekín, Kim Jong-un dio sus primeros pasos en el concierto diplomático internacional.

Relegado como un paria por la comunidad internacional desde hace años, Kim y su régimen buscan legitimidad y reconocimiento como Estado con armas nucleares mientras la dilapidada economía de su país enfrenta sanciones más severas que nunca.

Como su padre, Kim tardó más de seis años en atreverse a salir de Corea del Norte. Su encuentro en Pekín con el presidente Xi Jinping, efectuado en secreto, preparó el terreno para su mayor desafío diplomático hasta ahora: la cumbre con Donald Trump.

Después de tomar el control de Corea del Norte tras la muerte de su padre en 2011, los analistas tenían dudas sobre la manera en que Kim ejercería el poder y sobre su relativa inexperiencia, cuestiones que se veían aún reforzadas por su falta de contacto directo con los líderes extranjeros y su aparente falta de voluntad para alejarse demasiado de Pyongyang. Comparado a su padre, Kin Jong-iI, el actual dictador tuvo poco tiempo de liderazgo antes de tomar las riendas del país. Pero en los tres meses de este año, el joven Kim emprendió una ofensiva diplomática que -según los expertos- refleja una confianza en aumento.

El mes pasado, envió a su hermana a los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea del Sur e invitó al presidente Moon Jae-in a Pyongyang. Kim fue el anfitrión de altos funcionarios surcoreanos en un suntuoso banquete donde presentó la invitación a Trump para una cumbre diplomática.

El viaje a China, su aliado, demostró que el líder norcoreano dio un paso de ventaja sobre el presidente estadounidense para una reunión tentativa. La visita también permitió que Pekín, con quien las relaciones se habían resentido, ocupe un rol central en los esfuerzos para encontrar una solución al estancamiento nuclear.

"Kim está poniendo más atención en demostrar que puede jugar el papel de hombre de Estado en el concierto internacional", dice Jean Lee, experto en Corea del Norte del Wilson Center, de Washington.

En Pekín, Kim y su esposa se encontraron con Xi y su mujer durante un almuerzo donde, según describió un funcionario de Corea del Norte, "reinó una atmósfera íntima y armoniosa desde el principio hasta el final". Kim también invitó a Xi a Pyongyang para una visita oficial que fue aceptada "con mucho gusto".

"Con solo mirar el lenguaje corporal, pareció muy cómodo en la visita a Xi", dijo Jung Pak, un experto norcoreano de la Brookings Institution y exagente de la CIA encargado de analizar al dictador. La voluntad de Kim de llevar a su esposa a los encuentros con los representantes surcoreanos y con el presidente chino le sirve para "hacerlo parecer un líder completo, una persona en tres dimensiones, no una caricatura", señaló Pak.

Kim llegó a la capital china con una posición más afianzada en la disputa nuclear, ya que pasó el año pasado efectuando las pruebas militares de su sexto dispositivo nuclear y de los primeros misiles balísticos intercontinentales. Además, ya contaba con el acuerdo de Trump para reunirse, un hito diplomático que ni su padre ni su abuelo pudieron lograr.

"Xi no habría concedido esa reunión si los chinos no estuviesen realmente preocupados por las cumbres próximas y si no quisiesen participar allí de alguna manera", señaló Robert Kelly, profesor de Ciencias Políticas y diplomacia de la Universidad Nacional de Pusan, en Busan, Corea del Sur.

Interrogantes

Mientras tanto, en Estados Unidos aumentaron los interrogantes sobre el riesgo de un conflicto militar si las conversaciones con Corea del Norte no dieran como resultado una desnuclearización. Trump nombró recientemente como secretario de Estado al halcón Mike Pompeo y como asesor de seguridad nacional a John Bolton, que recomendó ataques preventivos contra Corea del Norte.

"Hay una convergencia de intereses entre Corea del Norte y China", dijo Kim Sungchull, profesor de estudios de seguridad del Instituto de Estudios para de la Paz y la Unificación de la Universidad Nacional de Seúl. "Corea del Norte necesita apoyo, y China no quiere que Corea del Norte se escape de su esfera de influencia".

En las negociaciones con Estados Unidos, los analistas de seguridad estiman que Kim buscará reconocimiento como Estado con armas nucleares, o si decide renunciar a ellas, prevén que exigirá compensaciones por las sanciones y garantías de seguridad de parte de Estados Unidos.

Todavía no fue fijado el lugar ni la fecha de la reunión entre Trump y Kim, aunque los diplomáticos y los analistas de seguridad dijeron que probablemente sería en un lugar neutral.

Traducción de Jaime Arrambide

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.